El expresidente y fundador de Ciudadanos, Albert Rivera, se mostró este lunes crítico con las políticas gubernamentales en favor del emprendimiento y la creación de empleo, particularmente juvenil, así como por el trato que se dispensa al empresariado, con carácter general.

En su intervención en la IX Edición del Curso Prensa y Poder, que, con el emprendimiento como eje, se celebra en la Ciudad de la Educación San Gabriel, con el apoyo de la Universidad UDIMA y la cobertura diaria de TodoStartups, Rivera afirmó que “si queremos un país de emprendedores no podemos insultarles”.

Para enmendar la actual situación, apostó por una reforma laboral que vaya más allá de la del PP, que flexibilice aún más el empleo, porque, dijo, “tenemos que ser muchos más flexibles para crear empleo y para no machacar a los empresarios”.

En este sentido, señaló que para ayudar a los emprendedores “necesitamos quitar trabas y crear autopistas para que pongan en marcha sus proyectos”. “Cuando emprendes (en España)”, se lamentó, “al final es una carrera de obstáculos contra la resistencia”.

Para Alberto Rivera, la educación tiene que suponer el reconocimiento de un “esfuerzo, talento y respeto por este sistema publico y privado que es un sistema de concertación”, razón por la que deploró la LOMLOE que, en su opinión, “ataca indirectamente a la raíz del modelo de esfuerzo y de emprendimiento”.

En tal sentido, propuso una asignatura de emprendimiento, pues, se preguntó: “¿Por qué no enseñar desde pequeños a emprender? ¿Por qué no empezamos a poner esa semilla desde primaria?”. “Si queremos un país de emprendedores”, aseveró, “no podemos insultarles, por lo que propongo un trabajo desde la sociedad civil para que nos unamos e influyamos en el ejecutivo”.

“¡Basta ya de criminalizar a los empresarios! Si la envidia supera la admiración, yo prefiero admirar que envidiar. Y hay que admirar a la gente sin complejos y decirlo”. Pero para revertir la situación, opinó que “necesitamos retribuir socialmente a la gente que aporta a la sociedad, lo que haría con educación y apoyo a plataformas de empleo digital y emprendedores”, pero, sobre todo, fomentando “una conciencia de país; hay que conjurarse para que España sea una nación emprendedora”.

Recordó que el 98% de empresas en España son pymes, y muchas de ellas microempresas, lo que llamó “la economía real y la gente a la que hay que ayudar con mejor financiación (no solo la bancaria), con fondos de inversión o business angels”, por ejemplo. Como, de igual modo, “sería interesante tener bonificaciones en la seguridad social, ayuda a los autónomos, y ayudar más a los business angels”.

Madrid y Andalucía, significó, han bajado impuestos y, sin  embargo, “se recauda más”. “Hay que poner tipos atractivos en un mundo global, porque en ese mundo todo el mundo sabe cuánto paga el de al lado y dónde me puedo ir para pagar menos”.

Otro punto importante que destacó Rivera es la cadena de valor que forman el empleo, la formación y educación y la innovación. “Si generan empleo flexible”, dijo, “nos vamos a ratios de empleo más altos. Hagamos un sistema en el que te puedas ir de una empresa a otra no pensando en que pierdes la antigüedad. El empresario quiere contratar y el trabajador empleo, modifiquemos la actual ley obsoleta”.

En este contexto, reiteró la oportunidad de alcanzar un pacto por la educación, pues, en su opinión, la LOMLOE “saca pecho del fracaso, un desastre de ley que solo ampara a los independentistas, que han logrado que el español deje de ser lengua vehicular”.

En tercer y último lugar, la innovación: “No hay que tenerle miedo al talento y sí a la mediocridad y para eso es necesaria la innovación”, espetó. “Innovar o morir, porque si no lo hacemos nosotros nos pasarán por encima muchos países emergentes latinoamericanos, africanos y asiáticos, que en una década veremos que sus trabajadores y empresas nos han adelantado y se han colocado en el mundo”.