19.9 C
Los Angeles
domingo, julio 14, 2024

España – Inglaterra por el reinado de Europa

Doce años después España regresa al escenario...

Suárez: «No había mejor manera de terminar»

El delantero Luis Suárez afirmó este sábado,...

Carlos Alcaraz aplasta a Djokovic y gana su segundo Wimbledon

Radio América – EFE. Carlos Alcaraz juguetea...

Sin ventanas: la curiosa “trampa arquitectónica” que usan en los centros comerciales para vender más

DAVID RAUDALES BLOGSin ventanas: la curiosa “trampa arquitectónica” que usan en los centros comerciales para vender más

Aunque puede ser un detalle que la mayoría de los visitantes pasa por alto, el diseño arquitectónico de la mayoría de los centros comerciales modernos esconde una estrategia cuidadosamente planificada para motivar a los todos a comprar sin distracciones y esto no tiene nada que ver con brillantes anuncios de neón o carteles de ofertas más grandes, sino con algo que parecería ser más insignificante: la ausencia de ventanas hacia el exterior.

Además de impulsar el consumo de los clientes al evitar estímulos desde el exterior como el clima o la hora del día, otra de las principales razones por las que los centros comerciales no tienen ventanas es para aprovechar el espacio de las paredes para colocar la mayor cantidad de estanterías y vidrieras, lo que permite a los negocios mostrar más productos y, en consecuencia, aumentar sus ventas.

Burt Flickinger, experto en retail y director de la consultora Strategic Resource Group, detalló en entrevista con CNN que “menos ventanas y más paredes significan más espacio para que los minoristas añadan estantes y barras para almacenar sus productos y maximizar las ventas por metro cuadrado”.

Previamente, el académico de Gestión, Marketing y Turismo de la Universidad de Innsbruck, en Austria, Mathias Streicher, ya había explicado a Business Insider que el costo del suelo en los centros comerciales se vuelve el principal responsable de la falta de luz natural: “El espacio es extremadamente caro, sobre todo en los centros urbanos y por eso debe aprovecharse al máximo. Los grandes ventanales verticales son casi imposibles, porque la mayor parte del espacio está ocupado por grandes estanterías”.

Por si esto fuera poco, la necesidad de hacer un control del clima eficiente es otro factor importante para que se eviten las grandes entradas de aire y luz en los centros comerciales. Las ventanas pueden propiciar una considerable pérdida de energía, ya que permiten el intercambio de calor en verano y la salida de calor en invierno, por lo que el diseño parecido a una caja de zapatos, comenzó a popularizarse durante la crisis energética de los años 70, cuando la eficiencia energética se convirtió en una prioridad.

El dilema de eliminar ventanas frente al clima y la luz natural

Con el paso de los años y los avances tecnológicos, se pone en duda la pertinencia de estos diseños de centros comerciales sin ventanas. En 2002, un estudio del Laboratorio Nacional de Energías Renovables de Colorado, Estados Unidos, llegó a la conclusión de que las personas que permanecen mucho tiempo en una “caja negra con luz artificial” y herméticamente cerrada, podrían tener sentimientos de ansiedad y tarde o temprano querrán irse, por lo que recomendó la luz natural.

Como ejemplo de estas buenas prácticas, refirieron el caso de la tienda de artículos para el hogar y la construcción Big Horn, ubicada en Silverthorne, Colorado, que fue uno de los primeros edificios comerciales en EE.UU. en instalar “un sistema informático que equilibra automáticamente los niveles de ventilación e iluminación para garantizar a los clientes el confort óptimo para comprar”, además de estar impulsado por paneles de energía solar.

La arquitecta Michaela von Baumgarten relató a Business Insider que algunas empresas, como la cadena de supermercados Aldi, en Alemania, emprenden proyectos de renovación de sus tiendas para aprovechar la luz solar y reducir así el gasto en iluminación artificial, que constan de cristales con tecnología que filtra la radiación para que no afecte los productos en los estantes al tiempo que permite ahorros considerables en el pago de electricidad.

Otro ejemplo del cambio en el paradigma, es el American Dream Mall en East Rutherford, New Jersey, Estados Unidos, que fue inaugurado en 2019 y sorprende por su incorporación de elementos de luz natural en su diseño. Sin embargo, estos casos todavía son una excepción, ya que la mayoría de los centros comerciales mantienen un diseño sin ventanas por las razones mencionadas anteriormente.

Aunque puede ser un detalle que la mayoría de los visitantes pasa por alto, el diseño arquitectónico de la mayoría de los centros comerciales modernos esconde una estrategia cuidadosamente planificada para motivar a los todos a comprar sin distracciones y esto no tiene nada que ver con brillantes anuncios de neón o carteles de ofertas más grandes, sino con algo que parecería ser más insignificante: la ausencia de ventanas hacia el exterior.

Además de impulsar el consumo de los clientes al evitar estímulos desde el exterior como el clima o la hora del día, otra de las principales razones por las que los centros comerciales no tienen ventanas es para aprovechar el espacio de las paredes para colocar la mayor cantidad de estanterías y vidrieras, lo que permite a los negocios mostrar más productos y, en consecuencia, aumentar sus ventas.

Burt Flickinger, experto en retail y director de la consultora Strategic Resource Group, detalló en entrevista con CNN que “menos ventanas y más paredes significan más espacio para que los minoristas añadan estantes y barras para almacenar sus productos y maximizar las ventas por metro cuadrado”.

Previamente, el académico de Gestión, Marketing y Turismo de la Universidad de Innsbruck, en Austria, Mathias Streicher, ya había explicado a Business Insider que el costo del suelo en los centros comerciales se vuelve el principal responsable de la falta de luz natural: “El espacio es extremadamente caro, sobre todo en los centros urbanos y por eso debe aprovecharse al máximo. Los grandes ventanales verticales son casi imposibles, porque la mayor parte del espacio está ocupado por grandes estanterías”.

Por si esto fuera poco, la necesidad de hacer un control del clima eficiente es otro factor importante para que se eviten las grandes entradas de aire y luz en los centros comerciales. Las ventanas pueden propiciar una considerable pérdida de energía, ya que permiten el intercambio de calor en verano y la salida de calor en invierno, por lo que el diseño parecido a una caja de zapatos, comenzó a popularizarse durante la crisis energética de los años 70, cuando la eficiencia energética se convirtió en una prioridad.

El dilema de eliminar ventanas frente al clima y la luz natural

Con el paso de los años y los avances tecnológicos, se pone en duda la pertinencia de estos diseños de centros comerciales sin ventanas. En 2002, un estudio del Laboratorio Nacional de Energías Renovables de Colorado, Estados Unidos, llegó a la conclusión de que las personas que permanecen mucho tiempo en una “caja negra con luz artificial” y herméticamente cerrada, podrían tener sentimientos de ansiedad y tarde o temprano querrán irse, por lo que recomendó la luz natural.

Como ejemplo de estas buenas prácticas, refirieron el caso de la tienda de artículos para el hogar y la construcción Big Horn, ubicada en Silverthorne, Colorado, que fue uno de los primeros edificios comerciales en EE.UU. en instalar “un sistema informático que equilibra automáticamente los niveles de ventilación e iluminación para garantizar a los clientes el confort óptimo para comprar”, además de estar impulsado por paneles de energía solar.

La arquitecta Michaela von Baumgarten relató a Business Insider que algunas empresas, como la cadena de supermercados Aldi, en Alemania, emprenden proyectos de renovación de sus tiendas para aprovechar la luz solar y reducir así el gasto en iluminación artificial, que constan de cristales con tecnología que filtra la radiación para que no afecte los productos en los estantes al tiempo que permite ahorros considerables en el pago de electricidad.

Otro ejemplo del cambio en el paradigma, es el American Dream Mall en East Rutherford, New Jersey, Estados Unidos, que fue inaugurado en 2019 y sorprende por su incorporación de elementos de luz natural en su diseño. Sin embargo, estos casos todavía son una excepción, ya que la mayoría de los centros comerciales mantienen un diseño sin ventanas por las razones mencionadas anteriormente.

 Aunque puede ser un detalle que la mayoría de los visitantes pasa por alto, el diseño arquitectónico de la mayoría de los centros comerciales modernos esconde una estrategia cuidadosamente planificada para motivar a los todos a comprar sin distracciones y esto no tiene nada que ver con brillantes anuncios de neón o carteles de ofertas más grandes, sino con algo que parecería ser más insignificante: la ausencia de ventanas hacia el exterior.Además de impulsar el consumo de los clientes al evitar estímulos desde el exterior como el clima o la hora del día, otra de las principales razones por las que los centros comerciales no tienen ventanas es para aprovechar el espacio de las paredes para colocar la mayor cantidad de estanterías y vidrieras, lo que permite a los negocios mostrar más productos y, en consecuencia, aumentar sus ventas.Burt Flickinger, experto en retail y director de la consultora Strategic Resource Group, detalló en entrevista con CNN que “menos ventanas y más paredes significan más espacio para que los minoristas añadan estantes y barras para almacenar sus productos y maximizar las ventas por metro cuadrado”.Previamente, el académico de Gestión, Marketing y Turismo de la Universidad de Innsbruck, en Austria, Mathias Streicher, ya había explicado a Business Insider que el costo del suelo en los centros comerciales se vuelve el principal responsable de la falta de luz natural: “El espacio es extremadamente caro, sobre todo en los centros urbanos y por eso debe aprovecharse al máximo. Los grandes ventanales verticales son casi imposibles, porque la mayor parte del espacio está ocupado por grandes estanterías”.Por si esto fuera poco, la necesidad de hacer un control del clima eficiente es otro factor importante para que se eviten las grandes entradas de aire y luz en los centros comerciales. Las ventanas pueden propiciar una considerable pérdida de energía, ya que permiten el intercambio de calor en verano y la salida de calor en invierno, por lo que el diseño parecido a una caja de zapatos, comenzó a popularizarse durante la crisis energética de los años 70, cuando la eficiencia energética se convirtió en una prioridad.El dilema de eliminar ventanas frente al clima y la luz naturalCon el paso de los años y los avances tecnológicos, se pone en duda la pertinencia de estos diseños de centros comerciales sin ventanas. En 2002, un estudio del Laboratorio Nacional de Energías Renovables de Colorado, Estados Unidos, llegó a la conclusión de que las personas que permanecen mucho tiempo en una “caja negra con luz artificial” y herméticamente cerrada, podrían tener sentimientos de ansiedad y tarde o temprano querrán irse, por lo que recomendó la luz natural.Como ejemplo de estas buenas prácticas, refirieron el caso de la tienda de artículos para el hogar y la construcción Big Horn, ubicada en Silverthorne, Colorado, que fue uno de los primeros edificios comerciales en EE.UU. en instalar “un sistema informático que equilibra automáticamente los niveles de ventilación e iluminación para garantizar a los clientes el confort óptimo para comprar”, además de estar impulsado por paneles de energía solar.La arquitecta Michaela von Baumgarten relató a Business Insider que algunas empresas, como la cadena de supermercados Aldi, en Alemania, emprenden proyectos de renovación de sus tiendas para aprovechar la luz solar y reducir así el gasto en iluminación artificial, que constan de cristales con tecnología que filtra la radiación para que no afecte los productos en los estantes al tiempo que permite ahorros considerables en el pago de electricidad.Otro ejemplo del cambio en el paradigma, es el American Dream Mall en East Rutherford, New Jersey, Estados Unidos, que fue inaugurado en 2019 y sorprende por su incorporación de elementos de luz natural en su diseño. Sin embargo, estos casos todavía son una excepción, ya que la mayoría de los centros comerciales mantienen un diseño sin ventanas por las razones mencionadas anteriormente.  

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles