Rate this post

Cortesía de @FedorovMykhailo

Las promesas de Elon Musk se cumplen. Y sino que se lo digan a Ucrania, que acaba de recibir terminales de Internet satelital de Starlink donados por SpaceX, tal y como había prometido el fundador de esta compañía después del pedido del vicepresidente ucraniano.

Así lo ha confirmado el propio vicepresidente de Transformación Digital de Ucrania, Mykhallo Fedorov, en su cuenta oficial de Twitter en donde ha publicado una fotografía con los equipos de Starlink. Y lo hacía días después de pedir ayuda al director ejecutivo de SpaceX, Elon Musk, que contestaba a este tuit con un simple “de nada”.

Las terminales de Starlink pueden proporcionar un servicio de Internet relativamente rápido, según los estándares residenciales, al conectarse a una flota de satélites de órbita baja.

Hay que recordar que el sábado pasado, Fedorov pidió a Elon Musk que diera servicio a su país con Starlink y lo hizo con un mensaje contundente: “Mientras intenta colonizar Marte, Rusia intenta ocupar Ucrania. Mientras sus cohetes aterrizan con éxito desde el espacio, ¡los cohetes rusos atacan a la población civil ucraniana! Le pedimos que proporcione a Ucrania estaciones Starlink y que se dirija a los rusos cuerdos para que se pongan en pie”.

A este mensaje, Musk contestó tan sólo diez horas después diciendo “el servicio de Starlink está ahora activo en Ucrania. Más terminales en camino”.

Pues dicho y hecho, Musk ha cumplido su promesa y los terminales ya han llegado a territorio ucraniano, por lo que podrá haber conexión a Internet sin necesidad de cables y que facilitará la comunicación sobre todo en las zonas más castigadas por la guerra con Rusia, donde la conexión a Internet se ha interrumpido debido a la invasión rusa.

Eso sí, la llegada de las terminales de Starlink a Ucrania podría ser un problema. Tal y como afirma John Scott-Railton, investigador principal del proyecto Citizen Lab de la Universidad de Toronto, dichas terminales podrían convertirse en objetivos rusos. En concreto, el investigador ha señalado en Twitter que “la donación de Starlink es bueno, pero recuerda, si Putin controla el aire sobre Ucrania, las transmisiones de enlace ascendente de los usuarios se convierten en balizas para los ataques aéreos”.

Ha añadido además que “Rusia tiene décadas de experiencia golpeando a la gente al apuntar a sus comunicaciones satelitales”.

Ahora bien, uno de los desafíos es instalar terminales de Starlink para el usuario final, ya que requieren de una vista clara del cielo para conectarse a los satélites de la compañía, ha indicado Tim Farrar, consultor de comunicaciones satelitales en declaraciones recogidas por Reuters.

Como los edificios de gran altura pueden bloquear el servicio, uno tiene que ir a la parte superior del edificio más alto para instalar la antena, y ese es un lugar bastante vulnerable para estar.