El ecosistema emprendedor se antoja cada vez más necesario para las grandes corporaciones. Las grandes empresas necesitan aliados para hacer frente a los desafíos que se plantean en la actualidad. Las startups tienen en su ADN las características necesarias para crecer junto a las grandes corporaciones al mismo tiempo que éstas, resuelven de manera eficiente su acceso a muy distintas tecnologías e innovaciones.

La tendencia de ir hacia lo sostenible, lo digital y lo conectado ha hecho surgir un nuevo paradigma empresarial en el que las startups toman protagonismo y las empresas consolidadas les ayudan en su crecimiento. Los emprendedores se erigen ahora como los verdaderos socios tecnológicos de las grandes compañías.

Una tendencia que se refleja en los datos. Según el informe de 2020 de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión, España vive un momento único en inversión privada de capital, con una cifra récord en 2019 de 721,9 millones de euros. Un total de 431 startups recibieron inversiones de Venture Capital nacional e internacional.

Pero la tendencia al alza de apostar y unirse a las startups no es lo único que está sufriendo una transformación en el sector. Algo que también está tomando protagonismo -a nivel global- son los cambios en las formas y herramientas que emplean las grandes corporaciones para introducir en sus compañías innovación de manera ágil. Quizás, hace 10 años, los términos aceleradoras e incubadoras se podían antojar desconocidos para una gran mayoría, pero ahora una década más tarde no solo son reconocibles, sino que también lo son sus ventajas.

En la actualidad, según reflejan los datos del mapa de incubadoras llevado a cabo por el Social Innovation Monitor y la Asociación Española de Startups, entre otras entidades, revelan que solo en Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España hay un total de1.217 incubadoras y aceleradoras. En España, de forma más concreta son 215, de las que 26 pertenecen a grandes corporaciones.

En plena expansión de fórmulas para hacer crecer startups y tecnologías punteras o con un desarrollo a futuro de interés, destaca un modelo que empieza a abrirse camino entre esas más de 1.200 opciones que existen en Europa.

El Venture Client, nació en 2015 y en apenas 6 años, ya es un digno candidato a tener en cuenta para las empresas y, también, para las startups ya que cuenta con una serie de ventajas que lo convierte en una fórmula win-win para corporaciones y startups.

Este modelo, por el que las compañías se convierten en clientes de los emprendedores, se diferencia en varios aspectos de otras opciones como las aceleradoras -plataformas que se dedican a acelerar un proyecto en fase de desarrollo- o las incubadoras -una opción idónea para esas empresas que se encuentran en una fase más temprana-. El Venture Client aporta una serie de ventajas a las startups, principalmente en tres aspectos:

  • Validar y mejorar los prototipos llevando a cabo proyectos específicos con su tecnología para dichas empresas.
  • Ganar know how de la industria en la que están trabajando.
  • Generar nuevos ingresos y tener una gran corporación como cliente.

En el caso de las grandes corporaciones los beneficios del modelo Venture Client recaen principalmente en:

  • Poder testar y validar el impacto de soluciones innovadoras de forma ágil.
  • Obtener en un corto plazo resultados tangibles que proporcionan un aumento de la eficiencia y los esfuerzos en innovación.
  • Reducir riesgos de inversión con la posibilidad de explorar nuevos escenarios de colaboración.

Un ejemplo exitoso de esta fórmula de colaboración con startups en España lo encontramos en Elewit, la plataforma tecnológica del Grupo Red Eléctrica. El proceso de ejecución del modelo de Venture Client que llevan a cabo desde la compañía va desde la búsqueda de soluciones innovadoras -a nivel nacional e internacional- hasta la implementación de las mismas a través de proyectos pilotos. Adaptan a su sector las tecnologías con las que innovan con el objetivo de obtener resultados tangibles que den respuesta y planteen soluciones para los retos de la transición ecológica, la expansión de la conectividad y la transformación digital que tiene la compañía

Unos resultados que respaldan los beneficios expuestos sobre este modelo de cooperación entre grandes compañías y emprendedores. Según los datos obtenidos del programa I y II Advanced Venture Client de Elewit, en el que se ha llevado a cabo un scouting previo de más de 500 startups,12 startups fueron las elegidas para llevar a cabo los proyectos pilotos. Contaron, en total de las dos ediciones, con una inversión total de más de 600.000 € para 14 pruebas de concepto de tecnología aplicada, más de 350 horas de consultoría y mentoring y el contacto directo con más de 60 profesionales del Grupo Red Eléctrica para la supervisión y seguimiento de los mismos.

La agilidad que destaca del modelo Venture Client queda reseñada en que, desde el inicio en el proceso de búsqueda a la puesta en marcha de los proyectos pilotos, transcurrieron menos de 100 días. Actualmente, dos de las startups que han participado en los programas de Venture Client de Elewit, se han convertido en proveedores oficiales de soluciones tecnológicas para el Grupo Red Eléctrica.

FlexiDAO, Onirix, NeuroDigital y Orbital EOS son 4 startups que han podido poner a prueba las bondades que ofrece el modelo de Venture Client durante las dos ediciones de su programa Advanced Venture Client. Un modelo único que les ha permitido, en palabras de Simone Accornero CEO y cofundador de FlexiDAO, aportar valor y confianza a un amplio mercado de potenciales clientes desde el punto de vista técnico, asegura que poner a prueba de forma real su tecnología “es un sello de calidad que se refleja en el mercado”.

Algo, en lo que coincide también, Pedro Javier Sáez desde Onirix: “Los proyectos que las startups realizan se quedan, a veces, en fase de concepto por lo que no aportan el valor añadido que tienen”, de ahí que un modelo de negocio como el venture client les permite “optimizar la aportación de valor a su tecnología de una manera real, gracias a los pilotos llevados a cabo”.

El piloto llevado a cabo por Orbital EOS a través del programa de II Advanced Venture Client ha permitido, según Javier Peña, CEO de la startup Orbital EOS, “conectar de una manera excelente a corporaciones con nuevas empresas con el objetivo de probar soluciones innovadora y lo recomendamos totalmente a otras empresas”.

Otro caso de éxito procedente de estos programas de Venture Client es el caso de la startup Nexmachina; de la segunda edición. Esta startup vasca junto a Hispasat, el operador de satélites de comunicaciones del Grupo Red Eléctrica, han liderado dos proyectos piloto de conectividad IoT vía satélite en Guipúzcoa encaminados a mejorar la seguridad y sostenibilidad del medio rural y de actividades primarias como la ganadería o la pesca.

Gracias a este piloto, que actualmente está operativo, se contará con herramientas que contribuirán de un modo sencillo a mejorar la seguridad y la sostenibilidad del entorno rural. Una solución que es exportable, además, a cualquier punto del territorio nacional por medio de los satélites de Hispasat y que, gracias, al amplio abanico de soluciones IoT, puede adaptarse a las diferentes necesidades que se demanden en cada caso.

Para una empresa como Elewit, apostar por este modelo de trabajo conjunto ha sido un acierto. Aunque en la actualidad no solo llevan a cabo el Venture Client como colaboración exclusiva con startups -también trabajan con el modelo de Venture Capital-, la opción de convertise en cliente de una empresa de innovación, en palabras de la directora de Elewit, Silvia Bruno, “nos ha reportado numerosos beneficios, haciendo especial hincapié en la obtención de resultados a corto plazo de una manera tangible” algo que, sin duda, contribuye a la consecución de sus objetivos empresariales, enfocados al impulso de la innovación para la transformación energética y la plena conectividad.

El modelo Venture Client comienza ya a expandirse por Europa con fuerza aunque en España aún son pocas las grandes corporaciones que apuestan por él, un hecho que, explica Silvia Bruno, “refleja que estamos en el buen camino de la innovación, ya que no solo lo practicamos de cara a la implementación de nuevas tecnologías si no que además buscamos la mejor forma de hacerlo”.