44 segundos ha nacido con el objetivo de poner en marcha las primeras smart communities de vecinos en España, más concretamente, se trata de digitalizar las comunidades de vecinos a través de un sistema de pantallas táctiles que se instalan en los ascensores de cada edificio facilitando la comunicación entre vecinos, administradores, anunciantes, comercios de la zona y organismos oficiales.

La compañía está acelerada por el venture builder Akaven, que cuenta con un 6% del capital. 44 segundos ya ha instalado con éxito las dos primeras pantallas en comunidades del Baix Llobregat en Barcelona; y de aquí a final de año, espera contar con más de 6.000 comunidades en su plataforma, informan en un comunicado.

El modelo va mucho más allá del conocido como buzoneo digital, dado que sirve como canal informativo y de comunicación dentro y fuera de la comunidad de vecinos. La información que aparecerá en estas pantallas digitales va desde avisos y comunicados por parte de los administradores, hasta las opciones de transporte público, el tiempo o la gestión de espacios compartidos.

Pero no se queda ahí, sino que podrá contar con alertas publicadas por organismos oficiales como los ayuntamientos o las CCAA. A través de estas pantallas, los vecinos podrán también saber dónde se encuentra el coche eléctrico más cercano, cuándo hay planificados cortes de luz o si por fin van a instalar el 5G en su zona. En definitiva, se trata de vivir en una “comunidad inteligente” que esté preparada para integrarse dentro de una Smart City.

Juan Antonio Gámez, cofundador de 44 segundos, explica cómo se le ocurrió la idea de poner en marcha el proyecto: “Basándome en mi experiencia como administrador de comunidades, me di cuenta del problema de comunicación que existía, especialmente durante los meses de confinamiento en 2020, cuando nadie se podía trasladar a las comunidades para dar ciertos avisos o pegar el ya famoso cartel con celofán en el ascensor. Fue entonces cuando empecé a pensar en la idea de crear un canal directo entre administradores y comunidades de propietarios, totalmente digital y en tiempo real”.

Francisco Javier Poveda, también cofundador de la empresa, asegura que se trata de un paso necesario para la creación de las Smart Cities: “Se habla mucho de este concepto, de ciudades que buscan dar respuestas más eficientes y sostenibles respecto a la movilidad, gestión de residuos, transparencia o la comunicación entre sus habitantes. Además, una Smart City también se caracteriza por planificar y promover infraestructuras que incrementen la calidad de vida y la participación ciudadana. Es así como estas Smart Communities se convierten en una pieza clave para esas ciudades inteligentes. Y no, no son las comunidades del futuro, porque esto ya forma parte del presente”.

En 44 segundos hay también dos aspectos considerados fundamentales. Por una parte, el proyecto tiene como objetivo abogar por el apoyo al pequeño comercio, con un modelo de hipersegmentación publicitaria. De esta manera, en cada barrio o comunidad pueden anunciarse los comercios y autónomos de proximidad, como carpinteros o fontaneros. Por otra parte, apoyan la sostenibilidad, a través de un modelo digital que acabe con el consumo de las comunicaciones vía papel y desplazamientos en coche por las ciudades.

Por último, Fran Carballo, el tercer cofundador, comenta el origen del nombre 44 segundos: “En concreto, se trata del tiempo que permanece, de media, una persona en el ascensor y, por tanto, el tiempo que estará frente a esa pantalla interactuando con toda la información que se le ofrece”.  Es así como un viaje en ascensor sirve para poner en contacto a los vecinos con los administradores y, en general, con su ciudad.