Rate this post

Nomo, una plataforma que integra los servicios financieros y herramientas de gestión de negocio de pymes, autónomos y freelancers, ha lanzado una nueva guía práctica «Cuesta de enero: Tips para reducir gastos y ahorrar durante todo 2022».

La guía de Nomo ofrece a pymes y autónomos consejos  básicos de gestión del negocio para allanar la temida cuesta de enero y reducir gastos en 2022. La guía también repasa las novedades que incrementarán los gastos de las empresas en 2022 y detalla los que se pueden deducir para compensar.

¿Cómo podemos  reducir gastos en 2022?

Comenzar el año siempre cuesta, los negocios deberán hacer frente a los gastos recurrentes de cada mes, a las incertidumbres comerciales de inicio de ciclo y a novedades específicas de 2022 como la subida de la cuota de autónomos o el incremento del precio de los suministros y las materias primas.

La guía de Nomo recoge siete consejos básicos para reducir gastos y ahorrar durante el 2022:

  • Planificar detalladamente: es vital trabajar un presupuesto anual que incluya unas previsiones de ingreso realistas, los gastos fijos y los gastos variables de la empresa. Es clave tener claro cuáles son los gastos imprescindibles para el desarrollo del negocio y cuáles son prescindibles o reducibles. Este análisis ayudará a tener una visión realista del momento financiero de la empresa y a entender cuál es su estructura de costes.
  • Analizar las tarifas de suministros: Analizar en detalle gastos de suministros que pueden hacer disparar los costes de la empresa como electricidad, agua, gas, móvil, internet, etc. y comparar las tarifas del mercado para valorar otras opciones. La guía de Nomo incluye también consejos concretos para suavizar la factura de la luz.
  • Examinar a los proveedores: es recomendable evaluar los acuerdos con proveedores y los servicios que ofrecen: qué partidas se incluyen, cuáles podrían agruparse para hacer un pedido mayor y pedir una rebaja en el precio por volumen, e incluso pedir presupuestos a otros proveedores para tener una visión amplia de los precios de mercado.
  • Reducir los costes de gestoría: gestorías online como Nomo digitalizan toda la documentación (presupuestos, tickets, facturas y nóminas, etc.) y permiten ahorrar en materiales como papel, sobres y tinta de impresora, además de en desplazamientos a la gestoría tradicional. Al llevar al día la contabilidad del negocio con un control preciso de pagos y cobros se pueden hacer previsiones más realistas del estado de la empresa.
  • Implementar herramientas para la gestión de tareas y proyectos: plataformas como Monday.com o Trello permiten prever la carga de trabajo de la empresa en momentos determinados y tomar decisiones sobre la contratación o no de refuerzos. Herramientas de comunicación como Slack o Microsoft Teams evitan llamadas telefónicas, desplazamientos y viajes innecesarios.
  • Reducir los gastos de alquiler: la implementación del teletrabajo permite replantear si es necesaria una oficina en alquiler o si se puede optar por un espacio más pequeño y más económico como un coworking. No estar ligado al alquiler de una oficina supone un ahorro en luz y gas, impresoras, fax, seguridad, office manager, etc.
  • Incorporar el renting y el leasing: permiten ampliar servicios en momentos concretos sin necesidad de comprar ni cargar con gastos asociados como, seguro, mantenimiento, etc.

La guía de Nomo también repasa qué gastos son deducibles para disminuir los impuestos a pagar a Hacienda. Es decir, qué gastos necesarios para llevar a cabo una actividad profesional se pueden desgravar fiscalmente: transporte, viajes, manutención, alquileres, etc.