26.9 C
Los Angeles
martes, julio 16, 2024

Thomas Crooks practicó tiro antes de intentar matar a Donald Trump

Thomas Crooks, el joven que intentó asesinar...

Arabia Saudí anuncia la construcción de un estadio futurista inspirado en un oasis

La empresa saudí ‘New Al Murabba Development’...

Florentino Pérez: «Mbappé cumple el sueño de su vida»

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez,...

Secretos de Roma: vistas únicas y jardines con historia en las mejores plazas de la ciudad

DAVID RAUDALES BLOGSecretos de Roma: vistas únicas y jardines con historia en las mejores plazas de la ciudad

Se la conoce como la ciudad de las ruinas a cielo abierto, pero quizás el pasado no sea el único atractivo al aire libre que pueda ofrecer Roma. La capital italiana tiene parques y miradores, que ningún viajero debería perderse, ideales para disfrutar del horizonte y darle la tridimensionalidad que merece cualquier visita a la ciudad imperial.

El Mirador del Janículo

Según las leyendas fundacionales, Roma fue construida sobre siete colinas. Janículo no es una de ellas, pero cuenta con un mirador –belvedere– imperdible. Ubicado al oeste del Tíber, entre el Trastevere y el Vaticano, y muy cerca del antiguo barrio judío, se encuentra este paseo al aire libre ideal para disfrutar al atardecer. Popular y distendido, cuenta con espacio para hacer picnic y oferta de golosinas y snacks a cargo de vendedores ambulantes.

La zona, teatro de los acontecimientos heroicos de los luchadores por la República Romana en 1849, fue transformada en un paseo público dedicado a la memoria de la Defensa de Roma. Para ver y fotografiar se destaca la estatua ecuestre de Giuseppe Garibaldi, una figura clave en ese proceso reunificador. En los bordes de las avenidas se encuentran los bustos de los ilustres garibaldinos que lucharon por la defensa de Roma.

Uno de los mayores atractivos del Gianicolo es la Fontana dell’Acqua Paola encargada por el Papa Paolo V para suministrar agua a las zonas del Trastevere, el Vaticano y Vía Giulia, y realizada por los arquitectos Giovanni Fontana y Flaminio Ponzio entre 1605 y 1621. Dividida en cinco nichos de mármol, recogía agua de cinco arroyos y sirvió de inspiración para la posterior Fontana di Trevi. Se accede caminando y frente a la pequeña curva de la colina donde se sitúa, ofrece una terraza panorámica increíble. Advertencia: cuidado con los autos, que nunca detienen su marcha ya que la calle –estrecha y sinuosa– no es peatonal.

Desentierran los rastros de un campamento romano y descubren una “rareza” de 2000 años de antigüedad

San Pedro a través de una cerradura

Aventino, según dicen, es la mejor colina para contemplar Roma. Lo que muchos no conocen es su diminuto secreto. A cualquier hora del día, romanos y turistas hacen fila para asomarse desde El Jardín de los Naranjos a la puerta de entrada de la Villa Magistral, sede institucional de la Soberana Orden de Malta. Es que desde la cerradura tres de la Plaza de los Caballeros de Malta se puede disfrutar de una de las vistas más fascinantes –e inesperadas– de la Basílica de San Pedro.

Enmarcada por un espeso seto de laurel, la cúpula diseñada por Miguel Ángel da la ilusión, a través del ojo de la cerradura, de ser más grande y, por tanto, más cercana. El efecto “telescopio” hace que si se camina desde la puerta hacia la cúpula, San Pedro se alejará en lugar de acercarse. Decorada con trofeos de guerra que aluden a las hazañas y la historia de los Caballeros de Malta, la pequeña plaza del siglo XVIII que hace de antesala de la Villa es la única obra arquitectónica –junto con la Iglesia de Santa María en Aventino– de Giovanni Battista Piranesi y data del año 1765. Un ejemplo casi único en Roma de entorno urbano rococó.

Cerca, muy cerca, está el Rosedal de Roma, con más de mil especies de todo el mundo. Con entrada gratuita, se sitúa sobre un antiguo cementerio judío por lo que en la entrada se colocaron las tablas de la Torah, y los caminos que dividen las colecciones de rosas forman la Menorá (el candelabro de siete brazos).

Para coronar el atardecer y deleitarse –en simultáneo– con la vista y el olfato, se recomienda El Jardín de los Naranjos. Se trata de una terraza sobre la ciudad, con árboles centenarios, flores de azahar que ofrece otra de las más lindas vistas romanas. Rodeado de pinos, es considerado uno de los lugares más románticos de Roma. El nombre deriva de los árboles allí presentes, aunque el oficial es Parco Savello. Con la reestructuración urbanística del Aventino en los años 30, el Jardín de los Naranjos surgió como hoy lo conocemos y se abrió al público.

El ejercicio ideal para fortalecer la memoria, según la neurociencia

Villa Pamphili, con jardines deslumbrantes

Para coronar la visita al Trastevere, uno de los barrios icónicos de Roma, es ideal recorrer Pamphili, una extensa villa que ofrece una rica combinación de jardines, paisajes naturales y arquitectura histórica.

El centro de la villa es el Casino del Bel Respiro, también conocido como el Palacio Pamphili, una obra maestra de la arquitectura barroca diseñada por Alessandro Algardi y Giovanni Francesco Grimaldi. Este palacio es famoso por su elegante fachada, sus opulentos interiores y su impresionante colección de arte. En su exterior se encuentra el Jardín Secreto, una verdadera joya de la arquitectura paisajística: setos esculpidos con formas de palomas y lirios, los símbolos heráldicos de los Pamphili, junto con plantas siempre verdes y exóticas y una variedad de flores que realzan su belleza.

Los jardines de la Villa son un excelente ejemplo del estilo de jardín italiano, con avenidas arboladas, fuentes ornamentales y estatuas clásicas. El parque se extiende por más de 180 hectáreas. Aquí, los visitantes pueden disfrutar de paseos tranquilos, hacer picnics, practicar deportes o relajarse en un entorno natural y sereno. Al contar con numerosos senderos y caminos es ideal para recorrer en bicicleta.

Dato de color: cuando Kadafi, el líder militar libio, visitó Roma en 2009, instaló su cuartel general y su lujosa jaima (tienda de campaña) en los jardines de Villa Pamphili, cercanos al Vaticano. La zona fue cerrada al público y al tráfico, y estuvo protegida por francotiradores. Su séquito lo componían más de 300 personas, entre ellas su ejército de “amazonas”, cuarenta mujeres que lo escoltaban en todas sus actividades.

El Central Park romano: Villa Borghese

Ubicado en la colina del Pinicio, este parque era la finca y viñedo de la acaudalada familia Borghese. La construcción de la Villa Borghese Pinciana finalizó en 1633 e incluía otros edificios, como una pajarera y un invernadero. En el siglo XIX, el parque fue objeto de una importante reforma y reconstruido al estilo inglés con varios estanques y fuentes. En 1903, fue adquirido por el ayuntamiento de Roma y se le dio la función de parque público. Hoy, el mayor espacio verde de Roma es el lugar perfecto para escapar del ritmo frenético de la ciudad al perderse entre sus arboledas ancestrales.

Este espacio romano tiene de todo y nada que envidiarle al Central Park, de Nueva York. En uno de sus laterales está la Galería Borghese, que además de un edificio imponente contiene en su interior obras de Caravaggio, Rafael, Tiziano, Correggio y Bernini, entre otros. “La Delicia”, como se la conoce, cobra una entrada de 13 euros. Además, dentro del parque hay un zoológico, conocido como Bioparco.

Para disfrutar la experiencia de teatro al aire libre, el Silvano Toti Globe Theatre es una opción inigualable. Este teatro es una réplica del famoso Shakespeare’s Globe Theatre de Londres, lo que permite a los visitantes sumergirse en una experiencia auténticamente isabelina. Otro imperdible es el Reloj de Agua de Pincio, una pieza de ingeniería del siglo XIX que aún funciona. Este reloj hidráulico utiliza la energía del agua para marcar el tiempo y es una atracción popular por su ingeniosa mecánica y su estética clásica.

Se la conoce como la ciudad de las ruinas a cielo abierto, pero quizás el pasado no sea el único atractivo al aire libre que pueda ofrecer Roma. La capital italiana tiene parques y miradores, que ningún viajero debería perderse, ideales para disfrutar del horizonte y darle la tridimensionalidad que merece cualquier visita a la ciudad imperial.

El Mirador del Janículo

Según las leyendas fundacionales, Roma fue construida sobre siete colinas. Janículo no es una de ellas, pero cuenta con un mirador –belvedere– imperdible. Ubicado al oeste del Tíber, entre el Trastevere y el Vaticano, y muy cerca del antiguo barrio judío, se encuentra este paseo al aire libre ideal para disfrutar al atardecer. Popular y distendido, cuenta con espacio para hacer picnic y oferta de golosinas y snacks a cargo de vendedores ambulantes.

La zona, teatro de los acontecimientos heroicos de los luchadores por la República Romana en 1849, fue transformada en un paseo público dedicado a la memoria de la Defensa de Roma. Para ver y fotografiar se destaca la estatua ecuestre de Giuseppe Garibaldi, una figura clave en ese proceso reunificador. En los bordes de las avenidas se encuentran los bustos de los ilustres garibaldinos que lucharon por la defensa de Roma.

Uno de los mayores atractivos del Gianicolo es la Fontana dell’Acqua Paola encargada por el Papa Paolo V para suministrar agua a las zonas del Trastevere, el Vaticano y Vía Giulia, y realizada por los arquitectos Giovanni Fontana y Flaminio Ponzio entre 1605 y 1621. Dividida en cinco nichos de mármol, recogía agua de cinco arroyos y sirvió de inspiración para la posterior Fontana di Trevi. Se accede caminando y frente a la pequeña curva de la colina donde se sitúa, ofrece una terraza panorámica increíble. Advertencia: cuidado con los autos, que nunca detienen su marcha ya que la calle –estrecha y sinuosa– no es peatonal.

Desentierran los rastros de un campamento romano y descubren una “rareza” de 2000 años de antigüedad

San Pedro a través de una cerradura

Aventino, según dicen, es la mejor colina para contemplar Roma. Lo que muchos no conocen es su diminuto secreto. A cualquier hora del día, romanos y turistas hacen fila para asomarse desde El Jardín de los Naranjos a la puerta de entrada de la Villa Magistral, sede institucional de la Soberana Orden de Malta. Es que desde la cerradura tres de la Plaza de los Caballeros de Malta se puede disfrutar de una de las vistas más fascinantes –e inesperadas– de la Basílica de San Pedro.

Enmarcada por un espeso seto de laurel, la cúpula diseñada por Miguel Ángel da la ilusión, a través del ojo de la cerradura, de ser más grande y, por tanto, más cercana. El efecto “telescopio” hace que si se camina desde la puerta hacia la cúpula, San Pedro se alejará en lugar de acercarse. Decorada con trofeos de guerra que aluden a las hazañas y la historia de los Caballeros de Malta, la pequeña plaza del siglo XVIII que hace de antesala de la Villa es la única obra arquitectónica –junto con la Iglesia de Santa María en Aventino– de Giovanni Battista Piranesi y data del año 1765. Un ejemplo casi único en Roma de entorno urbano rococó.

Cerca, muy cerca, está el Rosedal de Roma, con más de mil especies de todo el mundo. Con entrada gratuita, se sitúa sobre un antiguo cementerio judío por lo que en la entrada se colocaron las tablas de la Torah, y los caminos que dividen las colecciones de rosas forman la Menorá (el candelabro de siete brazos).

Para coronar el atardecer y deleitarse –en simultáneo– con la vista y el olfato, se recomienda El Jardín de los Naranjos. Se trata de una terraza sobre la ciudad, con árboles centenarios, flores de azahar que ofrece otra de las más lindas vistas romanas. Rodeado de pinos, es considerado uno de los lugares más románticos de Roma. El nombre deriva de los árboles allí presentes, aunque el oficial es Parco Savello. Con la reestructuración urbanística del Aventino en los años 30, el Jardín de los Naranjos surgió como hoy lo conocemos y se abrió al público.

El ejercicio ideal para fortalecer la memoria, según la neurociencia

Villa Pamphili, con jardines deslumbrantes

Para coronar la visita al Trastevere, uno de los barrios icónicos de Roma, es ideal recorrer Pamphili, una extensa villa que ofrece una rica combinación de jardines, paisajes naturales y arquitectura histórica.

El centro de la villa es el Casino del Bel Respiro, también conocido como el Palacio Pamphili, una obra maestra de la arquitectura barroca diseñada por Alessandro Algardi y Giovanni Francesco Grimaldi. Este palacio es famoso por su elegante fachada, sus opulentos interiores y su impresionante colección de arte. En su exterior se encuentra el Jardín Secreto, una verdadera joya de la arquitectura paisajística: setos esculpidos con formas de palomas y lirios, los símbolos heráldicos de los Pamphili, junto con plantas siempre verdes y exóticas y una variedad de flores que realzan su belleza.

Los jardines de la Villa son un excelente ejemplo del estilo de jardín italiano, con avenidas arboladas, fuentes ornamentales y estatuas clásicas. El parque se extiende por más de 180 hectáreas. Aquí, los visitantes pueden disfrutar de paseos tranquilos, hacer picnics, practicar deportes o relajarse en un entorno natural y sereno. Al contar con numerosos senderos y caminos es ideal para recorrer en bicicleta.

Dato de color: cuando Kadafi, el líder militar libio, visitó Roma en 2009, instaló su cuartel general y su lujosa jaima (tienda de campaña) en los jardines de Villa Pamphili, cercanos al Vaticano. La zona fue cerrada al público y al tráfico, y estuvo protegida por francotiradores. Su séquito lo componían más de 300 personas, entre ellas su ejército de “amazonas”, cuarenta mujeres que lo escoltaban en todas sus actividades.

El Central Park romano: Villa Borghese

Ubicado en la colina del Pinicio, este parque era la finca y viñedo de la acaudalada familia Borghese. La construcción de la Villa Borghese Pinciana finalizó en 1633 e incluía otros edificios, como una pajarera y un invernadero. En el siglo XIX, el parque fue objeto de una importante reforma y reconstruido al estilo inglés con varios estanques y fuentes. En 1903, fue adquirido por el ayuntamiento de Roma y se le dio la función de parque público. Hoy, el mayor espacio verde de Roma es el lugar perfecto para escapar del ritmo frenético de la ciudad al perderse entre sus arboledas ancestrales.

Este espacio romano tiene de todo y nada que envidiarle al Central Park, de Nueva York. En uno de sus laterales está la Galería Borghese, que además de un edificio imponente contiene en su interior obras de Caravaggio, Rafael, Tiziano, Correggio y Bernini, entre otros. “La Delicia”, como se la conoce, cobra una entrada de 13 euros. Además, dentro del parque hay un zoológico, conocido como Bioparco.

Para disfrutar la experiencia de teatro al aire libre, el Silvano Toti Globe Theatre es una opción inigualable. Este teatro es una réplica del famoso Shakespeare’s Globe Theatre de Londres, lo que permite a los visitantes sumergirse en una experiencia auténticamente isabelina. Otro imperdible es el Reloj de Agua de Pincio, una pieza de ingeniería del siglo XIX que aún funciona. Este reloj hidráulico utiliza la energía del agua para marcar el tiempo y es una atracción popular por su ingeniosa mecánica y su estética clásica.

 Se la conoce como la ciudad de las ruinas a cielo abierto, pero quizás el pasado no sea el único atractivo al aire libre que pueda ofrecer Roma. La capital italiana tiene parques y miradores, que ningún viajero debería perderse, ideales para disfrutar del horizonte y darle la tridimensionalidad que merece cualquier visita a la ciudad imperial.El Mirador del JanículoSegún las leyendas fundacionales, Roma fue construida sobre siete colinas. Janículo no es una de ellas, pero cuenta con un mirador –belvedere– imperdible. Ubicado al oeste del Tíber, entre el Trastevere y el Vaticano, y muy cerca del antiguo barrio judío, se encuentra este paseo al aire libre ideal para disfrutar al atardecer. Popular y distendido, cuenta con espacio para hacer picnic y oferta de golosinas y snacks a cargo de vendedores ambulantes.La zona, teatro de los acontecimientos heroicos de los luchadores por la República Romana en 1849, fue transformada en un paseo público dedicado a la memoria de la Defensa de Roma. Para ver y fotografiar se destaca la estatua ecuestre de Giuseppe Garibaldi, una figura clave en ese proceso reunificador. En los bordes de las avenidas se encuentran los bustos de los ilustres garibaldinos que lucharon por la defensa de Roma.Uno de los mayores atractivos del Gianicolo es la Fontana dell’Acqua Paola encargada por el Papa Paolo V para suministrar agua a las zonas del Trastevere, el Vaticano y Vía Giulia, y realizada por los arquitectos Giovanni Fontana y Flaminio Ponzio entre 1605 y 1621. Dividida en cinco nichos de mármol, recogía agua de cinco arroyos y sirvió de inspiración para la posterior Fontana di Trevi. Se accede caminando y frente a la pequeña curva de la colina donde se sitúa, ofrece una terraza panorámica increíble. Advertencia: cuidado con los autos, que nunca detienen su marcha ya que la calle –estrecha y sinuosa– no es peatonal.Desentierran los rastros de un campamento romano y descubren una “rareza” de 2000 años de antigüedadSan Pedro a través de una cerraduraAventino, según dicen, es la mejor colina para contemplar Roma. Lo que muchos no conocen es su diminuto secreto. A cualquier hora del día, romanos y turistas hacen fila para asomarse desde El Jardín de los Naranjos a la puerta de entrada de la Villa Magistral, sede institucional de la Soberana Orden de Malta. Es que desde la cerradura tres de la Plaza de los Caballeros de Malta se puede disfrutar de una de las vistas más fascinantes –e inesperadas– de la Basílica de San Pedro.Enmarcada por un espeso seto de laurel, la cúpula diseñada por Miguel Ángel da la ilusión, a través del ojo de la cerradura, de ser más grande y, por tanto, más cercana. El efecto “telescopio” hace que si se camina desde la puerta hacia la cúpula, San Pedro se alejará en lugar de acercarse. Decorada con trofeos de guerra que aluden a las hazañas y la historia de los Caballeros de Malta, la pequeña plaza del siglo XVIII que hace de antesala de la Villa es la única obra arquitectónica –junto con la Iglesia de Santa María en Aventino– de Giovanni Battista Piranesi y data del año 1765. Un ejemplo casi único en Roma de entorno urbano rococó.Cerca, muy cerca, está el Rosedal de Roma, con más de mil especies de todo el mundo. Con entrada gratuita, se sitúa sobre un antiguo cementerio judío por lo que en la entrada se colocaron las tablas de la Torah, y los caminos que dividen las colecciones de rosas forman la Menorá (el candelabro de siete brazos).Para coronar el atardecer y deleitarse –en simultáneo– con la vista y el olfato, se recomienda El Jardín de los Naranjos. Se trata de una terraza sobre la ciudad, con árboles centenarios, flores de azahar que ofrece otra de las más lindas vistas romanas. Rodeado de pinos, es considerado uno de los lugares más románticos de Roma. El nombre deriva de los árboles allí presentes, aunque el oficial es Parco Savello. Con la reestructuración urbanística del Aventino en los años 30, el Jardín de los Naranjos surgió como hoy lo conocemos y se abrió al público.El ejercicio ideal para fortalecer la memoria, según la neurocienciaVilla Pamphili, con jardines deslumbrantesPara coronar la visita al Trastevere, uno de los barrios icónicos de Roma, es ideal recorrer Pamphili, una extensa villa que ofrece una rica combinación de jardines, paisajes naturales y arquitectura histórica.El centro de la villa es el Casino del Bel Respiro, también conocido como el Palacio Pamphili, una obra maestra de la arquitectura barroca diseñada por Alessandro Algardi y Giovanni Francesco Grimaldi. Este palacio es famoso por su elegante fachada, sus opulentos interiores y su impresionante colección de arte. En su exterior se encuentra el Jardín Secreto, una verdadera joya de la arquitectura paisajística: setos esculpidos con formas de palomas y lirios, los símbolos heráldicos de los Pamphili, junto con plantas siempre verdes y exóticas y una variedad de flores que realzan su belleza.Los jardines de la Villa son un excelente ejemplo del estilo de jardín italiano, con avenidas arboladas, fuentes ornamentales y estatuas clásicas. El parque se extiende por más de 180 hectáreas. Aquí, los visitantes pueden disfrutar de paseos tranquilos, hacer picnics, practicar deportes o relajarse en un entorno natural y sereno. Al contar con numerosos senderos y caminos es ideal para recorrer en bicicleta.Dato de color: cuando Kadafi, el líder militar libio, visitó Roma en 2009, instaló su cuartel general y su lujosa jaima (tienda de campaña) en los jardines de Villa Pamphili, cercanos al Vaticano. La zona fue cerrada al público y al tráfico, y estuvo protegida por francotiradores. Su séquito lo componían más de 300 personas, entre ellas su ejército de “amazonas”, cuarenta mujeres que lo escoltaban en todas sus actividades.El Central Park romano: Villa BorgheseUbicado en la colina del Pinicio, este parque era la finca y viñedo de la acaudalada familia Borghese. La construcción de la Villa Borghese Pinciana finalizó en 1633 e incluía otros edificios, como una pajarera y un invernadero. En el siglo XIX, el parque fue objeto de una importante reforma y reconstruido al estilo inglés con varios estanques y fuentes. En 1903, fue adquirido por el ayuntamiento de Roma y se le dio la función de parque público. Hoy, el mayor espacio verde de Roma es el lugar perfecto para escapar del ritmo frenético de la ciudad al perderse entre sus arboledas ancestrales.Este espacio romano tiene de todo y nada que envidiarle al Central Park, de Nueva York. En uno de sus laterales está la Galería Borghese, que además de un edificio imponente contiene en su interior obras de Caravaggio, Rafael, Tiziano, Correggio y Bernini, entre otros. “La Delicia”, como se la conoce, cobra una entrada de 13 euros. Además, dentro del parque hay un zoológico, conocido como Bioparco.Para disfrutar la experiencia de teatro al aire libre, el Silvano Toti Globe Theatre es una opción inigualable. Este teatro es una réplica del famoso Shakespeare’s Globe Theatre de Londres, lo que permite a los visitantes sumergirse en una experiencia auténticamente isabelina. Otro imperdible es el Reloj de Agua de Pincio, una pieza de ingeniería del siglo XIX que aún funciona. Este reloj hidráulico utiliza la energía del agua para marcar el tiempo y es una atracción popular por su ingeniosa mecánica y su estética clásica.  

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles