Ecosistema emprendedor Mapa South Summit 21
La vicealcaldesa del Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, durante la presentación del informe ‘Mapa del Emprendimiento 2021’ en el edificio de la IE University, este miércoles, en Madrid. | Alberto Orellana

Más madurez, por longevidad de sus empresas, y por la llegada de nuevos emprendedores. Esa es la cara positiva del último ‘Mapa del Emprendimiento‘ elaborado por la plataforma Spain Startup-South Summit y presentado este martes en el nuevo edificio del IE University en Madrid. La otra cara sigue siendo la misma: pocas mujeres, micro startups sin financiación para crecer que se venden, y falta de talento nacional e inversión de fuera.

Por una parte la pandemia ha impulsado industrias tradicionales como la agricultura y otras más recientes como el comercio electrónico. “La transformación del tejido empresarial tradicional, para adaptase al ritmo del mercado, se apoya cada vez más en las startups”. Así lo ha defendido María Benjumea, fundadora del South Summit, que se celebra del 5 al 7 de octubre en La [email protected] de Madrid para poner en valor la innovación sostenible.

Las startups españolas van ganando peso y años de vida (2,7 de media frente a los 2,2 en 2019), y la mayoría (62%) han lanzado ya su propio producto. Muchas pueden incluso considerarse scaleups (fase de la startup de mayor desarrollo del modelo y consolidada en ingresos y empleados). De esas scaleups, casi un cuarto además superan el millón de euros en facturación y dan trabajo a más de diez personas (en especial en educación e IA).

Pero la mayoría sigue arrastrando el desajuste de género (80% de hombres), la falta de talento y sobre todo la carencia de financiación que no sean ahorros. El primero por desgracia “no es exclusivo de España”, comentaba Salvador Aragón, profesor de Innovación de IE University. Es una realidad transversal a la geografía y a todos los sectores industriales, reflejan en el informe. Los otros dos sí son un poco más nuestros.

Ecosistema de ahorros y sin patentes

Y es que un 62% de las startups del país acuden a los fondos propios como primera forma de financiación. Un “máximo histórico” al menos en las ocho ediciones que lleva el estudio. Las otras opciones de FFF (familia, amigos y ‘pardillos’ en inglés), fondos privados y fondos públicos, quedan muy lejos (19%, 15% y 5%, respectivamente).

Es cierto, no obstante, que hay una “renovación permanente del flujo de emprendedores”, afirma Aragón. Un 40% de emprendedores nuevos en esta edición, “muchas veces sin haberse visto antes como tales”. Cerca del 20% de las startups en España (17%) sustenta entre 10 y 50 trabajadores. Y las previsiones en ingresos son buenas (12,2% con EBIDTA positivo) o esperan serlo en los próximos doce meses para más de un tercio.

ecosistema emprendedor Mapa South Summit 21 Benjumea
María Benjumea, fundadora del South Summit, durante la presentación del informe.

Pero seguimos perdiendo fuelle en la evolución del tamaño empresarial. Y además de la financiación falta el talento que permita escalar estas marcas. Uno de los elementos diferenciales para demostrar la consolidación del ecosistema emprendedor son las patentes. Pues según los datos del informe, España “está perdiendo este tren” con apenas un 16% de sus startups con este derecho tramitado para proteger su propiedad intelectual.

Para el profesor de la IE University, “somos todavía tremendamente ineficaces” en esta materia, frente a casos como el estadounidense, donde lo ejercitan casi el 30% de los proyectos. Ámbitos como energía, salud, conectividad, agricultura; y tecnologías como fotónica, nanotecnología, ingeniería química o vehículos autónomos son algunos ejemplos que ha dado para señalar dónde se pueden hacer esfuerzos. “Es casi una obligación moral”.

“Faltan competencias específicas”

Al acto han acudido también la vicealcaldesa del Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, y la habitual en materia de startups y emprendimiento, la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas. La representante de la capital ha reseñado que “el emprendimiento tiene que dejar de ser de gente joven”, y asegura “mucho interés” extranjero en la ciudad a tenor de los prolegómenos de la inminente feria MIPIM (Mercado Internacional de los Profesionales en Inmuebles) – 8 y 9 de octubre-.

Por su parte, la secretaria de Estado ha surcado una vez más su discurso referente a la transformación digital que le espera al ecosistema este año. Por tanto, de manera inevitable ha vuelto a hablar de la gran infraestructura que necesita España: el talento. La pandemia ha pintado al emprendedor como símbolo de resiliencia; no sólo resiste, avanza.

Ecosistema emprendedor Mapa South Summit Artigas
La secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, durante su exposición de cierre.

Pero ser emprendedor por estos lares se parece mucho aún a ser “un héroe”, y eso “no puede ser”, ha reflexionado Artigas. Hay cuatro veces más demanda de puestos de trabajo que oferta. “Y eso lo tenemos que revertir, porque nos está lastrando como país”, insistía. Cuando las empresas que no encuentran talento aquí se marchan…hay que actuar.

Su acción prevista es, entre otros, un programa de 330 becas de doctorado para los próximos tres años, ha señalado. No en vano, el informe del ecosistema reconoce esta cúspide formativa como un elemento propio del 16% de los emprendedores; es “casi obligatorio en algunos casos”, comentaba Aragón. Así pues, esperan paliar esa “falta” de “competencias específicas” para poner el talento necesario al servicio de la sociedad.

Malvendiendo

Frente al otro gran problema de la financiación, Artigas ha sido muy clara: “Somo un país productor de startups, pero que luego se venden o malvenden”. Por ello ha puesto en valor los 4.000 millones en España de concurso público-privado a través del ICO, “abiertos a fondos corporativos”. De ellos, unos 2.000 irán a inversiones en sectores tractores y las llamadas big techs (IA, Big Data, IA, IoT…). “No queremos que haya proyecto en España que no encuentre financiación”, planteaba la secretaria de Estado.

Para ello, la reciente Ley de Startups busca facilitar la creación de una empresa “online y por un euro” y agilizando la gestión administrativa. Sobre todo “para que se pueda desarrollar aquí”, en nuestro ecosistema. Artigas quiere unicornios españoles y anima a atraer inversores extranjeros para aprovechar las ayudas europeas. Para este año ya serán 500 millones “y de momento nadie llama a la puerta. Hay que revertir esta situación”.

Como siempre acostumbra, la secretaria de Estado ha transmitido en mensaje de esperanza ante este reto-oportunidad del ecosistema, con ejemplos como el teletrabajo: “La tecnología nos va a permitir dos cosas que tradicionalmente la empresa española ha hecho muy mal: escalar y trabajar en red”.