Rate this post

Lo que parece ciencia ficción pronto se va a hacer realidad: morir en un videojuego puede matarte en la vida real. Eso es lo que pasará al utilizar un auricular de realidad virtual creado por el fundador de Oculus VR, Palmer Luckey, ahora propiedad de Meta.

En una publicación en su blog oficial, Luckey ha explicado que ha modificado un visor de realidad virtual para que explotara cuando el usuario pierde en un videojuego, lo que significa su muerte en la vida real.

En esta publicación, titulada “Si mueres en el juego, mueres en la vida real”, Luckey ha informado de que se inspiró en Sword Art Online, donde los jugadores están atrapados en un simulador de combate gigante e inmersivo donde si mueren en el juego, mueren en la realidad ya que están conectados a la tecnología NerveGear.

La versión de Luckey es un visor de realidad virtual con cargas que explotarán destruyendo el cerebro del usuario si pierden en el juego, es decir, si mueren en el juego.

Luckey ha admitido que “la idea de vincular tu vida real a tu avatar virtual siempre me ha fascinado: instantáneamente elevas las apuestas al máximo nivel y obligas a las personas a repensar fundamentalmente cómo interactúan con el mundo virtual y los jugadores dentro de él… solo la amenaza de graves consecuencias puede hacer que un juego se sienta real para ti y para todas las demás personas del juego”.

Ahora bien, todavía no está listo del todo, menos mal, ya que Luckey ha admitido que él no ha probado estos auriculares en sí mismo, por temor a que haya algún tipo de error de cálculo por su parte que lo mate accidentalmente antes de que termine el juego o incluso cuando haya podido escapar de allí.

Luckey ha insistido en que haría falta un agente  de “alta inteligencia” que realmente determinase la activación final si las condiciones son correctas.

El fundador de Oculus VR finaliza la entrada en su blog diciendo que “es solo una obra de arte de oficina, un recordatorio que invita a la reflexión de caminos inexplorados en el diseño de juegos”. Asimismo, ha aseverado que “es el primer ejemplo de no ficción de un dispositivo de realidad virtual que realmente puede matar al usuario”, añadiendo que “no será el último”, firmando con un “nos vemos en el metaverso”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here