Disponer de una plantilla estable es fundamental para las empresas, sobre todo si cuentan con proyectos a largo plazo.

El mayor reto para las empresas sigue siendo la retención de talento, puesto que supone asegurarse la competitividad y la productividad. Ahora bien, esto puede producirse de manera natural gracias a una correcta combinación de incentivos y satisfacción de los empleados, o se puede mejorar con determinadas estrategias.

Por otro lado, está demostrado que las empresas con alta rotación de personal son menos competitivas y productivas frente a las que mejoran la retención de su personal. Así, el grado de compromiso de la plantilla y la disponibilidad de RRHH para afrontar nuevos retos puede marcar la diferencia hacia el éxito o el fracaso dentro de una empresa.

En definitiva, la suma de todos estos factores, hace que se fomente el emprendimiento al dar con las claves para generar negocios y así conseguir retener el talento de los futuros empleados.

La retención de talento, uno de los grandes retos para las empresas

La importancia del capital humano

Una empresa que no cuide a sus empleados va a tener una rotación continua de la plantilla, esto puede deberse a un déficit de comunicación, a falta de confianza entre los empleados, a una escasa o nula alineación entre los trabajadores y los valores de la empresa o a la falta de compromiso con los proyectos en curso.

Pero de todos los motivos posibles para que un empleado se vaya de una empresa o no esté implicado, el principal es que sienta que está de paso, que su esfuerzo no sea valorado o que haya abusos como salarios precarios y jornadas interminables.

Por este motivo, cada vez está más presente en las empresas que para asegurar el rendimiento hay que cuidar todas y cada una de las fases por las que atraviesa un profesional. De no hacerlo así, la empresa gastará mucho tiempo y dinero en reclutamiento, selección formación y adaptación de nuevos trabajadores que, a su vez, durarán poco en su puesto.

Es por ello que Factorial HR interviene de la mejor manera para promover el contacto permanente entre los responsables de los equipos y los empleados. Gracias a que se aporta un flujo de comunicación continuo, se favorece la escucha activa y el desarrollo de técnicas de retención de personal más útiles y efectivas.

Con ello, se reduce el riesgo de renuncia o falta de compromiso del empleado, además de medir el impacto del trabajador, registrar su rendimiento y reconocer sus esfuerzos para incentivar su permanencia en la empresa. En definitiva, se va potenciar la retención de talento.

Los programas de gestión de recursos humanos guían a la empresa durante todo el proceso de su relación con los empleados: Desde el momento de la selección y cribado de candidaturas, pasando por el control horario, los planes de incentivos y de carrera hasta cualquier otra cuestión que ayude a retener el talento el mayor tiempo posible.

Para ello, toda empresa que pretenda superar este reto ha de llevar a cabo al menos tres estrategias principales: employer branding, programas de inmersión y planes de reconocimiento. La primera hace referencia a la imagen de marca de la empresa incluyendo la transmisión de valores. La segunda ayuda a generar un sentimiento de pertenencia a la empresa, y la tercera y quizás la más importante es establecer un sistema de recompensas que ayude a los empleados a quedarse.

Las herramientas de recursos humanos también ayudan a las empresas a retener el talento. Un ejemplo de ello es Factorial HR, un software con el que centralizar todos los procesos de la empresa. Este tipo de programas de gestión de RRHH ayuda a elaborar estrategias de retención de talento, especialmente si se acaba de emprender sin saber dar con la tecla durante los primeros meses.

Contenido Relacionado: