Rate this post

Lanzamiento de las Starlink. Cortesía de @SpaceX en Twitter.

Starlink, el proyecto estrella de Elon Musk, está ya disponible en todos los continentes. Y es que el servicio de Internet por satélites de Starlink ha llegado a la estación McMurdo en la costa de la Antártida, lo que significa que ahora está disponible en los siete continentes.

La Fundación Nacional de Ciencias, que financia el Programa Antártico de Estados Unidos en McMurdo y en otros lugares, fue el encargado de anunciar la llegada de este proyecto a esta zona del planeta diciendo en un tuit que “Starlink está probando el servicio polar con una terminal de usuario recientemente implementada en la estación McMurdo, aumentando el ancho de banda y la conectividad para el apoyo científico”.

Hay que recordar que, según TechCrunch, la estación McMurdo ya tenía un enlace ascendente satelital a través de un proveedor tradicional, pero incluir una terminal de Starlink podría aliviar problemas en la conexión por ancho de banda.

Ahora bien, SpaceX ha indicado en un comunicado que “en un lugar tan remoto como la Antártida, esta capacidad está habilitada por la red de láser espacial de Starlink”.

Estos láseres espaciales permiten conexiones de alta velocidad entre satélites distantes, siempre que puedan mantener el láser apuntando en la dirección correcta. Desde SpaceX se ha estado probando esto en una capacidad limitada, con el objetivo final de permitir que los satélites Starlink formen una especie de red de malla que pueda conectar incluso lugares remotos como la Antártida y el medio del océano.

El fundador de SpaceX y Tesla, Elon Musk, también ha comentado esta noticia en su perfil de Twitter anunciando que los satélites de Starlink están ahora disponibles en todos los continentes, incluida la Antártida. También ha recordado que este proyecto está pensado para fines pacíficos, añadiendo que están pensados para “ayudar a reparar la falla en nuestras estrellas”. Musk salía así a responder a las amenazas de Rusia de que los satélites privados utilizados por Estados Unidos y sus aliados podrían convertirse en un objetivo legítimo durante la guerra.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here