El término “Small Data” ha ganado terreno en las pequeñas y medianas empresas durante los últimos años. A partir del auge del “Big Data” y los grandes beneficios que se logran en torno a la identificación de nuevos mercados, la personalización en la comunicación con los clientes y la predicción de tendencias para la creación de productos y generación de estrategias, se han buscado otras maneras de seguir creciendo hacia herramientas que permitan entender los patrones de consumo.

Como bien sabemos, el big data es una metodología que no se encuentra al alcance de todos, ya que no todas las organizaciones están preparadas para manejarlo. No obstante, con la aparición del small data se abre una gran oportunidad para lograr un mejor entendimiento sobre nichos específicos. Esta técnica resulta un recurso valioso para las PYMES que deseen utilizar los datos en sus estrategias, sin necesidad de contar con la capacidad para estudiar un gran volumen de información.

Small Data
(Fuente: AdeoluEletou: unRkg2jH1j0 / Unsplash.com)

¿Qué es el small data?

El small data, también conocido como little data o microdatos, se basa en el estudio y análisis de datos en pequeñas cantidades o volúmenes. La información utilizada en esta técnica tiene la característica de poder ser fácilmente estudiada por un grupo de personas, ya que se manejan volúmenes relativamente pequeños que se pueden manipular con facilidad, esto hace que su implementación en las empresas sea mucho más sencilla.

A diferencia del little data, en el big data la cantidad de información que se emplea es tan grande que no puede ser analizada en su totalidad por los humanos, por ello es necesario la implementación de softwares que permiten manipularlos.

Qué es small data
(Fuente: CampaingCreators:pypeCEaJeZY / Unsplash.com)

Diferencias entre el big data y el small data

Tal como lo hemos hablado, el big data trata del análisis de grandes volúmenes de datos que solamente pueden ser manejados a través de softwares especiales. La ventaja del estudio de grandes cantidades de datos es crear análisis predictivos que puedan ser extrapolados a la población de la cual se está hablando. Al contar con tanta información se puede establecer un panorama claro del tema de estudio y generar conclusiones que se proyecten a la población general.

Por el contrario, cuando el volumen de datos es menor y estamos hablando sobre small data, se trata del análisis de información más precisa y orientada al tipo de cliente o situación que nos interesa. Si bien, estos análisis no pueden generalizarse a toda la población, nos permiten tener información cualitativa para mejorar procesos o crear productos que incrementen nuestra participación en el mercado.

Diferencias entre el big data y el small data
(Fuente: Materialesdefabrica.com)

Muchos autores indican que el big data puede ayudarnos a comprender el comportamiento humano y sus acciones para establecer qué ocurre, mientras que el small data permite acercarnos a entender cuáles son las actitudes y emociones que se esconden detrás de esos actos, es decir por qué ocurren.

Ya que el small data brinda pistas muy específicas acerca de ciertos mercados, no se mira como un sustituto o una metodología paralela al big data, más bien se tiene en cuenta como un complemento para las empresas que tienen la capacidad de aplicar ambas. El small data prioriza la calidad y el valor de la información en detalle sobre la cantidad, por lo que es un conocimiento que no se debe perder de vista.

Beneficios de utilizar el small data

Aprovechar los microdatos en nuestra empresa podría traer numerosos beneficios, ya que, como lo hablamos en párrafos anteriores, se ajustan con facilidad para ser utilizados como una herramienta para complementar los análisis extraídos del big data, e incluso como única metodología para generar estrategias en pequeños negocios. A continuación, te explico mejor todas sus bondades.

Acceso sencillo a la información

Cuando se trata del small data, recolectar la información es mucho más sencillo que en el caso del big data. Mientras que para llevar a cabo el big data es necesario comprar bases de datos o tener una gran capacidad de almacenamiento y flujo de información, para la metodología del little data la información se obtiene de diversos procesos que lleva a cabo la empresa, tales como las métricas en las redes sociales, las transacciones de compras, la información que proporciona el cliente, entre otros.

Ayuda a personalizar las experiencias

El small data es una excelente manera de personalizar las experiencias de nuestro consumidor, ya que se tienen datos precisos de las personas con las que interactúa la empresa. Además de eso, se pueden identificar cuáles son los clientes que realmente invierten en el negocio para poder presentarles propuestas ajustadas a sus necesidades o beneficios que los incentiven a seguir comprando.

Puede incrementar el ROI

Conocer cuáles son los clientes que realmente invierten en la empresa, además de cuáles son sus intereses para personalizar la interacción con ellos, es una excelente forma de incrementar el retorno de la inversión de la compañía. En este sentido, no se trata de crear estrategias genéricas para generar visibilidad, sino implementar las técnicas precisas de marketing basadas en datos para lograr una conversión.

Poca inversión inicial

A diferencia del big data, el small data necesita poca inversión inicial ya que no es necesario contar con un gran espacio de almacenamiento o softwares con demasiado valor de inversión. No obstante, ya existen algunas empresas de tecnología que están gestionando softwares especiales para el análisis del small data, lo cual puede facilitar muchos procesos.

Small data y customer journey map

El small data puede utilizarse para armar los llamados customer journey maps, o en español, mapas de experiencia de usuario, lo que permite optimizar aún más la experiencia del usuario en relación con la marca. Son dos grandes estrategias que juntas pueden traer grandes beneficios a las compañías.

¿Cómo implementar el small data en la empresa?

El primer paso para poder implementar el small data en una compañía es la estructuración de una base de datos. Para esto existen diversos métodos que pueden ayudarnos a conseguirlo. Una de las formas más comunes es pagando por ella, sin embargo, en el caso del small data se obtienen mejores resultados cuando los datos provienen directamente de la empresa. En este caso, la información puede tomarse de las compras realizadas, los leads obtenidos por distintas campañas, el centro de atención al cliente, las redes sociales, entre otros.

Después de tener una base de datos es necesario limpiar la información de los datos irrelevantes y organizar muy bien la base para proceder a segmentarla. Es importante poder organizar los datos de forma que la información sea útil para luego poder analizarla correctamente. Un ejemplo de ello es crear columnas con los clientes que interactúan en las redes sociales, otra podría ser los clientes que prefieren comprar de forma online, el tipo de contacto preferido por los consumidores, entre otros factores que podrían ser interesantes para generar conclusiones en torno a ello.

Beneficios de utilizar el small data
(Fuente: Goumbik: mcSDtbWXUZU / Unsplash.com)

Es muy común que para gestionar las bases de datos se utilicen hojas de cálculo como Excel o Google Sheets, pero una manera de sacar el mejor provecho a esta información es adquiriendo un CRM donde se pueda gestionar por completo la información del cliente. A través del CRM también podrás gestionar las relaciones y automatizar procesos de comunicación, un punto que no se debe perder de vista es integrar los datos de la analítica web para tener una visión completa de la gestión del negocio.

Por último, quedaría el análisis y la visualización de datos, para ello utilizar gráficos y representaciones visuales es la manera más sencilla de lograrlo. Las herramientas como Power BI, Python, Tableau o incluso Google Data Studio podrían ser tus grandes aliados.

Conclusión

El small data es una ingeniosa solución para las empresas que desean mejorar sus acciones e inversiones sin necesidad de contar con tecnología especializada en medir grandes volúmenes de datos. Aprovechar la información presente en el día a día es algo que beneficia a todas las organizaciones, y mirar las oportunidades a través de los recursos disponibles es una habilidad que permite el crecimiento y expansión de cualquier compañía.

Michelle HernándezAcerca de la autora: Este artículo fue escrito por Michelle Hernández.

Miembro del equipo de Comunicación y Marketing de Materialesdefabrica.com y Habitium.com.

Formación: Licenciada en Psicología – Máster en Neuromarketing y Big data.

Contacto: [email protected]

RRSS: @mdefabricaFb.com/materialesdefabrica

Contenido Relacionado: