La situación sanitaria en España está alcanzando registros de contagio preocupantes, con una incidencia acumulada muy elevada que obliga a reforzar las medidas de prevención para evitar situaciones más graves, que sí se están dando en otros países de Europa.

Por fortuna, el alto índice de vacunación logrado en nuestro país, en torno al 90% de la población diana, está reduciendo la mortalidad del virus y el colapso en los centros sanitarios. En este escenario, que es muy diferente al de hace un año o en la primavera de 2020, todos los sectores económicos se siguen viendo impactados por la situación.

En el ámbito de los centros de trabajo, en especial las oficinas, muchas empresas han recuperado sus centros presenciales, pero el teletrabajo se ha hecho fuerte, y no es más que la evolución de una dinámica que ya se venía precipitando antes incluso de la pandemia.

Este nuevo modelo de trabajo mixto, con más protagonismo para las jornadas laborales en remoto, está llevando a muchas empresas a contratar menos metros cuadrados de oficina que los que necesitaban antes de la pandemia.

La pandemia y el teletrabajo marcan el futuro del mercado inmobiliario de oficinas

¿Cómo se vive este nuevo periodo en Madrid?

En el caso de Madrid, que ofrece aproximadamente 15 millones de metros cuadrados de oficinas, muchos analistas advierten que existe una tendencia de desocupación de metros cuadrados producida por la liberación de espacio generada por el teletrabajo.

Si bien no es fácil cuantificar estos datos, en algunos contextos se habla del vaciamiento en torno al 5% de los metros totales, lo que implica en Madrid aproximadamente unos 750.000 metros cuadrados.

A este dato se suma el propio tiempo que necesita el sector para alquilar esos espacios de oficinas, que en los momentos más álgidos se situaba en tiempos de demanda inferiores al actual.

La pandemia supuso una caída en la demanda de oficinas en alquiler en Madrid, pero el problema es que la recuperación de la actividad económica no está ligada de manera inmediata a este sector, porque se han introducido nuevas fórmulas de trabajo.

Quienes ven la botella medio llena y se muestran optimistas, que también los hay, piensan que la demanda está así por las restricciones y que cuando la situación se normalice volverá a ser la misma de antes, pero para lo cual habrá que esperar a bien entrado el año 2022.

¿Cómo se está adaptando el sector al nuevo panorama?

Varios informes de agencias inmobiliarias ofrecen como resultado conclusiones discordantes entre sí. Muchos encuestados tenían previsto aumentar la superficie de trabajo, otros en cambio optaba por reducirlo, y un mismo porcentaje no tenía previstos hacer cambios en este sentido.

Las empresas inmobiliarias participantes de este modelo de negocio sí han ido modulando su comportamiento a las necesidades del sector, con cambios que invitan a nuevas contrataciones. Si antes se cerraban arrendamientos por encima de tres años y con una cantidad de espacio ya cerrada de antemano, tras la pandemia esos acuerdos son más flexibles.

Las empresas pueden aumentar o disminuir el tiempo y el espacio de alquiler en función de sus necesidades, para ir ajustándose a las dinámicas de trabajo y posibles nuevas restricciones de movilidad.

Durante el primer trimestre de 2021, la demanda de espacios flexibles creció en más de un 300% con respecto a todo lo contratado en el año anterior. Y si bien es cierto que 2020 fue un año atípico, el dato de la contratación tradicional de oficinas, que cayó en torno al 50%, sí explica hacia dónde se puede dirigir el sector en los próximos años.

¿Es el coworking una solución óptima para el sector de las oficinas?

Las nuevas condiciones que se están implantando o se pueden implantar en el alquiler de oficinas está impulsando otro fenómeno que ya venía siendo popular hace tiempo, el del coworking.

Muchas empresas están invirtiendo importantes cantidades de dinero en esta actividad, pues se anuncian como los mejores lugares de trabajo para freelance, emprendedores y/o startups. El éxito es tal, que hasta están trasladando esa realidad a los espacios coliving en áreas donde el mercado de alquiler habitacional está muy tensionado.

El aumento en los espacios de coworking tiene su explicación en las ventajas asociadas, como la interrelación con otras empresas y emprendedores, facilitando el networking; la ocupación de espacios que están plenamente diseñados para ganar en productividad durante las jornadas laborales, el espíritu de trabajo que se crea en estos escenarios y la flexibilidad que ofrecen, pues son más accesibles en muchos casos que la contratación de un espacio íntegro para oficinas.

El mercado del alquiler en España, y en especial en las grandes ciudades, sigue muy ligado a la situación de la pandemia, luego todos los cambios que se produzcan en el sector van a estar ligados a las condiciones sanitarias y el avance en el control de la Covid 19.

Acerca de la autora: Este artículo fue escrito por Sara Dominguez.

Contenido Relacionado: