Rate this post

Cofidis España pone en relieve en su 1ª edición del Observatorio Cofidis de la Economía Doméstica una tendencia que ya se venía observando en los últimos años y que la pandemia solo ha hecho que aumentar: el escaso uso del dinero en efectivo para realizar compras.

En este sentido, el Observatorio Cofidis destaca que el efectivo únicamente se mantiene como forma mayoritaria de pago para temas relacionados con el ocio para 1 de cada 2 españoles. Concretamente, un 53% de los españoles usa este sistema de pago para el ocio nocturno y un 51% lo hace para el ocio diurno.

Aunque la tarjeta va ganando terreno en este ámbito y cada vez son más los españoles que afirman emplearla para pagar temas relacionados con su ocio. Así, un 45% de los españoles afirma actualmente pagar con tarjeta su ocio diurno y un 43% la usan para el ocio nocturno.

Y es que nadie pone en duda la comodidad de las tarjetas, que se han impuesto como la forma de pago entre los españoles sobre todo para adquirir complementos de moda (ropa, zapatos). Un 76% de la población española usa su tarjeta para este tipo de compras. Asimismo, los datos del informe revelan diferencias significativas entre si lo hacen con una tarjeta de crédito o débito: un 52% de los españoles señalan pagar estas compras a débito, mientras que un 24% lo hacen a crédito.

Pagar la alimentación y el transporte con tarjeta también se ha convertido en la modalidad principal de los españoles, siendo el segundo y tercer ámbito en el ránking de forma de pago preferida. En este caso, un 72% paga con tarjeta compras relacionadas con la alimentación y un 68% lo hace en el transporte, seguido de un 61% de españoles que paga con tarjeta las compras relacionadas con sus aficiones (libros, música, gimnasio).

Iniciada la temporada de compras navideñas y a pesar del auge del e-commerce, gran parte de la población española se decanta actualmente por ir de tiendas cuando de moda se trata (un 75% así lo afirma), seguido de un 68% de españoles que señalan acudir al punto de venta para compras de productos relacionados con sus aficiones.

La presencialidad también predomina en el pago del transporte en un 90% de los españoles, un dato que no sorprende ya que es un gasto cotidiano necesario para desplazarse.