Rate this post

Signal, la app de mensajería instantánea que se convirtió en una de las alternativas de WhatsApp tras el cambio en su política de uso de datos de sus usuarios, ha empezado el año con algunos cambios en su junta directiva. Y es que la compañía ha cambiado de jefes, ya que su CEO, Matthew Rosenfeld, mejor conocido como Moxie Marlinspike, dejará su puesto y su sucesor será el cofundador de WhatsApp, Brian Acton.

Así lo ha anunciado el propio fundador de Signal y CEO de la compañía en un comunicado en el que ha asegurado que “es un buen momento para reemplazarme como director general de Signal”.

De acuerdo con Rosenfeld, el objetivo que ha tenido a lo largo de diez años como CEO de Signal ha sido siempre que la compañía “crezca y se sostenga más allá de mi participación, pero hace cuatro años eso todavía no habría sido posible”, ya que “estaba escribiendo todo el código de Android, y todo el código del servidor”.

El CEO de la compañía ha explicado su implicación al frente de la compañía, indicando que no podía dejar el móvil y siempre llevaba consigo su portátil para los casos de emergencias.

Tras estos cuatro años de aparente locura e implicación, Marlinspike ha dicho que “Signal es ahora un grupo increíble de 30 personas, una mezcla de ingenieros maravillosos, diseñadores super talentosos, personal de apoyo talentoso e imperturbable y un equipo de liderazgo muy logrado y comprometido”.

Asimismo, ha valorado el crecimiento de Signal en los últimos años gracias a un incremento de su popularidad.

Por tanto, Rosenfeld ha señalado que ha estado hablando con candidatos durante los últimos meses. También ha indicado que hará la transición como CEO durante el próximo mes para concentrarse en la búsqueda de candidatos para liderar el proyecto de Signal en los próximos años. Mientras tanto, Brian Acton, quien también forma parte de la junta directiva de Signal Foundation, se ofreció voluntario para ser director ejecutivo de la app durante el periodo de búsqueda.

Signal comenzó su andadura en 2015 y se ha convertido en una de las alternativas a WhatsApp, sobre todo después de que la compañía propiedad de Meta o Facebook cambiara sus políticas de uso de datos de sus usuarios.