Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, se mostró firme este miércoles al afirmar que la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus “se arregla con una vacuna”.

En su intervención en la IX Edición del Curso Prensa y Poder, que, con el emprendimiento como eje, se celebra en la Ciudad de la Educación San Gabriel, con el apoyo de la Universidad UDIMA y la cobertura diaria de TodoStartups, Garamendi también dijo que la COVID-19 “no está en las empresas, ni en la hostelería, ni el ocio nocturno. La COVID y su transmisión está en la gente mucho más joven”.

“La crisis económica se arregla con una vacuna”, apuntó el portavoz de los empresarios españoles, quien avisó que, aunque “pensábamos que en estos momentos, en junio, íbamos a estar mucho más adelantados, será a finales de agosto cuando podamos tener una mayoría de vacunados, lo que será la clave para que España coja el vuelo y podamos hablar de otro estado de la situación”.

Lejos de lanzar augurios pesimistas, Garamendi se mostró confiado en que España saldrá de la actual crisis, lo que atestiguan las previsiones de crecimiento de un 6,2% para este año y del 6% en 2022. “Por tanto, dos años donde vamos a ir hacia adelante”.

Y a pesar de que, en condiciones normales a España llegan al año unos 85 millones de turistas, sector esencial en la economía española, ciertamente, este año apenas se alcanzará el 10% de esa cifra, pero en 2022 “podremos recuperar un 85%”.

En este sentido, reiteró su mensaje esperanzador: “Tenemos que ver como cosas positivas de esta pandemia que el Banco Central Europeo nos va a seguir ayudando, como ha hecho en estos últimos años comprando deuda española, y también creo que va a haber una relajación de las exigencias europeas; y a todo eso se suman los fondos europeos”.

Ahora bien, cuidado, porque “el riesgo mayor” de dar pasos atrás en las previsiones económicas “es que haya otra ola”. En estos momentos, explicó, existe un problema a nivel mundial y se están produciendo ya problemas en el sector de la construcción en lo que concierne a los materiales. Igualmente, hay escasez de microchips, que ha llevado a alguna compañía a cerrar dos o tres días, “y ese es un problema (de abastecimiento) que tenemos ahí”.

Debe sumarse que se está produciendo un aumento de la inflación, del 1,5 por ciento en España, si bien cabe esperar que sea coyuntural “y no estructural, pues eso sería un problema”. También en el ‘debe’, el déficit, que, por su parte, se espera del 9,8%, por encima del 3% de media de los últimos años, lo que, a su juicio, nos obligará a pedir fuera cien mil millones de euros más para financiarnos.

Frente a ello, los fondos europeos, 150.000 millones, de los que 600.000 se destinarán solo a España, lo que supone, según sus propias palabras, un ‘Plan Marshall’ en toda regla.

En este contexto, para que la recuperación sea doblemente eficiente, en España, el patrón de patronos avanzó que el otro gran reto es la formación. “Se van a generar dos millones de empleos, pero hay que prepararnos para adaptarnos a la transformación digital”, dijo, al tiempo que se lamentó de que en el ámbito de la innovación “tenemos de momento un déficit importante”, hasta la mitad de inversión en la UE y casi todo a iniciativa de las universidades.

“Ahí es donde entra la formación”. Al respecto, indicó que la CEOE trabajan con el Gobierno en la Formación Dual, iniciativa que “se adapta a la realidad”. Y, a la vez, la formación continua, con el fin de que se adapte a las necesidades reales de las empresas. Porque, aclaró, aunque España es un país de servicios, incluso en este ámbito “es necesaria la formación y la digitalización”.

El turismo, recordó, es una industria fundamental en España, país que cuenta con “auténticas multinacionales que son un ejemplo a nivel mundial y tenemos que poner en valor eso”. Pero sin olvidar el sector industrial, donde “también tenemos que ponernos las pilas”. “Cuando hablamos de los objetivos 2030 nos olvidamos de los objetivos 2020”, que apuntaban que el 20% del PIB debía ser industrial, pero la realidad es que, hoy por hoy, con la energía estamos en un 15,5% y sin la energía no llegamos al 12%.

Por último, aludió al tema de las pensiones para significar que se trata de una “responsabilidad del Parlamento español, de los partidos políticos”. Por tanto, “lo que pido a la clase política es que se siente en el Parlamento y asuma su responsabilidad”, al tiempo que afirmó que de la que llamó “contrarreforma laboral”, en la que opera el Gobierno para suprimir la vigente y aprobada en su día por el Gobierno del PP, “Europa no está pidiendo lo que el Gobierno está diciendo”.