25 C
Los Angeles
miércoles, julio 17, 2024

Feed suspended! Please contact the owner.

Inoreader Pro plan is required to export...

“Ha llegado lo que Honduras y su democracia anhela”

Tras la llegada y juramentación del diputado,...

Propiedades químicas del Carbono (C)

DAVID RAUDALES BLOGPropiedades químicas del Carbono (C)

PropiedadesCarbono (C)Valencia2,+4, -4Número atómico6Estado de oxidación+4Masa atómica12,01 g/molDensidad2,26 g/ml (grafito), variable en otra configuraciónPunto de ebulliciónNo tiene, sublima (pasa directamente a gas) a 3825°CPunto de fusiónNo tiene, no se derriteDescubridorConocido desde la antigüedad

Carbono (C)

¿Qué es el Carbono?

El carbono es el elemento químico de número atómico 6, lo que significa que cada átomo de carbono cuenta con 6 protones en su núcleo atómico. En la tabla periódica está situado en el periodo 2, encabezando el grupo 14, un grupo conocido como los tetrelos. Los tetrelos están caracterizados por tener 4 electrones de valencia, que utilizan para unirse entre ellos o a otros elementos con enlaces simples, dobles triples o cuádruples.

Debido a esta química singular, podemos encontrar carbono en una gran variedad de compuestos, aunque también se puede encontrar en su forma pura. Entre los minerales más conocidos formados por carbono se encuentran el grafito y diamante, dos minerales alótropos. Esto quiere decir que están formados por el mismo elemento, pero que sus átomos se ordenan de forma distinta, lo que les confiere unas propiedades únicas. El grafito, que está formado por láminas trigonales de carbono, es un material blando y de color grisáceo o negro, mientras que el diamante, donde los átomos se disponen de forma cúbica, es el mineral natural con mayor dureza jamás encontrado, y es transparente.

Aunque se conoce desde la antigüedad, fue el químico francés Antoine Laurent Lavoisier quien clasificó al carbono como elemento y, con sus experimentos, demostró que los diamantes están hechos de carbono. El carbono conforma un 0,025% de la corteza terrestre, y principalmente se encuentra en los minerales carbonados. Algunos de estos minerales, como la antracita, una forma de carbón mineral, pueden contener hasta un 98% de carbono.

Propiedades químicas del Carbono (C)

El átomo de carbono tiene una configuración electrónica 1s² 2s² 2p²El carbono tiende a formar enlaces covalentes, es decir, que tiende a compartir electrones con otros átomos para aumentar su estabilidad.Su masa atómica es de 12,01 g/mol y su densidad, depende en gran medida del alótropo que se mida. El grafito tiene una densidad de 2,26 g/ml, mientras que el diamante de 3,15 g/ml.El carbono habitualmente se encuentra formando grafito, que tiene un color negro metalizado. Sin embargo, si se encuentra cristalizado en forma de diamante, es transparente.Otros alótropos del carbono son los fullerenos, en los que el carbono se ordena en forma esférica; la lonsdaleita; el grafeno, que sería una de las capas del grafito y los nanotubos de carbono.A presión ambiente no se puede encontrar carbono en estado líquido, si no que sublima, y pasa de sólido a gas a una temperatura de 3825 °CLos isótopos estables de carbono estables son C¹² y C¹³, pero probablemente el C¹⁴ sea el isótopo radiactivo más conocido por su amplia utilización en la datación de restos orgánicos antiguos.Además del C¹⁴ se conocen una gran cantidad de isótopos radiactivos del carbono, desde el C⁸ hasta el C²², pero el C¹⁴ es el único que se puede encontrar en la naturaleza, ya que se forma constantemente en las capas superiores de la atmósfera.El carbono es el cuarto elemento más abundante del universo conocido, aunque únicamente conforma cerca de un 0,025% de la corteza terrestre. En los seres vivos encontramos mucho más de este elemento, y es responsable de alrededor del 18,5% del peso de nuestro cuerpo.Su nombre proviene del carbón, y fue de los primeros elementos en ser incluidos en la lista de ordenación de los elementos que creó Lavoisier.

Efectos sobre la salud

El carbono es la base de la química orgánica. Es decir, todas las reacciones que permiten la vida tal y como la conocemos contienen algún compuesto o molécula con carbono. Por tanto, sin carbono no habría vida, o al menos tal y como la conocemos. Ahora bien, algunos de los compuestos tóxicos más letales son, precisamente, compuestos orgánicos que interfieren con el funcionamiento normal de las estructuras celulares. El ejemplo más famoso es la tetrodotoxina, una neurotoxina tan letal, que un solo 1 microgramo puede acabar con la vida de una persona adulta. También son de especial preocupación los contaminantes orgánicos persistentes, una serie de compuestos poco solubles en agua, pero muy solubles en grasas que se pueden acumular en el tejido adiposo de los seres vivos.

Debido a que los organismos no pueden eliminarlos, comienza el proceso de bioacumulación, es decir, que estos compuestos tóxicos concentran dentro de los seres vivos. Cuando los organismos son devorados por otros, los compuestos tóxicos pasan al depredador, aumentando de concentración según se asciende en la cadena trófica. En los grandes depredadores, como los supercarnívoros, o los humanos, la acumulación de estas sustancias alcanzar niveles peligrosos.

El carbono elemental no es tóxico, y al ser ingerido no reacciona con los ácidos del estómago ni es absorbido por los intestinos. Sin embargo, la inhalación de polvo de carbón puede llegar a ser peligrosa, ya que al entrar en los pulmones puede provocar irritación. Si esta inhalación ocurre habitualmente, como en el caso de los mineros de carbón, se puede acabar desarrollando una enfermedad denominada neumoconiosis. En los casos más leves, las partículas de polvo de carbón entran en los alveolos pulmonares, donde son ingeridos por los macrófagos del sistema inmunológico, que dan la voz de alarma y producen inflamación. Pero en los más graves, producidos por años de exposición, la inflamación provoca una fibrosis, lo que disminuye la capacidad pulmonar, o incluso necrosis, la muerte del tejido.

Efectos ambientales del carbono

El carbono, como elemento, no tiene ningún efecto nocivo para el medio ambiente. Ahora bien, la extracción y la quema de combustibles basados en carbono, como el petróleo, el carbón o el gas natural son los principales responsables de los profundos cambios que han sufrido los ecosistemas en el último siglo. La liberación de CO₂ por parte de las actividades humanas ha provocado que la concentración de este gas en la atmósfera aumente de las 300 partes por millón a principios del siglo XX a las 426 que se registraron en junio del 2024. Este gas es capaz de retener el calor proveniente del sol, lo que se espera que se traduce en los cambios en el clima que se viene notando especialmente durante la última década.

La minería de diamantes también ha provocado profundos cambios ambientales en los alrededores de los principales yacimientos. La extracción se suele realizar en minas a cielo abierto, por lo que se excavan enormes agujeros de cientos de metros de profundidad y hasta varios kilómetros de ancho, con el enorme impacto que eso supone a los ecosistemas circundantes. Los mayores exportadores de diamantes son Botsuana, Rusia, Angola, Canadá y Sudáfrica.

Aunque uno de los impactos más interesantes del carbono se debe a su isótopo más conocido, el carbono 14. El C¹⁴ es una fuente constante de radiactividad, y se trata de un isótopo que se forma de forma natural por el choque de rayos cósmicos provenientes de nuestra estrella. Estos rayos son capaces de liberar neutrones de ciertos átomos, que chocarán con el nitrógeno presente y liberarán un protón de su núcleo, dando lugar al C¹⁴. Una vez formado, químicamente actúa igual que el C¹², es decir, el C¹⁴ se une al oxígeno para dar lugar a CO₂ y, a través de la fotosíntesis, entra al ciclo del carbono. Por ello, mientras sigan consumiendo alimento, los seres vivos tienen una cantidad de C¹⁴ constante en sus estructuras celulares. Una vez mueren, el C¹⁴, que tiene una semivida de 5730 años, se va descomponiendo en C¹². Por tanto, si una muestra biológica contiene la mitad de C¹⁴ de lo que debería, puede datarse en 5730 años, si tiene un cuarto, en 11460 años, y de este modo se pueden datar hasta aproximadamente 60000 años, cuando la cantidad de C¹⁴ se vuelve indetectable.

PropiedadesCarbono (C)Valencia2,+4, -4Número atómico6Estado de oxidación+4Masa atómica12,01 g/molDensidad2,26 g/ml (grafito), variable en otra configuraciónPunto de ebulliciónNo tiene, sublima (pasa directamente a gas) a 3825°CPunto de fusiónNo tiene, no se derriteDescubridorConocido desde la antigüedad

Carbono (C)

¿Qué es el Carbono?

El carbono es el elemento químico de número atómico 6, lo que significa que cada átomo de carbono cuenta con 6 protones en su núcleo atómico. En la tabla periódica está situado en el periodo 2, encabezando el grupo 14, un grupo conocido como los tetrelos. Los tetrelos están caracterizados por tener 4 electrones de valencia, que utilizan para unirse entre ellos o a otros elementos con enlaces simples, dobles triples o cuádruples.

Debido a esta química singular, podemos encontrar carbono en una gran variedad de compuestos, aunque también se puede encontrar en su forma pura. Entre los minerales más conocidos formados por carbono se encuentran el grafito y diamante, dos minerales alótropos. Esto quiere decir que están formados por el mismo elemento, pero que sus átomos se ordenan de forma distinta, lo que les confiere unas propiedades únicas. El grafito, que está formado por láminas trigonales de carbono, es un material blando y de color grisáceo o negro, mientras que el diamante, donde los átomos se disponen de forma cúbica, es el mineral natural con mayor dureza jamás encontrado, y es transparente.

Aunque se conoce desde la antigüedad, fue el químico francés Antoine Laurent Lavoisier quien clasificó al carbono como elemento y, con sus experimentos, demostró que los diamantes están hechos de carbono. El carbono conforma un 0,025% de la corteza terrestre, y principalmente se encuentra en los minerales carbonados. Algunos de estos minerales, como la antracita, una forma de carbón mineral, pueden contener hasta un 98% de carbono.

Propiedades químicas del Carbono (C)

El átomo de carbono tiene una configuración electrónica 1s² 2s² 2p²El carbono tiende a formar enlaces covalentes, es decir, que tiende a compartir electrones con otros átomos para aumentar su estabilidad.Su masa atómica es de 12,01 g/mol y su densidad, depende en gran medida del alótropo que se mida. El grafito tiene una densidad de 2,26 g/ml, mientras que el diamante de 3,15 g/ml.El carbono habitualmente se encuentra formando grafito, que tiene un color negro metalizado. Sin embargo, si se encuentra cristalizado en forma de diamante, es transparente.Otros alótropos del carbono son los fullerenos, en los que el carbono se ordena en forma esférica; la lonsdaleita; el grafeno, que sería una de las capas del grafito y los nanotubos de carbono.A presión ambiente no se puede encontrar carbono en estado líquido, si no que sublima, y pasa de sólido a gas a una temperatura de 3825 °CLos isótopos estables de carbono estables son C¹² y C¹³, pero probablemente el C¹⁴ sea el isótopo radiactivo más conocido por su amplia utilización en la datación de restos orgánicos antiguos.Además del C¹⁴ se conocen una gran cantidad de isótopos radiactivos del carbono, desde el C⁸ hasta el C²², pero el C¹⁴ es el único que se puede encontrar en la naturaleza, ya que se forma constantemente en las capas superiores de la atmósfera.El carbono es el cuarto elemento más abundante del universo conocido, aunque únicamente conforma cerca de un 0,025% de la corteza terrestre. En los seres vivos encontramos mucho más de este elemento, y es responsable de alrededor del 18,5% del peso de nuestro cuerpo.Su nombre proviene del carbón, y fue de los primeros elementos en ser incluidos en la lista de ordenación de los elementos que creó Lavoisier.

Efectos sobre la salud

El carbono es la base de la química orgánica. Es decir, todas las reacciones que permiten la vida tal y como la conocemos contienen algún compuesto o molécula con carbono. Por tanto, sin carbono no habría vida, o al menos tal y como la conocemos. Ahora bien, algunos de los compuestos tóxicos más letales son, precisamente, compuestos orgánicos que interfieren con el funcionamiento normal de las estructuras celulares. El ejemplo más famoso es la tetrodotoxina, una neurotoxina tan letal, que un solo 1 microgramo puede acabar con la vida de una persona adulta. También son de especial preocupación los contaminantes orgánicos persistentes, una serie de compuestos poco solubles en agua, pero muy solubles en grasas que se pueden acumular en el tejido adiposo de los seres vivos.

Debido a que los organismos no pueden eliminarlos, comienza el proceso de bioacumulación, es decir, que estos compuestos tóxicos concentran dentro de los seres vivos. Cuando los organismos son devorados por otros, los compuestos tóxicos pasan al depredador, aumentando de concentración según se asciende en la cadena trófica. En los grandes depredadores, como los supercarnívoros, o los humanos, la acumulación de estas sustancias alcanzar niveles peligrosos.

El carbono elemental no es tóxico, y al ser ingerido no reacciona con los ácidos del estómago ni es absorbido por los intestinos. Sin embargo, la inhalación de polvo de carbón puede llegar a ser peligrosa, ya que al entrar en los pulmones puede provocar irritación. Si esta inhalación ocurre habitualmente, como en el caso de los mineros de carbón, se puede acabar desarrollando una enfermedad denominada neumoconiosis. En los casos más leves, las partículas de polvo de carbón entran en los alveolos pulmonares, donde son ingeridos por los macrófagos del sistema inmunológico, que dan la voz de alarma y producen inflamación. Pero en los más graves, producidos por años de exposición, la inflamación provoca una fibrosis, lo que disminuye la capacidad pulmonar, o incluso necrosis, la muerte del tejido.

Efectos ambientales del carbono

El carbono, como elemento, no tiene ningún efecto nocivo para el medio ambiente. Ahora bien, la extracción y la quema de combustibles basados en carbono, como el petróleo, el carbón o el gas natural son los principales responsables de los profundos cambios que han sufrido los ecosistemas en el último siglo. La liberación de CO₂ por parte de las actividades humanas ha provocado que la concentración de este gas en la atmósfera aumente de las 300 partes por millón a principios del siglo XX a las 426 que se registraron en junio del 2024. Este gas es capaz de retener el calor proveniente del sol, lo que se espera que se traduce en los cambios en el clima que se viene notando especialmente durante la última década.

La minería de diamantes también ha provocado profundos cambios ambientales en los alrededores de los principales yacimientos. La extracción se suele realizar en minas a cielo abierto, por lo que se excavan enormes agujeros de cientos de metros de profundidad y hasta varios kilómetros de ancho, con el enorme impacto que eso supone a los ecosistemas circundantes. Los mayores exportadores de diamantes son Botsuana, Rusia, Angola, Canadá y Sudáfrica.

Aunque uno de los impactos más interesantes del carbono se debe a su isótopo más conocido, el carbono 14. El C¹⁴ es una fuente constante de radiactividad, y se trata de un isótopo que se forma de forma natural por el choque de rayos cósmicos provenientes de nuestra estrella. Estos rayos son capaces de liberar neutrones de ciertos átomos, que chocarán con el nitrógeno presente y liberarán un protón de su núcleo, dando lugar al C¹⁴. Una vez formado, químicamente actúa igual que el C¹², es decir, el C¹⁴ se une al oxígeno para dar lugar a CO₂ y, a través de la fotosíntesis, entra al ciclo del carbono. Por ello, mientras sigan consumiendo alimento, los seres vivos tienen una cantidad de C¹⁴ constante en sus estructuras celulares. Una vez mueren, el C¹⁴, que tiene una semivida de 5730 años, se va descomponiendo en C¹². Por tanto, si una muestra biológica contiene la mitad de C¹⁴ de lo que debería, puede datarse en 5730 años, si tiene un cuarto, en 11460 años, y de este modo se pueden datar hasta aproximadamente 60000 años, cuando la cantidad de C¹⁴ se vuelve indetectable.

 PropiedadesCarbono (C)Valencia2,+4, -4Número atómico6Estado de oxidación+4Masa atómica12,01 g/molDensidad2,26 g/ml (grafito), variable en otra configuraciónPunto de ebulliciónNo tiene, sublima (pasa directamente a gas) a 3825°CPunto de fusiónNo tiene, no se derriteDescubridorConocido desde la antigüedadCarbono (C)¿Qué es el Carbono?Propiedades químicas del Carbono (C)Efectos sobre la saludEfectos ambientales del carbono¿Qué es el Carbono?El carbono es el elemento químico de número atómico 6, lo que significa que cada átomo de carbono cuenta con 6 protones en su núcleo atómico. En la tabla periódica está situado en el periodo 2, encabezando el grupo 14, un grupo conocido como los tetrelos. Los tetrelos están caracterizados por tener 4 electrones de valencia, que utilizan para unirse entre ellos o a otros elementos con enlaces simples, dobles triples o cuádruples.Debido a esta química singular, podemos encontrar carbono en una gran variedad de compuestos, aunque también se puede encontrar en su forma pura. Entre los minerales más conocidos formados por carbono se encuentran el grafito y diamante, dos minerales alótropos. Esto quiere decir que están formados por el mismo elemento, pero que sus átomos se ordenan de forma distinta, lo que les confiere unas propiedades únicas. El grafito, que está formado por láminas trigonales de carbono, es un material blando y de color grisáceo o negro, mientras que el diamante, donde los átomos se disponen de forma cúbica, es el mineral natural con mayor dureza jamás encontrado, y es transparente.Aunque se conoce desde la antigüedad, fue el químico francés Antoine Laurent Lavoisier quien clasificó al carbono como elemento y, con sus experimentos, demostró que los diamantes están hechos de carbono. El carbono conforma un 0,025% de la corteza terrestre, y principalmente se encuentra en los minerales carbonados. Algunos de estos minerales, como la antracita, una forma de carbón mineral, pueden contener hasta un 98% de carbono.Propiedades químicas del Carbono (C)El átomo de carbono tiene una configuración electrónica 1s² 2s² 2p²El carbono tiende a formar enlaces covalentes, es decir, que tiende a compartir electrones con otros átomos para aumentar su estabilidad.Su masa atómica es de 12,01 g/mol y su densidad, depende en gran medida del alótropo que se mida. El grafito tiene una densidad de 2,26 g/ml, mientras que el diamante de 3,15 g/ml.El carbono habitualmente se encuentra formando grafito, que tiene un color negro metalizado. Sin embargo, si se encuentra cristalizado en forma de diamante, es transparente.Otros alótropos del carbono son los fullerenos, en los que el carbono se ordena en forma esférica; la lonsdaleita; el grafeno, que sería una de las capas del grafito y los nanotubos de carbono.A presión ambiente no se puede encontrar carbono en estado líquido, si no que sublima, y pasa de sólido a gas a una temperatura de 3825 °CLos isótopos estables de carbono estables son C¹² y C¹³, pero probablemente el C¹⁴ sea el isótopo radiactivo más conocido por su amplia utilización en la datación de restos orgánicos antiguos.Además del C¹⁴ se conocen una gran cantidad de isótopos radiactivos del carbono, desde el C⁸ hasta el C²², pero el C¹⁴ es el único que se puede encontrar en la naturaleza, ya que se forma constantemente en las capas superiores de la atmósfera.El carbono es el cuarto elemento más abundante del universo conocido, aunque únicamente conforma cerca de un 0,025% de la corteza terrestre. En los seres vivos encontramos mucho más de este elemento, y es responsable de alrededor del 18,5% del peso de nuestro cuerpo.Su nombre proviene del carbón, y fue de los primeros elementos en ser incluidos en la lista de ordenación de los elementos que creó Lavoisier.Efectos sobre la saludEl carbono es la base de la química orgánica. Es decir, todas las reacciones que permiten la vida tal y como la conocemos contienen algún compuesto o molécula con carbono. Por tanto, sin carbono no habría vida, o al menos tal y como la conocemos. Ahora bien, algunos de los compuestos tóxicos más letales son, precisamente, compuestos orgánicos que interfieren con el funcionamiento normal de las estructuras celulares. El ejemplo más famoso es la tetrodotoxina, una neurotoxina tan letal, que un solo 1 microgramo puede acabar con la vida de una persona adulta. También son de especial preocupación los contaminantes orgánicos persistentes, una serie de compuestos poco solubles en agua, pero muy solubles en grasas que se pueden acumular en el tejido adiposo de los seres vivos.Debido a que los organismos no pueden eliminarlos, comienza el proceso de bioacumulación, es decir, que estos compuestos tóxicos concentran dentro de los seres vivos. Cuando los organismos son devorados por otros, los compuestos tóxicos pasan al depredador, aumentando de concentración según se asciende en la cadena trófica. En los grandes depredadores, como los supercarnívoros, o los humanos, la acumulación de estas sustancias alcanzar niveles peligrosos.El carbono elemental no es tóxico, y al ser ingerido no reacciona con los ácidos del estómago ni es absorbido por los intestinos. Sin embargo, la inhalación de polvo de carbón puede llegar a ser peligrosa, ya que al entrar en los pulmones puede provocar irritación. Si esta inhalación ocurre habitualmente, como en el caso de los mineros de carbón, se puede acabar desarrollando una enfermedad denominada neumoconiosis. En los casos más leves, las partículas de polvo de carbón entran en los alveolos pulmonares, donde son ingeridos por los macrófagos del sistema inmunológico, que dan la voz de alarma y producen inflamación. Pero en los más graves, producidos por años de exposición, la inflamación provoca una fibrosis, lo que disminuye la capacidad pulmonar, o incluso necrosis, la muerte del tejido.Efectos ambientales del carbonoEl carbono, como elemento, no tiene ningún efecto nocivo para el medio ambiente. Ahora bien, la extracción y la quema de combustibles basados en carbono, como el petróleo, el carbón o el gas natural son los principales responsables de los profundos cambios que han sufrido los ecosistemas en el último siglo. La liberación de CO₂ por parte de las actividades humanas ha provocado que la concentración de este gas en la atmósfera aumente de las 300 partes por millón a principios del siglo XX a las 426 que se registraron en junio del 2024. Este gas es capaz de retener el calor proveniente del sol, lo que se espera que se traduce en los cambios en el clima que se viene notando especialmente durante la última década.La minería de diamantes también ha provocado profundos cambios ambientales en los alrededores de los principales yacimientos. La extracción se suele realizar en minas a cielo abierto, por lo que se excavan enormes agujeros de cientos de metros de profundidad y hasta varios kilómetros de ancho, con el enorme impacto que eso supone a los ecosistemas circundantes. Los mayores exportadores de diamantes son Botsuana, Rusia, Angola, Canadá y Sudáfrica.Aunque uno de los impactos más interesantes del carbono se debe a su isótopo más conocido, el carbono 14. El C¹⁴ es una fuente constante de radiactividad, y se trata de un isótopo que se forma de forma natural por el choque de rayos cósmicos provenientes de nuestra estrella. Estos rayos son capaces de liberar neutrones de ciertos átomos, que chocarán con el nitrógeno presente y liberarán un protón de su núcleo, dando lugar al C¹⁴. Una vez formado, químicamente actúa igual que el C¹², es decir, el C¹⁴ se une al oxígeno para dar lugar a CO₂ y, a través de la fotosíntesis, entra al ciclo del carbono. Por ello, mientras sigan consumiendo alimento, los seres vivos tienen una cantidad de C¹⁴ constante en sus estructuras celulares. Una vez mueren, el C¹⁴, que tiene una semivida de 5730 años, se va descomponiendo en C¹². Por tanto, si una muestra biológica contiene la mitad de C¹⁴ de lo que debería, puede datarse en 5730 años, si tiene un cuarto, en 11460 años, y de este modo se pueden datar hasta aproximadamente 60000 años, cuando la cantidad de C¹⁴ se vuelve indetectable.  

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles