Antes de iniciar un negocio, no importa si es en línea, en un local comercial o cual será su giro, es fundamental plantearlo muy bien y no salir al mercado a ver qué pasa. Si bien es cierto que hay casos en los que negocios se volvieron exitosos por el simple hecho de ser novedosos o porque resuelven un problema muy específico, esas son probabilidades muy bajas.

Por ello, antes de salir al público, es necesario realizarse una serie de preguntas que ayudarán a definir correctamente el camino que estás por tomar. No se trata de que las respuestas a estas preguntas te definan, pero sí que marquen tu línea de acción, para que tu emprendimiento vaya a donde lo estás planeando.

Así que, a continuación te damos estas preguntas indispensables antes de lanzar tu emprendimiento:

Preguntas que debes hacerte para iniciar un negocio

1. ¿Cuál es tu objetivo?

Si no conoces el propósito de tu negocio, entonces sólo estás en él para ganar dinero (y no, «ganar dinero» no es un propósito, es consecuencia del propósito). Las empresas no son sólo para ganar dinero, los negocios consisten en aportar valor al cliente. Se trata de identificar el problema de un cliente y ser capaz de ofrecerle una solución a través de un producto o servicio a cambio de su dinero.

Para que identifiques el valor de tu empresa sobre lo que ya existe, revisa la pasión, experiencia, conocimientos, habilidades, entretenimiento y hasta rapidez, todos estos son ejemplos del valor de tu marca.

La revista Harvard Business Review señala que comprender lo que valoran tus clientes es uno de los aspectos más importantes del éxito de cualquier empresa. Ahora bien, esto puede ser difícil de medir. Por eso es de suma importancia preguntarse sobre tu negocio: ¿Cuál es su propósito?

Para descubrir el propósito de tu negocio, pregunta sistemáticamente: ¿Por qué?. Encuentra tu objetivo preguntándote: ¿Por qué existe mi negocio? Y una vez que respondas la pregunta, vuélvete a preguntar: ¿Por qué?, y así hasta que te quede claro el por qué (ayuda) tu negocio.

2. ¿Qué hace que tu negocio sea diferente?

Es fácil copiar en el mundo actual, pero es muy difícil destacar. Generalmente, cuando nos destacamos, pensamos que van a pasar cosas malas; sin embargo, cuando no te destacas y te das una propuesta de valor única, rápidamente te encontrarás raspando el fondo del barril de los clientes ofreciendo tus productos y servicios al menor postor posible.

Recuerda que no todos pueden ser tus clientes. No importa si lo que vendes es agua (vital para todo ser humano), si cierto sector prefiere realizar pagos en línea, pero tú no ofreces esta opción, ellos no querrán comprarte o hay agua “premium” que se vende a precios muy altos, a pesar de ser vital, pocas personas son las que la comprarán.

Dicho esto, ¿Quién es tu cliente entonces? Y, quizá más importante para esta pregunta concreta, ¿Qué hace mi negocio de forma diferente para atraer a estos clientes? Define lo que hace que tu negocio sea diferente.

Tu futuro negocio existirá en un mundo de miles de competidores que intentan ser más astutos y vender más que tú. Si no puedes definir claramente por qué eres diferente a otros negocios, nunca podrás articular y convencer claramente por qué un futuro cliente debería comprarte a ti en lugar de a otro.

Para conocer por qué tu negocio es diferente, hazte estas preguntas: ¿Por qué mi negocio es diferente? ¿Qué es lo que hace diferente a sus clientes?

Si no puedes responder a estas preguntas, no sabes qué es lo que te hace diferente a ti y a tu negocio. La parte triste de esto es que tampoco lo sabrían sus futuros clientes. Te puede ayudar pensar en negocios que compras frecuentemente: ¿Qué hacen diferente que te guste?

3. ¿Cuál es tu mensaje?

Esta pregunta sigue a la primera: ¿Cuál es el objetivo?, pero profundiza un poco más en el lado del cliente. Si ya entiendes el propósito de tu empresa, ¿Cuál es el mensaje que quieres transmitir de forma concisa a tus clientes y socios potenciales?

Piensa en todas las distracciones diarias con las que te enfrentas: correos electrónicos, mensajes, la familia, emergencias, responsabilidades y demás.

No pienses ni por un momento que tus clientes potenciales no están lidiando con sus propias distracciones y responsabilidades. Sólo tienes un momento para captar la atención de tu cliente potencial.

Una forma de encontrar el mensaje de tu negocio es describir cómo explicaría alguien ajeno a tu emprendimiento tu producto o servicio. Esta es tu propuesta de valor única, cuando puedas tenerlo claro: lo que ofreces, cómo puedes ayudar y cómo lo ven útil los demás, estás listo para responder lo siguiente.

4. ¿Cómo vas a hacerlo realidad?

Trazar y ejecutar un plan es muy difícil, pero vale la pena preguntarse cómo se va a ejecutar. No hay una forma clara de comercializar tus productos y servicios a tus clientes, sin embargo, hay una forma de experimentar, y esa forma es planificar y ejecutar realmente.

Así que resuelve la duda, de qué estrategias de marketing vas a seguir: contenidos, publicidad digital, publicidad física, folletos, banners físicos, banderas, anuncios luminosos, etcétera. Pregúntate: ¿Cómo voy a conseguirlo? ¿Cómo voy a dar seguimiento y medir el progreso? Cuando te pones en marcha con tu negocio y diseñas un plan.

5. ¿Cómo sabes si has alcanzado tus objetivos?

Nunca sabrás si has alcanzado un objetivo si no haces un seguimiento periódico y mides objetivos diarios, semanales, mensuales y anuales. Olvídate de frases como: «Sé que habré llegado a donde quiero porque lo sentiré», porque en realidad nunca se siente nada. Claro, puede que ganes más dinero con la venta de tu producto, pero ¿Cuánto? Claro que podrías generar tráfico en tu sitio, pero ¿Cuánto?

Es importante tener esto en cuenta porque te permite reconocer tu progreso y pivotar cuando lo necesites. Con demasiada frecuencia, los principiantes y los aspirantes a empresarios siguen caminando en la dirección equivocada, sin embargo, no saben que es la dirección equivocada porque no han establecido ningún punto de referencia que les permita saberlo.

Bonus: ¿Qué estás dispuesto a dejar por tu negocio?

Esto puede ser un dilema o algo que quizá pocos se hayan planteado, pero tampoco significa que debes dejar a tu familia a un lado por emprender, sino preguntas como: ¿Estás dispuesto a renunciar a salir a divertirte los vie viernes por la noche para poder elaborar un plan de marketing el sábado por la mañana?

¿Estás dispuesto a dejar de ver Netflix para poder leer ese libro de marketing que te ha estado mirando desde la estantería? ¿Estás dispuesto a dejar a un lado las 8 horas de sueño? Un buen ejercicio para resolver esta pregunta es escribir en una libreta una lista de las 10 cosas a las que estás dispuesto a renunciar para construir tu negocio.

Construir tu propio negocio en línea puede ser una de las aventuras más gratificantes que puedes emprender, pero también será uno de tus retos más difíciles… ¿Estás listo para asumirlo?

10 Consejos para iniciar con éxito tu negocio

En este vídeo encuentras diez valiosos consejos a tener en cuenta para iniciar con éxito tu negocio. ¡Dale Play!

[embedded content]

Acerca del autor: Este artículo fue escrito por Juan Rascón.

Contenido Relacionado: