Rate this post

Meta, la empresa subsidiaria de Facebook y liderada por Mark Zuckerberg, está en un momento de tensión con la Unión Europea. Y es que la compañía no está de acuerdo con algunas normativas comunitarias, por lo que ha amenazado con cerrar sus redes sociales, Facebook e Instagram.

Meta ha expresado sus consideraciones en un documento presentado a la Comisión de Seguridad e Intercambios de Estados Unidos, en donde ha comentado los problemas que puede causar el hecho de que la Unión Europea no les permita transferir datos de sus usuarios europeos a Estados Unidos, especialmente en el negocio de la publicidad.

En concreto, Meta ha aseverado que “si no se adopta un nuevo marco de transferencia de datos transatlánticos y no podemos seguir confiando en las cláusulas contractuales estándar o confiar en otros medios alternativos de transferencia de datos de Europa a Estados Unidos, probablemente no podamos ofrecer un número de nuestros productos y servicios más importantes, incluidos Facebook e Instagram, en Europa”.

Según han explicado desde el New York Post, la advertencia de Meta se ha producido en un momento en el que la Unión Europea y Estados Unidos están intentando elaborar un nuevo acuerdo de transferencia de datos transatlánticos. 

Hay que recordar que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea anuló un acuerdo anterior, denominado Privacy Shield, debido a preocupaciones de que no podría garantizar la seguridad de los datos para los europeos una vez que se envían a los Estados Unidos. Fue entonces cuando empezó a utilizarse el Reglamento General de Protección de Datos de 2018, que prohíbe a las empresas procesar los datos de los ciudadanos europeos fuera de la Unión Europea.

Sino se llega a un acuerdo, Meta podría enfrentarse a obstáculos legales y regulatorios cuando se transfieren los datos, lo que podría afectar a su negocio de publicidad.

Meta ha señalado que el cierre de Facebook e Instagram “afectaría material y adversamente nuestro negocio, situación financiera y resultados de operaciones”.

Ahora bien, desde Meta han indicado que, por el momento, no hay planes inmediatos de finalizar el servicio de ambas redes sociales en Europa, aunque pide reglas globales para proteger los flujos de datos transatlánticos a largo plazo.

Las advertencias de Meta han provocado una fuerte reprimenda del miembro del Parlamento Europeo Axel Voss, que ha señalado en su perfil de Twitter que “Meta no puede simplemente chantajear a la Unión Europea para que renuncie a sus estándares de protección de datos, dejar la UE sería su pérdida”.