Rate this post

Baufest comparte cinco de las tendencias para la Industria Financiera en la segunda mitad de 2022. En los últimos años, se ha observado un gran crecimiento de startups que proporcionan nuevas formas de adquirir productos y servicios, especialmente tras la pandemia, donde los métodos de pago digitales aumentaron de forma exponencial.

En este sentido, las cifras reflejan que el volumen de operaciones en los terminales punto de venta (TPV) de los comercios llegaron a 6.100 millones en 2021, frente a los 4.735 millones de 2020. En comparación con el último año prepandemia (2019) el aumento de uso de estos métodos aumento casi el doble, según las cifras proporcionadas por el Banco de España.

Asimismo, la inversión en startups españolas, incluidas las fintech, alcanzó en 2021 una cifra récord de 4.300 millones de euros, lo que casi cuadruplica (+287%) el volumen del año anterior (1.107 millones).

Estas características generan condiciones para inaugurar una nueva era de pagos digitales y además, las previsiones indican que esta tendencia de pagos digitales y por QR seguirá en alza. Además, se anticipa un mayor acercamiento y adopción del concepto de pagos entre pares (peer-to-peer o P2P), es decir, transacciones que permiten la transferencia de fondos entre dos personas cada una desde su cuenta bancaria por medio de una aplicación o línea móvil.

Por otro lado, según estima Baufest en una nota, las tarjetas de prepago virtuales (versión electrónica de una tarjeta bancaria física) se convertirán también en una alternativa muy potente, ya que las billeteras virtuales seguirán promoviendo una sociedad sin efectivo, al facilitar pagos fáciles e inmediatos en línea o en tiendas físicas.

Ampliar la oferta

Aunque en sus comienzos las fintech buscaban conquistar nuevos clientes, ahora necesitan aumentar su rentabilidad mediante servicios que repercutan en una mayor transaccionalidad y más tiempo de pantalla. Por ello, aunque empezaron ofreciendo una cuenta digital con tarjeta física, están ampliando sus portfolios para ofrecer también préstamos personales, seguros, inversiones, programas de fidelización y hasta marketplaces de productos y servicios.

Por su parte, los bancos buscan nuevas fuentes de ingresos, y la más importante se estima que será la monetización de los datos de los clientes, pero aún queda mucho por hacer en los frentes comercial y técnico para aprovechar estos datos bancarios.

Según las previsiones de Baufest, se espera que se potencien las experiencias digitales optimizadas a partir de un conjunto de servicios bancarios cada vez más flexibles, transparentes y accesibles. En este sentido, más allá de ofrecer buenos productos financieros, es necesario brindar experiencias que fidelicen al usuario, cada vez más exigente y tecnológico.

Banca abierta

Otra tendencia en desarrollo es la de banca abierta, que promueve “un mejor acceso a productos financieros, interacción optimizada y menor coste en los procesos, además de promover la competitividad del sector”. Este modelo propone la apertura de datos, algoritmos y procesos, centrándose en las cuentas bancarias y pagos.

A nivel tecnológico muchos bancos están cambiando sus plataformas heredadas y buscan modernizarlas en la Nube, para poder hacer sus tareas de manera más eficiente y digital. Y se estima que esto se acelere en la segunda mitad de 2022.

Al mismo tiempo se prevé que ganen importancia las superapps financieras: aplicaciones móviles que consolidan diferentes ofertas y servicios digitales, permitiendo a los usuarios resolver sus necesidades de manera integral.

Estas soluciones ofrecerán numerosas funciones tales como enviar o recibir dinero, realizar pagos, administrar contactos como en las redes sociales y acceder a diarios y portales de noticias de finanzas, contenidos educativos, comprar regalos o jugar juegos online, todo ello sin salir de la app. De esta manera, se espera que las marcas construyan relaciones más significativas y completas con los consumidores.