19.9 C
Los Angeles
domingo, julio 14, 2024

Por menores subas en el precio de los alimentos, esperan en junio una inflación más baja de lo previsto

DAVID RAUDALES BLOGPor menores subas en el precio de los alimentos, esperan en junio una inflación más baja de lo previsto

Para el mes que cierra hoy, la mayoría de las consultoras económicas estimó una inflación mensual de entre 5% y 5,5%, donde al menos un punto porcentual del total fue explicado por los aumentos de tarifas en gas y electricidad. De esta forma, habría un pequeño repunte del índice de precios al consumidor (IPC) respecto del 4,2% de mayo que publicó el Indec, medición que sorprendió por lo baja, aunque estuvo fuertemente influenciada por el congelamiento de tarifas de energía y por la devolución de las cuotas de las prepagas.

En julio, la inflación volvería a estacionarse entre 4 y 4,5%, sobre todo luego de que se confirmara una nueva postergación de aumentos de tarifas, según señalan las consultoras.

Durante junio, el Gobierno aplicó una quita de subsidios generalizada a los servicios energéticos, lo que derivó en subas de entre 9% y 33% en gas y entre 23% y 156% en electricidad. Además, acotó los volúmenes máximos subsidiados para los usuarios de ingresos bajos y medios, por lo cual para aquellos hogares con consumos altos, los aumentos fueron aún mayores.

“La expectativa, por como viene la tendencia, sería una inflación de entre 5 y 5,5%. Cabe notar que este mes hay alguna incertidumbre por el tema de cómo va a imputar el Indec los incrementos de gas y electricidad, dado que tuvimos un cambio en los topes de consumo. En nuestro supuesto, se incluyen todos los cambios”, dijo Sebastián Menescaldi, economista de EcoGo.

En alimentos, en tanto, un rubro seguido muy de cerca por el impacto que tiene en la población más vulnerable, la consultora estimó subas promedio en torno del 4% para los alimentos consumidos dentro del hogar, pero finalizaría en 3,7% si se tienen en cuenta los consumos fuera del hogar, que prácticamente no registraron variaciones, según EcoGo.

“Hacia adelante, la inflación podría estabilizarse en torno del 4 y 5%, teniendo en cuenta que el Gobierno nuevamente está postergando ajustes que había comprometido, como los de distribución y transporte de energía y la suba del impuesto al combustible”, explicó Menescaldi.

La consultora Econométrica, en tanto, estima para junio una inflación en alimentos y bebidas que mide el Indec de cerca del 3% mensual, reflejando una nueva baja después del registro oficial de 4,8% en mayo. “Para el índice general de inflación esperamos que refleje un leve repunte a 5,2% en junio (desde 4,2% en mayo), advirtiendo el impacto en la recomposición de tarifas que se realizó en el mes”, dice el informe del economista Ramiro Castiñeira.

Una proyección más optimista tiene C&T Asesores Económicos, que estima una inflación mensual un poco por debajo de 5%, en torno de 4,7%. “La inflación núcleo nos da 3,1% y obviamente las que suben fuerte son las tarifas y también algunos servicios ligados al esparcimiento e internet. Además recuperaron el ritmo de ajuste los artículos de tocador, que venían bajando muy fuerte, y el turismo por los dos fines de semana largos. En comunicaciones hubo un aumento también, pero alimentos y bebidas estuvo muy tranquilo y tuvo una variación de 2%. Ayuda mucho que bajaron las frutas de nuevo y que la carne aumentó poco. Lo que más subió fue productos lácteos y huevos, pero el resto venía muy tranquilo”, explicó la economista María Castiglioni.

“Los datos que vimos durante el mes de junio hicieron que nosotros mismos revisáramos a la baja la expectativa de inflación, porque vimos que se fue consolidando la baja de precios en muchos productos, o la desaceleración en otros rubros, a pesar de todo el ruido financiero”, agregó la analista de C&T.

La consultora Econviews, por su parte, estima una inflación en torno del 5,3%. “Teníamos una proyección de 6%, fundamentalmente por el tema tarifas, pero vimos precios en los supermercados muy tranquilos y por eso corregimos para abajo la inflación de junio, dada la alta importancia de alimentos y bebidas en el índice”, dijo el economista Andrés Borenstein. Para julio estiman una inflación entre 5 y 5,5%.

Por su parte, la consultora Equilibra espera una inflación del 5% para junio. “Es un poco por debajo de lo esperado porque proyectábamos un 5,5%. Se explica prácticamente por la aceleración de la inflación con relación a mayo por el aumento en los [precios] regulados, que el mes anterior se pospuso. La inflación núcleo y alimentos nos dio muy parecido a la de mayo”, dijo el economista Lorenzo Siguat Gravina.

La consultora LCG, en tanto, calcula una inflación de 5,2% en junio, mientras que el economista Ricardo Arriazu dijo que estaría cerca de 5,5%.

Para el mes que cierra hoy, la mayoría de las consultoras económicas estimó una inflación mensual de entre 5% y 5,5%, donde al menos un punto porcentual del total fue explicado por los aumentos de tarifas en gas y electricidad. De esta forma, habría un pequeño repunte del índice de precios al consumidor (IPC) respecto del 4,2% de mayo que publicó el Indec, medición que sorprendió por lo baja, aunque estuvo fuertemente influenciada por el congelamiento de tarifas de energía y por la devolución de las cuotas de las prepagas.

En julio, la inflación volvería a estacionarse entre 4 y 4,5%, sobre todo luego de que se confirmara una nueva postergación de aumentos de tarifas, según señalan las consultoras.

Durante junio, el Gobierno aplicó una quita de subsidios generalizada a los servicios energéticos, lo que derivó en subas de entre 9% y 33% en gas y entre 23% y 156% en electricidad. Además, acotó los volúmenes máximos subsidiados para los usuarios de ingresos bajos y medios, por lo cual para aquellos hogares con consumos altos, los aumentos fueron aún mayores.

“La expectativa, por como viene la tendencia, sería una inflación de entre 5 y 5,5%. Cabe notar que este mes hay alguna incertidumbre por el tema de cómo va a imputar el Indec los incrementos de gas y electricidad, dado que tuvimos un cambio en los topes de consumo. En nuestro supuesto, se incluyen todos los cambios”, dijo Sebastián Menescaldi, economista de EcoGo.

En alimentos, en tanto, un rubro seguido muy de cerca por el impacto que tiene en la población más vulnerable, la consultora estimó subas promedio en torno del 4% para los alimentos consumidos dentro del hogar, pero finalizaría en 3,7% si se tienen en cuenta los consumos fuera del hogar, que prácticamente no registraron variaciones, según EcoGo.

“Hacia adelante, la inflación podría estabilizarse en torno del 4 y 5%, teniendo en cuenta que el Gobierno nuevamente está postergando ajustes que había comprometido, como los de distribución y transporte de energía y la suba del impuesto al combustible”, explicó Menescaldi.

La consultora Econométrica, en tanto, estima para junio una inflación en alimentos y bebidas que mide el Indec de cerca del 3% mensual, reflejando una nueva baja después del registro oficial de 4,8% en mayo. “Para el índice general de inflación esperamos que refleje un leve repunte a 5,2% en junio (desde 4,2% en mayo), advirtiendo el impacto en la recomposición de tarifas que se realizó en el mes”, dice el informe del economista Ramiro Castiñeira.

Una proyección más optimista tiene C&T Asesores Económicos, que estima una inflación mensual un poco por debajo de 5%, en torno de 4,7%. “La inflación núcleo nos da 3,1% y obviamente las que suben fuerte son las tarifas y también algunos servicios ligados al esparcimiento e internet. Además recuperaron el ritmo de ajuste los artículos de tocador, que venían bajando muy fuerte, y el turismo por los dos fines de semana largos. En comunicaciones hubo un aumento también, pero alimentos y bebidas estuvo muy tranquilo y tuvo una variación de 2%. Ayuda mucho que bajaron las frutas de nuevo y que la carne aumentó poco. Lo que más subió fue productos lácteos y huevos, pero el resto venía muy tranquilo”, explicó la economista María Castiglioni.

“Los datos que vimos durante el mes de junio hicieron que nosotros mismos revisáramos a la baja la expectativa de inflación, porque vimos que se fue consolidando la baja de precios en muchos productos, o la desaceleración en otros rubros, a pesar de todo el ruido financiero”, agregó la analista de C&T.

La consultora Econviews, por su parte, estima una inflación en torno del 5,3%. “Teníamos una proyección de 6%, fundamentalmente por el tema tarifas, pero vimos precios en los supermercados muy tranquilos y por eso corregimos para abajo la inflación de junio, dada la alta importancia de alimentos y bebidas en el índice”, dijo el economista Andrés Borenstein. Para julio estiman una inflación entre 5 y 5,5%.

Por su parte, la consultora Equilibra espera una inflación del 5% para junio. “Es un poco por debajo de lo esperado porque proyectábamos un 5,5%. Se explica prácticamente por la aceleración de la inflación con relación a mayo por el aumento en los [precios] regulados, que el mes anterior se pospuso. La inflación núcleo y alimentos nos dio muy parecido a la de mayo”, dijo el economista Lorenzo Siguat Gravina.

La consultora LCG, en tanto, calcula una inflación de 5,2% en junio, mientras que el economista Ricardo Arriazu dijo que estaría cerca de 5,5%.

 Para el mes que cierra hoy, la mayoría de las consultoras económicas estimó una inflación mensual de entre 5% y 5,5%, donde al menos un punto porcentual del total fue explicado por los aumentos de tarifas en gas y electricidad. De esta forma, habría un pequeño repunte del índice de precios al consumidor (IPC) respecto del 4,2% de mayo que publicó el Indec, medición que sorprendió por lo baja, aunque estuvo fuertemente influenciada por el congelamiento de tarifas de energía y por la devolución de las cuotas de las prepagas.En julio, la inflación volvería a estacionarse entre 4 y 4,5%, sobre todo luego de que se confirmara una nueva postergación de aumentos de tarifas, según señalan las consultoras.Durante junio, el Gobierno aplicó una quita de subsidios generalizada a los servicios energéticos, lo que derivó en subas de entre 9% y 33% en gas y entre 23% y 156% en electricidad. Además, acotó los volúmenes máximos subsidiados para los usuarios de ingresos bajos y medios, por lo cual para aquellos hogares con consumos altos, los aumentos fueron aún mayores.“La expectativa, por como viene la tendencia, sería una inflación de entre 5 y 5,5%. Cabe notar que este mes hay alguna incertidumbre por el tema de cómo va a imputar el Indec los incrementos de gas y electricidad, dado que tuvimos un cambio en los topes de consumo. En nuestro supuesto, se incluyen todos los cambios”, dijo Sebastián Menescaldi, economista de EcoGo.En alimentos, en tanto, un rubro seguido muy de cerca por el impacto que tiene en la población más vulnerable, la consultora estimó subas promedio en torno del 4% para los alimentos consumidos dentro del hogar, pero finalizaría en 3,7% si se tienen en cuenta los consumos fuera del hogar, que prácticamente no registraron variaciones, según EcoGo.“Hacia adelante, la inflación podría estabilizarse en torno del 4 y 5%, teniendo en cuenta que el Gobierno nuevamente está postergando ajustes que había comprometido, como los de distribución y transporte de energía y la suba del impuesto al combustible”, explicó Menescaldi.La consultora Econométrica, en tanto, estima para junio una inflación en alimentos y bebidas que mide el Indec de cerca del 3% mensual, reflejando una nueva baja después del registro oficial de 4,8% en mayo. “Para el índice general de inflación esperamos que refleje un leve repunte a 5,2% en junio (desde 4,2% en mayo), advirtiendo el impacto en la recomposición de tarifas que se realizó en el mes”, dice el informe del economista Ramiro Castiñeira.Una proyección más optimista tiene C&T Asesores Económicos, que estima una inflación mensual un poco por debajo de 5%, en torno de 4,7%. “La inflación núcleo nos da 3,1% y obviamente las que suben fuerte son las tarifas y también algunos servicios ligados al esparcimiento e internet. Además recuperaron el ritmo de ajuste los artículos de tocador, que venían bajando muy fuerte, y el turismo por los dos fines de semana largos. En comunicaciones hubo un aumento también, pero alimentos y bebidas estuvo muy tranquilo y tuvo una variación de 2%. Ayuda mucho que bajaron las frutas de nuevo y que la carne aumentó poco. Lo que más subió fue productos lácteos y huevos, pero el resto venía muy tranquilo”, explicó la economista María Castiglioni.“Los datos que vimos durante el mes de junio hicieron que nosotros mismos revisáramos a la baja la expectativa de inflación, porque vimos que se fue consolidando la baja de precios en muchos productos, o la desaceleración en otros rubros, a pesar de todo el ruido financiero”, agregó la analista de C&T.La consultora Econviews, por su parte, estima una inflación en torno del 5,3%. “Teníamos una proyección de 6%, fundamentalmente por el tema tarifas, pero vimos precios en los supermercados muy tranquilos y por eso corregimos para abajo la inflación de junio, dada la alta importancia de alimentos y bebidas en el índice”, dijo el economista Andrés Borenstein. Para julio estiman una inflación entre 5 y 5,5%.Por su parte, la consultora Equilibra espera una inflación del 5% para junio. “Es un poco por debajo de lo esperado porque proyectábamos un 5,5%. Se explica prácticamente por la aceleración de la inflación con relación a mayo por el aumento en los [precios] regulados, que el mes anterior se pospuso. La inflación núcleo y alimentos nos dio muy parecido a la de mayo”, dijo el economista Lorenzo Siguat Gravina.La consultora LCG, en tanto, calcula una inflación de 5,2% en junio, mientras que el economista Ricardo Arriazu dijo que estaría cerca de 5,5%.  

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles