Rate this post

Los préstamos ENISA crean empleo, aumentan la actividad económica y generan efectos indirectos sobre la propia recaudación fiscal, según resuelve el informe que suscribe el catedrático José Martí Pellón, que analiza las operaciones realizadas por ENISA entre 2005 y 2017.

En su explicación, el catedrático estuvo acompañado del CEO de ENISA, José Bayón, y la directora general de EOI, Nieves Olivera.

Por noveno año consecutivo y dirigido por José Martí Pellón, catedrático de Economía Financiera de la UCM y experto en Capital Riesgo, el informe se ha planteado como un ejercicio de seguimiento y valoración del impacto económico y social de las inversiones realizadas por ENISA entre 2005 y 2017.

Los datos y análisis de este estudio ratifican la contribución de la Administración Pública —en este caso del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a través de ENISA — para impulsar el ecosistema emprendedor y fomentar la innovación, apostando por el papel de las empresas del futuro como motor de la economía española, ha destacado José Bayón, CEO de ENISA.

Por otra parte, al obtener información sobre qué líneas de financiación tienen mayor impacto económico y social, en qué sectores, en qué fase del desarrollo de la empresa, etc., aporta elementos de valoración que contribuyen de manera fundamental a la definición y desarrollo de iniciativas y planes para el futuro.

Se ha seleccionado y estudiado un grupo de 4.773 empresas en las que ENISA había invertido un total de 782,1 millones de euros, calculando su crecimiento posterior hasta una fecha de referencia, a través de los datos contables que tienen obligación de presentar al Registro Mercantil. Las variables analizadas han sido plantilla, ventas, resultado bruto, activos totales y activos inmateriales desde el año anterior a la inversión hasta 2019.

Al considerar la evolución hasta 2019 en todas las magnitudes analizadas, desde la situación anterior a la concesión de los préstamos del periodo 2005-2017, se han observado los siguientes crecimientos medios positivos:

  • En ventas, de los 2.206 millones de euros de incremento hasta el tercer año, se pasó a 9.013 millones hasta 2019, con una media de 2,3 millones euros por empresa.
  • En margen bruto, de los 942 millones de euros de incremento hasta el tercer año, se alcanzaron 4.942 millones, lo que supone 1,26 millones de euros por empresa.
  • En activos totales, el incremento hasta el año 2019 ascendió a 9.714 millones de euros, un 132 % por encima del valor anterior a la recepción del préstamo, casi triplicando el aumento de 2.829 millones experimentado hasta el tercer año.
  • En activos inmateriales, el aumento acumulado ascendió a 2.266 millones de euros hasta 2019, casi el cuádruple que los 586 millones registrados hasta el tercer año, correspondiendo un crecimiento medio de 578 mil euros por empresa.

Además de los efectos directos sobre la creación de empleo, el aumento de la actividad económica genera unos efectos indirectos sobre la propia recaudación fiscal, de la que se nutren los programas de préstamos de ENISA, que exceden en varias veces lo comprometido globalmente en los préstamos originales.

Asimismo, este análisis se completa con la comparación entre empresas que recibieron préstamos de ENISA y empresas similares que no se beneficiaron de ellos (grupo de control).

Hasta el tercer año, las empresas apoyadas por ENISA superaron significativamente a los de las empresas del grupo de control en todas las variables analizadas, en empleo (4,2 trabajadores más), ventas (478 mil euros más) y activos totales (1,2 millones de euros más).

Hasta el año 2019, se ampliaron aún más las diferencias con el grupo de control, en empleo (7,1 trabajadores más), ventas (1,7 millones de euros más) y margen bruto (1,1 millones de euros más).

De los 782,1 millones de euros prestados entre 2005 y 2017, hasta principios de julio de 2021 se habían recuperado 433,4 millones de euros (55,4 % del total), sin contar con otros ingresos derivados de intereses, participación en beneficios y comisiones de cancelación anticipada.

Como ha subrayado Martí Pellón durante la presentación, los préstamos participativos están demostrando su utilidad, en un amplio periodo de tiempo y ante muy diversas coyunturas, para apoyar el desarrollo inicial y el crecimiento de un amplio abanico de empresas. Y todo ello a través de programas con un alto porcentaje de recuperaciones, que se ven ampliamente superadas por los efectos indirectos generados sobre la propia recaudación fiscal de la que se nutren.

Durante la celebración del acto tuvo lugar, además, una mesa redonda con dos ejemplos prácticos de empresas beneficiarias de los préstamos ENISA en la que intervinieron M.ª Eugenia Zarabozo (cofundadora de Aptatargets), quien ha destacado los beneficios de emprender y el apoyo que supone contar con la colaboración público-privada; y José Carlos Pulido (CEO de Inrobics), que señaló que no hay que tener miedo, pese a las circunstancias que nos toca vivir, sino motivación personal y fortaleza y resiliencia para seguir avanzando.