Presentarse en público es de las tareas más difíciles a las que debe enfrentarse el ser humano. Es una actividad que genera muchas sensaciones terribles, especialmente la ansiedad. Los temblores en las manos y la indecisión a la hora de ofrecer un discurso son otras de las sensaciones que se generan al cumplir con esta tarea.

Sin embargo, durante mucho tiempo los especialistas se han encargado de ofrecer opciones que ayuden a superar este miedo y transformen esas sensaciones en confianza y seguridad a la hora de ofrecer cualquier tipo de presentación en la que se cuente con cierto público.

A continuación, te brindamos una serie de claves para aplicar y mejorar la expresión oral para conseguir brindar una buena presentación en público, sea cual sea el escenario. Es importante destacar que todos estos tips deben realizarse con mucha frecuencia para dominarlos. De hecho, es un proceso que requiere de semanas o meses el poder mejorar la habilidad de hablar bien y en el que se debe ser muy consiente para evitar frustraciones. Además, es fundamental comprometerse a no evitar ninguna situación en la que se puede iniciar el proceso de hablar bien.

¿Cómo hacer una buena presentación en público?

Claves para hacer una buena presentación en público

1. Tiempo de preparación

Uno de los aspectos más importantes a la hora de realizar una presentación es  la preparación, y el principal consejo para cumplir con este aspecto es dedicar entre 45 y 10 minutos diarios durante una semana a planificar y organizar cada uno de los aspectos que involucran el realizar una presentación.

De hecho, el saber que se cuenta con unas semanas de antelación, ejerce un efecto de calma y seguridad en persona que se encargará de realizar la presentación. Los últimos días son sin dudas los que generan mayor estrés, pero al contar con la preparación adecuada evita que esto se genere en grandes cantidades y se mantenga la calma necesaria para conseguir una presentación exitosa.

2. Buena documentación

El documentarse bien es otro de los aspectos claves en toda presentación. Dominar en su totalidad el tema, permite que la persona pueda poseer una serie de características ideales y de esta manera conseguir una buena presentación.

Las representaciones gráficas son las herramientas adecuadas para permitir conocer el grado de profundidad del tema, al igual que escribir una serie de ítems o palabras claves, puede ayudar a destacar la importancia de cada tema que se vaya a exponer.

Mediante estos procesos se obtiene una visión general sobre los temas y la importancia de exposición oral que amerita cada uno de ellos.

Preparar una serie de posibles preguntas, es una parte fundamental para presentarse ante un público. Es  decir, el relacionar temas y construir una base de posibles preguntas permiten que el  orador se prepare para brindar respuestas correctas y seguras.

3. Transmitir la idea principal

Toda presentación en público debe tener una idea principal, esto le otorga un atractivo muy interesante para la audiencia. La idea principal no tiene por qué ser una moraleja, de hecho lo más importante de toda presentación es no desviarse del tema y expresar directamente en qué consiste el tema y mejora la expresión oral.

Al expresar la idea principal durante la primera etapa, se consigue que la audiencia contextualice rápidamente el tema y del modo correcto, además, esto evita que la audiencia se confunda y genere una mala percepción sobre la presentación.

4. Elaborar una introducción

Antes de elaborar una estructura de la presentación, se debe realiza una introducción detallada sobre el enfoque que se dará al tema, de esta manera será mucho más sencillo pensar en la secciones de la presentación y el orden que se debe seguir.

Esta introducción es vital para generar captar la atención de la audiencia, lo recomendable a la hora de realizarlas es que sean fluidas, nada de introducciones con muchas palabras técnicas o definiciones muy complicadas.

Por otra parte, la principal característica que debe poseer la introducción es iniciar con una pregunta o pequeño relato, de esta manera se podrá cumplir con el objetivo.

5. La estructura

Una vez se elabora la introducción, se debe comenzar con el proceso de estructura, en este paso se deben escribir varios títulos ordenados que permitan conocer con exactitud y de forma directa cada una de los sub-temas que se tratarán durante la presentación.

El construir una estructura permite detallar todo lo que se desea expresar en cada tema, trabajar en cada punto por separado de principio a fin, brinda una estructura perfecta.

La fase de planificación es de mucha importancia y requiere de mucha preparación para expresar el mensaje adecuado en cada una de las divisiones que se plantean durante este proceso.

6. Agrega sub-secciones

Una de las técnicas para conseguir realizar una buena presentación, es generar sub-secciones, es decir, hacer referencias a las diferentes secciones de exposición oral que se presentaron anterior o posteriormente.

De este modo, logrará comprender mucho mejor sobre la idea principal y lo que se está hablando en el momento.

En definitiva, el éxito de una presentación también se encuentra relacionado en conocer cómo conseguir un discurso coherente y con identidad propia que sume valor a ofrecer un discurso.

7. Revisar las posibles lagunas y partes sobrantes

En el proceso de buena documentación, y con las herramientas de descripción gráfica que se utiliza para seccionar la importancia de los temas, se puede revisar y comprobar si existen aspectos que contengan mucha importancia que otros, o temas a los que le falte información para que la audiencia lo comprenda de mejor manera, y así poder modificar en función de crear un mensaje correcto.

Esta etapa, es muy importante porque permite tener una visión general sobre todo lo que se va a exponer. Además, de detectar algún error que se esté cometiendo en lo que se refiere a la estructura de la presentación.

El poder superar esta etapa es de las mejores sensaciones para que el orador tome confianza sobre la presentación en público.

8. Ensayar en voz alta

Aunque este paso pueda resultar muy aburrido, es de los más importantes. Leer toda la presentación en voz alta es muy conveniente para corroborar que la presentación este estructurada de la mejor manera y con contenidos adecuados.

Vincular cada punto con ciertas frases es la mejor manera para mantener una idea clara de lo que es la presentación. Sin embargo, realizar ensayos no es para memorizar cada uno de los textos, al contrario, la meta con este ejercicio es que el cerebro conozca del orden de las ideas y no del contenido exacto.

Asimismo, conocer el orden de las secciones y las ideas son una excelente manera de recordar lo que se debe mencionar para de esta manera expresarlo con la mayor naturalidad. Gracias a la estructura se puede conocer con anticipación cada tema que viene a continuación.

La voz es un elemento que hará que el recuerdo del guión sea más rico y completo, y aunque para algunos sea innecesario el practicar en voz alta, este es un consejo clave, ya que la voz es un elemento clave en toda presentación.

Si este ensayo se puede realizar con público presente, será mucho más sencillo comprender como podría salir la presentación.

9. Descansar

Un proceso de preparación de discurso depende en gran parte de la mente, además de prepararse adecuadamente con técnicas y herramientas que ayudan a conseguir una buena presentación. Al respecto, poder descansar, ofrece grandes beneficios para estar bien psicológicamente y prepararse bien para esta exposición oral.

Dormir las horas suficientes permite que el cuerpo se encuentre en perfecto estado y por lo tanto estar pleno con la mente para presentarse ante público. Además, el descanso otorga un buen lenguaje corporal que otros de los aspectos que permiten conseguir una buena presentación.

10. Seguimiento de la estructura

El éxito de una charla es seguir paso a paso la estructura que previamente se planteó. De hecho esta es una opción que no hará que el orador se distraiga y genere ansiedad, ya que el foco de atención debe estar en cada uno de los aspectos que incluyen una presentación.

11. Contacto visual

El contacto con el público contribuye a que una presentación sea buena o mala, por lo tanto es un aspecto que se debe practicar con mucha frecuencia. El ejercicio para este paso es imaginar que el público son muñecos. Esta es la técnica más utilizada por los especialistas en tratar los problemas de miedo escénico.

Realizar contacto visual los primeros minutos del discurso es fundamental para captar la atención del público y conseguir que se identifiquen inmediatamente con el orador y su mensaje.

12. Convivir con los nervios

Para novatos y experimentados en el área de las presentaciones en público, convivir  con los nervios, es una sensación normal en el ser humano una vez se expone ante un público.

Así que lo ideal cuando se presente esta emoción es abrazarlo y aprende a convivir con su presencia, convertirlos en un aliado y motivador para cumplir con el objetivo de conectar con el público y brindarles una buena presentación donde se queden con puntos positivos y sin ningún miedo de afrontar un público.

¿Quieres aprender más del tema? En Formación Rekapp tenemos un curso de oratoria gratis con el cual puedes mejorar tus habilidades al hablar en público.

Más sobre cómo hablar en público

Acerca del Autor:

Santiago Pérez Castillo

Este articulo fue escrito por SANTIAGO PÉREZ-CASTILLO, Interim Manager en activo.

  • MBA por la Anglia University de Cambridge.
  • Master of Science en Engineering and Management of Manufacturing Systems por la Cranfield University de Bedford.
  • Ingeniero Industrial Superior especialidad Organización Industrial por la Universidad Politécnica de Valencia.
  • Apasionado por el desarrollo personal y organizacional, ha intensificado su formación en habilidades directivas, en técnicas de Aprendizaje Acelerado y en Marketing y Comunicación obteniendo entre otros títulos la Certificación internacional TRAIN THE TRAINER, emitida por Success Resources Ltd.

Visitalo en www.imvalencia.com

Contenido Relacionado: