¿Cómo se convirtió Arnold Schwarzenegger en uno de los actores más ricos y exitosos del mundo?

En 1968, un joven austriaco de 21 años que vivía en la pobreza, decide emigrar a Estados Unidos persiguiendo el sueño de convertirse en el nuevo campeón de fisiculturismo. Hoy en día, no sólo logró coronarse como el más famoso culturista de la historia, sino que también se convirtió en una de las estrellas más ricas y aclamadas de Hollywood… ¿Cómo lo logró?

[embedded content]

El protagonista de esta historia es Arnold Alois Schwarzenegger, nacido el 30 de julio de 1947 en Thal, una pequeña ciudad cercana a Graz, la segunda ciudad más grande de Austria.

Arnold es hijo de Aurelia Jadrny y del antiguo jefe de policía Gustav Schwarznegger, quienes se casaron el 20 de octubre de 1945, un mes después de finalizada la Segunda Guerra Mundial.

La dura infancia de Arnold Schwarzenegger

La relación de Arnold con su madre siempre fue buena, hasta el fallecimiento de ella en el año 1998. En cambio, la relación con su padre fue bastante complicada debido a que, además de ser un hombre bastante estricto, tenía preferencia por su hermano mayor, el campeón de boxeo Meinhard Schwarzenegger, fallecido en un accidente de tránsito el 20 de mayo de 1971.

“No tenía paciencia para escuchar o entender tus problemas… existía un muro, uno de verdad.” -Comentó el actor sobre su padre.

Como Gustav llegó a pertenecer al Partido Nazi y al escuadrón de asalto conocido como las “Camisas Pardas”, Arnold encargaría, mucho tiempo después, al Centro Simon Wiesenthal que investigara el registro militar de su padre para determinar si había participado en alguna atrocidad, hecho que no ocurrió. Sin embargo, el actor nunca asistió al funeral de su padre, quien falleció en 1972.

La infancia de Arnold fue dura en muchos aspectos. Por una parte, tenía a sus padres, un humilde pero estricto matrimonio católico, del que manifestaría lo siguiente:

“Allá en Austria era un mundo completamente diferente. Si hacíamos algo malo o desobedecíamos a nuestros padres, los castigos no faltaban nunca. Me tiraban del pelo, me pegaban con cinturones… esa era la mentalidad austriaco alemana, por lo tanto, me convertí en un rebelde. Cada vez que me pegaban, yo decía: ‘esto no va a durar mucho más, porque me voy a ir de aquí. Quiero volverme rico. Quiero ser alguien’.”

Y, por otra parte, estaba la mala situación económica de la familia, la cual llegó a ser tan precaria que solían caminar 200 metros diarios con baldes para conseguir agua para cocinar y asearse, ya que no poseían ese servicio en casa. Los alimentos también eran escasos y en las calles los disturbios eran recurrentes a causa de la guerra que había dejado a Europa en ruinas. En otra oportunidad, la familia celebró con mucho entusiasmo el haber podido comprar un frigorífico que les permitió aliviar un poco su pobreza.

Lo que mantuvo a Arnold motivado en medio de la dura situación familiar, fue su espíritu deportivo. En su infancia practicó muchos deportes, como fútbol, boxeo y atletismo.

En 1960, empezó con el levantamiento de pesas gracias a que su entrenador de fútbol lo llevó por primera vez a un gimnasio y lo incentivó a practicar halterofilia. Ese lugar lo cautivo muchísimo, así que, a la edad de 15 años, decidió enfocarse en el culturismo en lugar del fútbol, y se propuso que su próxima meta sería ganar alguna competición.

“Quiero ser el hombre más fuerte del mundo.” -Dijo en una ocasión a sus padres.

Schwarzenegger se inscribió un gimnasio en Graz para aumentar la intensidad de sus entrenamientos. Odiaba los domingos porque ese día cerraban y no podía entrenar, así que buscó la forma de colarse en el gimnasio para asistir incluso los fines de semana. Cuando no estaba levantando pesas, le gustaba ir a los cines locales para ver a Reg Park, Steve Reeves y Johnny Weissmuller, tres profesionales del culturismo que fueron su inspiración y su referente.

En 1965, tuvo que prestar servicio militar, pero fue justo en esta época que se realizó el campeonato Mr. Europa. Arnold desertó del ejército para participar en la categoría Junior, logrando quedarse con el primer lugar. Sin embargo, por haber abandonado el servicio militar se vería obligado a pasar una semana en prisión.

«Participar en la competición significaba tanto para mí que no pensé mucho en las consecuencias.” -Dijo en una entrevista.

Después de este importante galardón, pensó que si obtenía el título de Mr. Universo podría llegar a Estados Unidos y escalar mucho más en el mundo del fisiculturismo, además de dejar atrás su dura vida en Austria. Por esta razón, en el año 1966, tomó sus ahorros y viajó a Londres para participar en el NABBA Mr. Universo, campeonato en el cual quedó en segundo lugar. El primer lugar fue conseguido por el estadounidense Chester Yorton.

La derrota fue un duro golpe para Arnold, sin embargo, el juez de la competición, Charles Bennet, quedó impresionado con el fornido chico austriaco, así que le ofreció que se quedara en Londres para recibir un entrenamiento supervisado por él. Arnold aceptó y, como poseía poco dinero, se quedó en la casa de Charles sobre uno de sus gimnasios en Forest Gate.

Como la definición muscular de las piernas de Yorton había sido superior, Arnold entrenó bajo un duro programa diseñado y supervisado por Bennet enfocado en dicha zona. Gracias a que su estadía en Londres fue larga, pudo comenzar a aprender y mejorar su inglés, algo que en un principio se le complico bastante debido a su marcado acento.

En aquella época, tuvo la oportunidad de conocer a uno de sus ídolos de la juventud, el fisiculturista Reg Park, quien se convirtió en su amigo y mentor.

Luego de unos agotadores meses con su nuevo entrenamiento, Schwarzenegger, con 20 años de edad, llegó a convertirse en el nuevo Mr. Universo en 1967, consagrándose como la persona más joven en recibir este título. Tras recibir el título, se mudó a Munich, donde siguió entrenando entre 4 y 6 horas diarias, e ingresó a la Escuela de Negocios. Posteriormente, ganaría por tres años consecutivos el título de Mr. Universo.

Arnold Schwarzenegger - Historia

Emigrando en busca de oportunidades

Finalmente, para septiembre de 1968, gracias a sus logros con el fisiculturismo, pudo mudarse a Estados Unidos, a la ciudad de Los Ángeles. Su objetivo era coronarse como campeón del certamen más importante de esta disciplina: el Mr. Olympia, celebrado en New York.

Durante un largo año entrenó fuertemente en el gimnasio Gold en Santa Mónica. Para subsistir, tuvo que trabajar como albañil y decidió fundar su propia compañía de servicios de este tipo. En un principio, intentó competir en el mercado con precios muy bajos, pero su estrategia no funcionó; entonces cambio de enfoque comenzando a ofrecer sus servicios como: “Albañiles europeos especializados”. Para su fortuna, en aquella época todo lo que provenía de Europa estaba de moda, por lo que el cambio de enfoque representó un fuerte impulso para su negocio. Las utilidades que obtuvo las reinvirtió en un servicio de envíos por correo de material de fisiculturismo y fitness, que también tuvo una buena acogida.

Mientras se ganaba la vida con sus emprendimientos, trataba de aprovechar todas las oportunidades que le fueran posibles para lograr su objetivo de convertirse en estrella y volverse rico.

En 1969, hizo su primer intento por participar en Mr. Olimpia, pero fue derrotado por el tres veces campeón Sergio Oliva. A pesar de la derrota, el culturista austriaco lograría algo muy importante en su vida: conseguir su primer papel en una película americana, protagonizando a Hércules en el film “Hércules en Nueva York”. La producción pasó bastante desapercibida y tuvo una aceptación regular; además, el acento de Arnold era tan fuerte que sus diálogos tuvieron que ser doblados en post producción. Sin embargo, la experiencia sirvió para que miembros de Hollywood y algunos productores se fijaran en el joven musculoso, al cual se presentó en los créditos de la película como “Arnold Strong”.

“El comienzo fue muy difícil para mí. Me dijeron los agentes y en los cástines que mi cuerpo era muy extraño, que tenía un acento gracioso y que mi nombre era muy largo. Me dijeron que tenía que cambiarlo. Básicamente, en cualquier sitio que me presentaba me decían que no tenía ninguna oportunidad”. -Aseguró el actor.

En 1970, luego de mucho esfuerzo, sacrificio y dedicación, al fin conseguiría proclamarse como el nuevo Mr. Olympia, convirtiéndose con 23 años en el campeón más joven de la historia del certamen.

Este título sería apenas el inicio de una racha de varios logros deportivos y actorales. En los siguientes años, mantendría su título de Mr. Olympia hasta 1975, ganándolo en total por 6 veces consecutivas. En el 1973, obtuvo el segundo papel de su carrera actoral en la película “The long goodbye”, donde interpretó a un matón sordomudo. En 1975, los directores de cine George Butler y Robert Fiore lo persuadieron para que compitiera y así poder grabar su entrenamiento en el documental “Pumping Iron”. En 1976, protagonizó “Stay Hungry” junto a Jeff Bridge, película con la que el actor austriaco ganó el Globo de Oro en la categoría “Nueva estrella del año”.

Tras su victoria en Mr. Olympia 1975, Schwarzenegger anunció su retirada del culturismo profesional. El dinero obtenido de los premios lo invirtió en bienes raíces y con esto consiguió unos buenos ingresos que le permitieron seguir su sueño de ser actor, participando en una serie de papeles que no tuvieron mucha repercusión.

A pesar de su retiro, decidió volver a participar en Mr. Olympia una última vez en el año 1980, ya que se encontraba en muy buena forma por el alto rendimiento que se le exigía en las grabaciones de “Conan el Bárbaro”, la película que lo catapultaría al estrellato. El sacrificio del disciplinado actor dio frutos y consiguió ganar por séptima vez el título de Mr. Olympia, consolidándose como una leyenda viva del culturismo.

En 1984, protagonizó “Conan el Destructor”, película que logró recaudar más de $100 millones de dólares en todo el mundo y con la que Schwarzenegger acrecentaría su fama internacional.

Películas de Arnold Schwarzenegger

La cumbre de su carrera actoral

Para el año 1984, realizaría la primera de las cinco apariciones como personaje principal en la cinta que más fama le dio y que lo convirtió en todo un ícono del cine: “The Terminator”, película de ciencia ficción dirigida por James Cameron que fue un éxito en taquilla con una recaudación de $78 millones de dólares. Desde este momento, todo el mundo recordaría por siempre al temido ciborg enviado desde el futuro para evitar el nacimiento de John Connor. Más tarde, con la secuela, “The Terminator 2: Judgment Day”, que logró recaudar más de $520 millones de dólares, Arnold se haría mundialmente famoso y cientos de jóvenes alrededor del mundo imitarían su famoso “Hasta la visa, baby”, el cual pronunció a la hora de eliminar al antagonista del film.

La década de los 80’s sería la “época dorada” para actores de películas de acción, como Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone, debido a que el mercado de este género creció y se popularizo por todo el mundo. En estos años dorados, Arnold participaría en una serie de clásicos hollywoodenses, como “Raw Deal”, “Commando”, “The Running Man”, “Red Heat”, “Depredador” y “Total Recall”.

En aquella época, el actor austriaco conoció a una de las mujeres más importantes de su vida, la periodista de televisión Maria Shriver, sobrina del fallecido ex presidente John F. Kennedy, con quien se casaría el 26 de abril de 1986 y tendría cuatro hijos. En mayo del 2011, tras 25 años juntos, la pareja se separó debido a una infidelidad de Arnold con una empleada doméstica, con la cual también tuvo un hijo, Joseph Baena, que en el futuro intentaría seguir los pasos de su padre y convertirse en campeón de fisiculturismo.

En la década 90’s, llegarían nuevos logros actorales, pues se animó a salir de la zona de confort de las películas de acción para arriesgarse a participar en películas de comedia. Por estos años protagonizó clásicos de este género cómo: “Twins”, “True Lies”, “Junior” y “Jin-gle all the way”.

Su carrera como actor entraría en declive tras interpretar al villano Mr. Freeze en “Batman and Robin”, película que fue duramente criticada.

Eventualmente, tuvo una fugaz carrera como director de cine, participando en producciones como “The switch”, un capítulo de la serie “Tales from the Crypt”; y “Christmas in Connecticut”, una película para televisión. También, participó como productor en una película de poco éxito llamada “Last Action Hero”.

Arnold Schwarzenegger - Terminator

Arnold Schwarzenegger en la política

A medida que su carrera actoral decaía, Schwarzenegger daba sus primeros pasos en una nueva faceta de su vida. Se trataba del inicio de su carrera política. El actor era miembro del Partido Republicano de los Estados Unidos y públicamente ya se había reconocido como simpatizante de las ideas de este partido. Su primer empleo político fue el de presidente del Consejo de Salud Física y Deportes desde 1990 a 1993, nombramiento otorgado por George Bush, quien le dio el mote de “Conan el Republicano”. Más tarde, llegaría a ser presidente del mismo consejo en California.

En 1999, para cerrar el siglo con broche de oro, Schwarzenegger participaría en un episodio de WWE Smackdown por petición de Vince McMahon, presidente de WWE. El público lo recibió esa noche con una gran ovación y al poderoso Terminator no le quedó más remedio que sacar a relucir su amplia artillería de golpes frente al famoso luchador Triple H, en un evento espectacular.

Luego de ser deportista, leyenda del fisiculturismo, estrella de cine, hombre de negocios y luchador de la WWE, su siguiente objetivo fue continuar con su carrera política. El 6 de agosto del año 2003, Arnold anunció su candidatura a la Gobernación de California. Ese año, él era el candidato más reconocido de la lista de opcionados, aunque los californianos desconocían sus ideas políticas. La noticia de su candidatura tuvo un revuelo internacional y en diferentes medios apodaron al aspirante como “Governator”, en clara alusión a la película del robot de James Cameron. El 7 de octubre del 2003 se realizaron las elecciones y fue elegido gobernador con el 48% de los votos, convirtiéndose en el inmigrante que más lejos había llegado en la política estadounidense desde John G. Downey, quien fue gobernador en el año 1860.

A principios de los años 2000, su carrera actoral ya estaba en declive y, aunque intentó volver a la fama de antaño participando en producciones cómo “Collateral Damage” y “Terminator 3: Rise of the machines”, ambas fueron un fracaso en taquilla y en la crítica.

El 7 de noviembre del 2006, con el 56% de los votos, fue re-elegido como gobernador de California. Debido a la fortuna que amasó en los 80’s, en un gesto de desprendimiento decidió no aceptar el salario de su cargo por $175.000 dólares anuales, para servir de esta forma al estado que lo acogió cuando era un simple inmigrante en busca del sueño americano.

Tras agotar sus dos legislaturas y haber permanecido el máximo tiempo posible en la Gobernación de California, Schawzneeger abandonó el cargo en favor de Jerry Brown el 3 de enero del 2011.

Sus últimas actuaciones destacadas las realizaría en las tres entregas de “Los Indestructibles”; en Sabotage, Aftermath; y las dos últimas películas de la saga “Terminator”.

En febrero de 2018, se confirmó su participación en la serie “Outrider”, un western de Amazon en el que Schwarzenegger sería también productor ejecutivo.

Fortuna de Arnold Schwarzenegger

Uno de los actores más ricos y admirados del mundo

Actualmente, el valor del patrimonio neto del multifacético actor se estima en aproximadamente $400 millones de dólares, y, hasta donde es posible saber, no tiene aspiraciones presidenciales, pero sólo porque la legislación de Estados Unidos les veta esa posibilidad a las personas nacidas por fuera del país.

Así concluimos la inspiradora historia de Arnold Schwarzenegger, un hombre que nació en medio de enormes dificultades económicas y familiares, pero que pudo descubrir sus pasiones desde muy joven y no tuvo miedo de seguirlas con paciencia, disciplina y determinación, llegando a convertirse en todo un ícono del deporte, el cine y la política. En sus propias palabras:

“Lo que enfrentamos puede parecer insuperable, pero aprendí algo de todos esos años de entrenamiento y competencia. Aprendí algo de todos esos sets y repeticiones cuando pensaba que no podía levantar otra onza de peso. Lo que aprendí es que siempre somos más fuertes de lo que pensamos.”

Más historias inspiradoras:

Contenido Relacionado: