Según datos de Lexington, el 45% de las firmas alojadas en sus espacios de coworking en Madrid y Barcelona están volviendo a su puesto de trabajo en modelo híbrido, mientras que el 39% lo hace de manera presencial y solo un 16% sigue trabajando desde casa.

El modelo de trabajo híbrido, por tanto, se ha convertido en la opción preferida de empresas y empleados durante una vuelta a la oficina que arrancó hace apenas unas semanas. En este sentido, la rotación de los equipos se concentra de martes a jueves.

Características como la flexibilidad, la filosofía colaborativa o las facilidades en cuanto a condiciones contractuales hacen que los coworking sean los que mejor se están adaptando a los nuevos modelos de trabajo que han surgido tras la pandemia. Así, las solicitudes de oficinas por días o meses han aumentado hasta un 324% en los primeros nueves meses del año en comparación con el mismo periodo en 2020.

80% de ocupación

Los espacios flexibles, tras sufrir un descenso notable en la ocupación durante los meses más duros de la pandemia, han resurgido de nuevo con fuerza. De hecho, Lexington cuenta con una ocupación media del 80% en todos sus espacios a fecha de septiembre, un 6% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Este porcentaje se posiciona asimismo un 16% por encima de la media del primer semestre de 2021.

Las expectativas de Lexington para final de año es que la ocupación alcance el 90% y que las compañías que ahora mismo están teletrabajando retomen de nuevo la vuelta a la oficina en formato híbrido, llegando así a superar el 60% en esta modalidad.

Datos que se asemejan a los extraídos por el estudio sobre la seguridad en el trabajo realizado por B+SAFE, donde se indica que el 62,2% de empleados y directivos entrevistados prefieren el modelo de trabajo híbrido para la vuelta a la oficina.