31.5 C
Los Angeles
miércoles, julio 24, 2024

Pescando en un tanque de tiburones

DAVID RAUDALES BLOGPescando en un tanque de tiburones

Los pescadores de Honduras están amenazados por el cambio climático, la pesca industrial y la corrupción en su propio país. Como faltan grandes soluciones, la organización “Rare” les ayuda a pequeña escala. ¿Por qué Les debería interesar? Porque todo está interconectado.

Por Svenja Beller

Este es un texto sobre personas y peces. Sobre personas que viven de peces y peces que ya no viven debido a las personas.

Los efectos del cambio climático son más que evidentes en las playas del Caribe hondureña. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn).

Podría ser tan simple como un bote, un sedal, un señuelo, pero por supuesto es mucho más. Se trata de camarones, que llenan de manera confiable los estantes de los congeladores en todo el mundo, como si provinieran de una fuente inagotable. Se trata de centrales eléctricas a carbón que derriten glaciares que luego se licuan y devoran costas. Y, se trata también de un polvo blanco que destruye las mucosas nasales en discotecas y, en países como Honduras, destruyen todo.

Todo esto hace que la vida sea más difícil de lo que ya era para las familias de pescadores, en este país de unos diez millones de habitantes situado en Centroamérica entre Nicaragua, El Salvador y Guatemala. No se puede esperar que nada de esto termine por si solo. Las negociaciones sobre un Acuerdo Pesquero Internacional acaban de fracasar, más de 2.400 centrales eléctricas alimentadas con carbón en todo el mundo siguen expulsando a la atmósfera gases que derriten los glaciares y la cocaína encuentra siempre su camino. Éste sigue siendo, sin embargo, un texto esperanzador.

Porque a veces no hace falta mucho para ayudar a alguien. A veces son ideas sorprendentemente simples las que marcan la diferencia para las personas que necesitan ayuda. En este caso se trata de la organización no gubernamental internacional Rare, que con su programa “Fish Forever” quiere ayudar a las comunidades pesqueras de todo el mundo a tener peces para siempre, como su nombre lo indica. Fortalecer la pesca artesanal, debilitar la industrial si es posible, proteger el pescado, ahorrar dinero. Nada de esto es fácil en un país como Honduras.

También lea: Honduras conmemora día del Árbol en medio de pérdidas masivas de bosque

El privilegio de las estadísticas

El 29 de febrero fue el «Día del fin del pescado» en Alemania, es decir, el día a partir del cual agotamos nuestras propias reservas de pescado para nuestro consumo anual, según las organizaciones “Pan para el Mundo”, “Fair Oceans” y “Slow Food Alemania”. Naturalmente esto no significa que a partir de ese día ya no haya pescado para comprar en Alemania. Simplemente el pescado viene de otro lugar. Es un privilegio que ya no tengamos pescado «estadísticamente hablando» y que la desigualdad siga aumentando «a nivel mundial» Para el pueblo de Honduras, esta frase se aplica sin las restricciones entre comillas.

Por ejemplo, para Marcos Padilla. Él es pescador como su padre, su abuelo, probablemente su bisabuelo y ahora definitivamente su hijo Oneal. En ambas direcciones del árbol genealógico: Pescador. O como lo explica Padilla: “Soy pescador. Fui pescador industrial y ahora soy pescador artesanal. Este es el camino que tomé para mantener a mi familia: la pesca. En otras palabras, eso es lo que podemos hacer aquí”. Padilla vive con su familia en Quinito, en la costa caribeña de Honduras. El país es tan pobre que más de la mitad de la población vive con menos del equivalente a 6,28 euros al día, el umbral de pobreza fijado por el Banco Mundial.

Marcos Padilla y su familia viven bajo este límite. A su pueblo de 600 habitantes sólo se puede llegar en barco desde el próximo municipio más grande, Santa Fe. Si el mar está demasiado agitado, se puede llegar a él a través de una caminata de tres horas a través de la jungla. A veces ni siquiera así. El aumento del nivel del mar está devorando las playas de la zona y los muros de protección temporales no siempre pueden proteger las casas detrás de ellos. Todo el mundo lo sabe, pero nadie quiere aceptarlo. Para 2050, el nivel del mar en la costa atlántica aumentará entre setenta y ochenta milímetros y las primeras aldeas del oeste de Honduras ya habrán tenido que ser reubicadas. Y las tormentas que se convierten en huracanes en esta parte del mundo se volverán más fuertes. Hace cuatro años, los huracanes Eta e Iota devastaron la zona, y una tormenta más pequeña, el invierno pasado, arrancó el muelle de Santa Fe de la costa.

Quinito tiene suerte, las playas de piedra de aquí todavía resisten el oleaje. La mayoría de las casas están hechas de hormigón desnudo y chapa ondulada. De algunos árboles y palmeras cuelgan botellas de plástico partidas por la mitad y encima un bote de plástico al revés, también partido por la mitad. Sólo en estos lugares la red es lo suficientemente buena como para que los teléfonos móviles reciban mensajes si los colocas en botellas de plástico durante un tiempo suficiente.

No hay muchas opciones aquí aparte de pescar y cultivar vegetales como yuca, plátano, maíz y frijoles. La mayoría de la gente hace ambas cosas. Esta puede ser una buena vida siempre y cuando las verduras crezcan y los peces piquen. Pero ya no ocurre eso. Edinaldo Martines Puerto, un hombre tranquilo de 66 años y presidente del grupo de pescadores de Quinito, recuerda: «Antes íbamos a pescar una o dos horas y traíamos suficiente para la familia”. Ahora la mayoría de la gente sale toda en sus canoas, tan estrechas que apenas se puede estar uno al lado del otro.

Marcos Padilla prefiere el día. Hoy el mar está agitado y enfila la canoa hacia las crestas de las olas. El spray le pega la camiseta a la parte superior del cuerpo, al igual que su hijo Oneal, de 21 años, que se queda erguido frente a él como si fuera una plomada convertida en ser humano. Tiraron el hilo de pescar y lo enrollaron con sus propias manos sin carrete, hoy traerán a casa un pargo moteado rojo. Oneal pesca desde los siete años. «Me encanta trabajar en el barco, especialmente junto a mi padre», dice. También ama al “Borussia Dortmund”, el club cuyo pantalón viste, el fútbol como puente entre dos mundos.

El hecho de que incluso le sea posible seguir pescando aquí en el futuro se debe a ideas simples que marcan una gran diferencia. Estas ideas se las trajo Riky Ellis de “Rare”. Ellis es un hombre siempre alegre y hambriento, del tamaño de un árbol de Santa Fe. Pertenece al grupo étnico garífuna, que se remonta a los esclavos náufragos de África Occidental del siglo XVII. Es importante que Ellis, de 36 años, enfatice que todo se decida en conjunto. “No se puede regalar un motor a alguien que no sabe cómo utilizarlo. Los pescadores reconocieron sus debilidades y comenzaron a convertirlas en fortalezas”.

Pobladores como Edinaldo Martínes Puerto recuerdan montañas de peces muertos en la playa, atacados por pájaros y perros. Los pescadores los habían clasificado como demasiado pequeños porque los pescaban con redes demasiado apretadas. Estas redes están ahora prohibidas, al igual que la pesca en zonas de protección recientemente establecidas. Frente a Quinito ya no se permite pescar nada en un área de poco más de cuatro kilómetros cuadrados. En un cartel en la playa está marcado directamente en un mapa con coordenadas GPS, que muestran peces, corales y cangrejos perfectos. “Rare” había utilizado modelos informáticos para calcular que el arrecife en esta zona estaba tan perfectamente vivo como estaba pintado aquí. Cristhian Pérez, director de programas de “Rare”, y sus colegas los sumergieron y recogieron muestras para ver si la computadora y los pescadores estaba en lo cierto. “Ya conocían la zona, la mayoría simplemente ve la montaña y la estructura de la ola y se adaptan a ellas”, dice Pérez. Todavía es demasiado pronto para poder medir el éxito, pero la esperanza es que los peces de estas zonas protegidas se recuperen en cantidades tales que puedan ser capturados en sus alrededores sin poner en peligro las existencias.

Las riberas de las playas del Caribe hondureño están invadidas de palma africana, generando un daño a los ecosistemas. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn)

Lea: Congreso Nacional deroga decreto que permitió construcción de proyecto habitacional en El Merendón

Las capturas invisibles

Hay varias razones por las que cada vez hay menos peces. Los grandes arrastreros de todo el mundo están sobrepescando los caladeros en nombre de los sectores privilegiados de la población mundial, y Honduras no es una excepción. Antes eran los barcos estadounidenses los que vaciaban las aguas hondureñas, pero hoy son los barcos hondureños los que exportan la mayor parte de sus capturas a los EE.UU. Los alemanes también compran camarones de Honduras, unas 340 toneladas en 2023. Si un día ya no quedan gambas aquí, la industria alemana simplemente las comprará en otro país. Lo que esto significa para la gente aquí es que ya no comerán camarones. Como apenas hay otras opciones, muchas personas de los pueblos costeros trabajan en los barcos de pesca, como lo hizo Marcos Padilla durante años, ocho meses en el mar, cuatro meses en casa. En los grandes barcos sacan los peces del mar, que luego sus propias comunidades pierden. Explotación por falta de oportunidades.

La respuesta a eso: crear oportunidades. La alternativa para los pescadores industriales es la pesca artesanal; si rindiera lo suficiente, ninguno de los hombres pasaría ocho meses, año tras año, durmiendo en la cabina de un arrastrero industrial, dejando a su esposa e hijos durante ocho meses, caminando sobre el fondo oscilante. de un barco durante ocho largos meses. Para que la pesca artesanal vuelva a ser rentable para ellos, “Rare” protege las poblaciones de peces y hace visibles a los pescadores, entre ellos mujeres.

Durante mucho tiempo se desconoció por completo cuántos pescadores artesanales había en Honduras. Toda pesca “a menos de tres millas náuticas de la costa en embarcaciones de menos de tres toneladas de capacidad y utilizando equipos de pesca sencillos” no requería registro ni licencia. Como resultado, nadie sabía cuántos pescadores capturaban cuánto pescado. Y como resultado, las estadísticas oficiales de capturas tampoco eran incorrectas. Un estudio de 2015 realizado por la iniciativa de investigación “Sea Around Us” de la Universidad de Columbia Británica encontró que la cantidad de pescado capturado en Honduras es más del doble de la cantidad que el país reporta a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Los investigadores achacaron el cuarenta por ciento de esto a la pesca artesanal no declarada y el once por ciento al uso personal.

El Centro de Estudios Marinos, CEM, una organización socia de “Rare”, diseñó un sistema de registro en 2017, uno que llega a los pescadores de los pueblos para que no tengan que viajar y luego no hacerlo. “Ahora tenemos datos más precisos sobre la pesquería, es decir, quién está pescando y qué está pescando”, dice Cristhian Pérez, quien dirigió el desarrollo del sistema para CEM en ese momento y ahora lo está desarrollando aún más para “Rare”. “Ahora podemos intentar cambiar las leyes nacionales de pesca porque ahora entienden que no hay sólo cinco pescadores artesanales en la comunidad de al lado. Ahora entienden que hay más de 7.000 pescadores”. Según un estudio publicado en 2019 por un equipo de investigación internacional, los pescadores artesanales capturan colectivamente incluso más del mar que la pesca industrial. Ahora deberían registrar sus capturas a través de la aplicación, pero eso aún no funciona. Pérez sabe que hay que tener paciencia ante este tipo de cambios.

El problema de la pesca industrial destructiva persiste. El estudio de la Universidad de Columbia Británica atribuye el 45 por ciento de las capturas no declaradas a la captura incidental de las pesquerías industriales de camarón con arrastre de fondo. Las capturas incidentales son peces que mueren completamente en vano y, por lo general, simplemente se arrojan sin vida al mar. Sobrepesca por conveniencia. Para proteger a los pescadores artesanales de las consecuencias, “Rare” se ha asociado con los alcaldes de las ciudades costeras. Alcaldes como Héctor Mendoza de Trujillo, unos kilómetros al este, cuyo ayuntamiento se asienta sobre una colina con vistas al mar Caribe.

“Los arrastreros industriales son tan grandes que los pescadores locales tuvieron que ir muy lejos porque no encontraban suficiente”, dice con un marcado acento americano. Por eso Mendoza, que ahora suda por el calor del mediodía, ha presionado para que se cierren a la pesca industrial las aguas territoriales de su área administrativa (doce millas náuticas). Al igual que los alcaldes de Limón, Iriona y Santa Fe. El objetivo de “Rare” es persuadir al Congreso Nacional para que coloque todas las aguas territoriales de Honduras bajo esta protección. Mientras eso no suceda, seguirán distrito por distrito.

La intrusión marina, a consecuencia de los efectos del cambio climático, en la comunidad de Barra de Motagua, en el departamento de Cortés, ha desplazado a más de 80 familias de la zona. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn)

De interés: Nulo tratamiento del aire sumerge a Tegucigalpa en capa de humo 

Los narcos son como medusas bajo el agua

Lo mismo ocurre con el trabajo político en Honduras. Debido a que existe una estructura de poder oficial, que desde hace dos años está encabezada por la primera presidenta elegida democráticamente, Xiomara Castro, quien sonríe rígidamente en una fotografía en la oficina de Mendoza. Y luego está la estructura de poder no oficial presidida por los cárteles de la droga no elegidos que contrabandean cocaína por todo el país para venderla a consumidores en Estados Unidos y Europa. No sonríen en ninguna foto en las oficinas de nadie, pero se infiltran en todo, la política, la policía, los militares. Un Estado construido en base a la corrupción. Según “Human Rights Watch”, Honduras es uno de los países más violentos del mundo: la policía informó de 3.661 asesinatos en 2022, lo que corresponde a 38 asesinatos por cada 100.000 habitantes. No debería sorprender que miles de hondureños estén haciendo el largo e ilegal viaje a Estados Unidos en 2021, más de un millón de ellos vivían en el país del norte.

Su expresidente, Juan Orlando Hernández, también vive allí desde 2022, pero tras las rejas. Descrito por el Departamento de Justicia de Estados Unidos como «una figura central en una de las mayores y más violentas conspiraciones de tráfico de cocaína del mundo», fue declarado culpable de todos los cargos en su contra en marzo de este año y recientemente sentenciado a 45 años de prisión y cinco años en libertad supervisada, más el pago de una multa por ocho millones de dólares.

Intentar proteger la naturaleza en este país puede volverse peligroso rápidamente. Apenas en enero pasado, dos activistas ambientales fueron asesinados a tiros a una hora y media en auto desde Trujillo y seis meses después el hermano de uno de ellos también fue baleado. “El crimen organizado se mueve como medusas”, afirma Vanessa Sierra, quien apoya las zonas de protección marina junto a alcaldes como Héctor Mendoza y Rare. “Se mueve bajo el agua y, a veces, no se nota. ¿Cuándo lo sientes? Si realmente te conmovió”.

Pero en algunos lugares las medusas metafóricas se han convertido en una molestia tal que ya no se puede entrar al agua. El distrito administrativo vecino es uno de esos lugares, irónicamente llamado Gracias a Dios. Ni “Rare”, ni ninguna otra organización medioambiental trabaja allí. Pero todavía nos dirigimos al pueblo garífuna de Iriona, justo antes de la frontera con Gracias a Dios. “En realidad, esta zona es muy segura, aunque sea una ruta que puede pasar por procesos ilegales”, dice Cristhian Pérez. “Seguro” es un término flexible en Honduras. El interminable y polvoriento camino de grava hacia Iriona, pasando por interminables plantaciones de aceite de palma, es la ruta principal para el contrabando de cocaína. A nosotros nos cuesta que tengamos un pinchazo y un “peaje”.

Al final del camino está el pueblo de Iriona, y en este pueblo hay un centro cultural de madera, y en este centro cultural de madera un grupo de mujeres con camisetas blancas, están ahora reunidas alrededor de una caja de metal con tres candados. Por motivos de seguridad, tres mujeres diferentes llevan las llaves. La caja contiene los ahorros de las 41 mujeres que se han unido para formar un club de ahorro con la ayuda de “Rare”. Se reúnen cada semana y ponen en la cesta el equivalente a unos 250 Lempiras (nueve euros) para fines personales y unos 20 Lempiras (setenta centavos de Euro) para fines sociales. “Rare” ayudó a fundar unos cincuenta clubes de ahorro de este tipo en Honduras. Esta es otra idea simple pero efectiva: ahorrar dinero es algo que nadie aquí ha hecho antes.

Los miembros del club utilizan sus ahorros personales para financiar lavadoras, equipamiento para los barcos de pesca y estufas. Utilizan los ahorros sociales para construir baños públicos, bancos y aceras. Algunas mujeres de Iriona también utilizan el dinero para implementar sus propias ideas de negocio, como por ejemplo producir aceite de coco, pan de coco o la dulce y espesa bebida de maíz, atol. En este día de calor sofocante se lo demuestran a las demás mujeres: “¡delicioso!”, algunas gritan, ríen y aplauden.

En el camino de regreso desde la seguridad de Iriona, Pérez casi mata a uno de los perros callejeros flacos que corrían por el camino de grava. Pero otros mueren ese día. Un pollo al que Pérez efectivamente atropella, y un hombre tirado baleado en la calle junto a su motocicleta, con sangre en el rostro y las extremidades retorcidas como un cuerpo que ya estaba muerto cuando cayó al suelo. No es de aquí, dice “El Pastor” de mirada rápida, sentado en el auto con nosotros, porque además de su trabajo como pastor, también trabaja como empleado local de “Rare”. No nos detenemos para que él de su bendición, porque es mejor no involucrarse en un narcoasesinato. La gente del pueblo se comporta con normalidad y nuestro coche también; pronto se nos pincha una segunda rueda, eso es lo que quiere la carretera.

Éste sigue siendo un texto esperanzador. Porque muestra que puede haber bien en lo malo. Pesca artesanal al lado de la gran industria, zonas de protección al lado de la explotación, clubes de ahorro democráticos en medio de la corrupción, la vida rodeada de la muerte. Por supuesto, las grandes soluciones serían más útiles para el pueblo de Honduras: un acuerdo pesquero internacional, una protección climática confiable, pagos de compensación justos y el fin de la guerra contra las drogas. Pero mientras nada de eso suceda, las pequeñas soluciones tendrán que ser suficientes.

Traducción: Pedro Morazán

Originalmente este texto fue publicado en der Freintag el 18 de abril de 2024

The post Pescando en un tanque de tiburones appeared first on Criterio.hn.

Los pescadores de Honduras están amenazados por el cambio climático, la pesca industrial y la corrupción en su propio país. Como faltan grandes soluciones, la organización “Rare” les ayuda a pequeña escala. ¿Por qué Les debería interesar? Porque todo está interconectado.

Por Svenja Beller

Este es un texto sobre personas y peces. Sobre personas que viven de peces y peces que ya no viven debido a las personas.

Los efectos del cambio climático son más que evidentes en las playas del Caribe hondureña. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn).

Podría ser tan simple como un bote, un sedal, un señuelo, pero por supuesto es mucho más. Se trata de camarones, que llenan de manera confiable los estantes de los congeladores en todo el mundo, como si provinieran de una fuente inagotable. Se trata de centrales eléctricas a carbón que derriten glaciares que luego se licuan y devoran costas. Y, se trata también de un polvo blanco que destruye las mucosas nasales en discotecas y, en países como Honduras, destruyen todo.

Todo esto hace que la vida sea más difícil de lo que ya era para las familias de pescadores, en este país de unos diez millones de habitantes situado en Centroamérica entre Nicaragua, El Salvador y Guatemala. No se puede esperar que nada de esto termine por si solo. Las negociaciones sobre un Acuerdo Pesquero Internacional acaban de fracasar, más de 2.400 centrales eléctricas alimentadas con carbón en todo el mundo siguen expulsando a la atmósfera gases que derriten los glaciares y la cocaína encuentra siempre su camino. Éste sigue siendo, sin embargo, un texto esperanzador.

Porque a veces no hace falta mucho para ayudar a alguien. A veces son ideas sorprendentemente simples las que marcan la diferencia para las personas que necesitan ayuda. En este caso se trata de la organización no gubernamental internacional Rare, que con su programa “Fish Forever” quiere ayudar a las comunidades pesqueras de todo el mundo a tener peces para siempre, como su nombre lo indica. Fortalecer la pesca artesanal, debilitar la industrial si es posible, proteger el pescado, ahorrar dinero. Nada de esto es fácil en un país como Honduras.

También lea: Honduras conmemora día del Árbol en medio de pérdidas masivas de bosque

El privilegio de las estadísticas

El 29 de febrero fue el «Día del fin del pescado» en Alemania, es decir, el día a partir del cual agotamos nuestras propias reservas de pescado para nuestro consumo anual, según las organizaciones “Pan para el Mundo”, “Fair Oceans” y “Slow Food Alemania”. Naturalmente esto no significa que a partir de ese día ya no haya pescado para comprar en Alemania. Simplemente el pescado viene de otro lugar. Es un privilegio que ya no tengamos pescado «estadísticamente hablando» y que la desigualdad siga aumentando «a nivel mundial» Para el pueblo de Honduras, esta frase se aplica sin las restricciones entre comillas.

Por ejemplo, para Marcos Padilla. Él es pescador como su padre, su abuelo, probablemente su bisabuelo y ahora definitivamente su hijo Oneal. En ambas direcciones del árbol genealógico: Pescador. O como lo explica Padilla: “Soy pescador. Fui pescador industrial y ahora soy pescador artesanal. Este es el camino que tomé para mantener a mi familia: la pesca. En otras palabras, eso es lo que podemos hacer aquí”. Padilla vive con su familia en Quinito, en la costa caribeña de Honduras. El país es tan pobre que más de la mitad de la población vive con menos del equivalente a 6,28 euros al día, el umbral de pobreza fijado por el Banco Mundial.

Marcos Padilla y su familia viven bajo este límite. A su pueblo de 600 habitantes sólo se puede llegar en barco desde el próximo municipio más grande, Santa Fe. Si el mar está demasiado agitado, se puede llegar a él a través de una caminata de tres horas a través de la jungla. A veces ni siquiera así. El aumento del nivel del mar está devorando las playas de la zona y los muros de protección temporales no siempre pueden proteger las casas detrás de ellos. Todo el mundo lo sabe, pero nadie quiere aceptarlo. Para 2050, el nivel del mar en la costa atlántica aumentará entre setenta y ochenta milímetros y las primeras aldeas del oeste de Honduras ya habrán tenido que ser reubicadas. Y las tormentas que se convierten en huracanes en esta parte del mundo se volverán más fuertes. Hace cuatro años, los huracanes Eta e Iota devastaron la zona, y una tormenta más pequeña, el invierno pasado, arrancó el muelle de Santa Fe de la costa.

Quinito tiene suerte, las playas de piedra de aquí todavía resisten el oleaje. La mayoría de las casas están hechas de hormigón desnudo y chapa ondulada. De algunos árboles y palmeras cuelgan botellas de plástico partidas por la mitad y encima un bote de plástico al revés, también partido por la mitad. Sólo en estos lugares la red es lo suficientemente buena como para que los teléfonos móviles reciban mensajes si los colocas en botellas de plástico durante un tiempo suficiente.

No hay muchas opciones aquí aparte de pescar y cultivar vegetales como yuca, plátano, maíz y frijoles. La mayoría de la gente hace ambas cosas. Esta puede ser una buena vida siempre y cuando las verduras crezcan y los peces piquen. Pero ya no ocurre eso. Edinaldo Martines Puerto, un hombre tranquilo de 66 años y presidente del grupo de pescadores de Quinito, recuerda: «Antes íbamos a pescar una o dos horas y traíamos suficiente para la familia”. Ahora la mayoría de la gente sale toda en sus canoas, tan estrechas que apenas se puede estar uno al lado del otro.

Marcos Padilla prefiere el día. Hoy el mar está agitado y enfila la canoa hacia las crestas de las olas. El spray le pega la camiseta a la parte superior del cuerpo, al igual que su hijo Oneal, de 21 años, que se queda erguido frente a él como si fuera una plomada convertida en ser humano. Tiraron el hilo de pescar y lo enrollaron con sus propias manos sin carrete, hoy traerán a casa un pargo moteado rojo. Oneal pesca desde los siete años. «Me encanta trabajar en el barco, especialmente junto a mi padre», dice. También ama al “Borussia Dortmund”, el club cuyo pantalón viste, el fútbol como puente entre dos mundos.

El hecho de que incluso le sea posible seguir pescando aquí en el futuro se debe a ideas simples que marcan una gran diferencia. Estas ideas se las trajo Riky Ellis de “Rare”. Ellis es un hombre siempre alegre y hambriento, del tamaño de un árbol de Santa Fe. Pertenece al grupo étnico garífuna, que se remonta a los esclavos náufragos de África Occidental del siglo XVII. Es importante que Ellis, de 36 años, enfatice que todo se decida en conjunto. “No se puede regalar un motor a alguien que no sabe cómo utilizarlo. Los pescadores reconocieron sus debilidades y comenzaron a convertirlas en fortalezas”.

Pobladores como Edinaldo Martínes Puerto recuerdan montañas de peces muertos en la playa, atacados por pájaros y perros. Los pescadores los habían clasificado como demasiado pequeños porque los pescaban con redes demasiado apretadas. Estas redes están ahora prohibidas, al igual que la pesca en zonas de protección recientemente establecidas. Frente a Quinito ya no se permite pescar nada en un área de poco más de cuatro kilómetros cuadrados. En un cartel en la playa está marcado directamente en un mapa con coordenadas GPS, que muestran peces, corales y cangrejos perfectos. “Rare” había utilizado modelos informáticos para calcular que el arrecife en esta zona estaba tan perfectamente vivo como estaba pintado aquí. Cristhian Pérez, director de programas de “Rare”, y sus colegas los sumergieron y recogieron muestras para ver si la computadora y los pescadores estaba en lo cierto. “Ya conocían la zona, la mayoría simplemente ve la montaña y la estructura de la ola y se adaptan a ellas”, dice Pérez. Todavía es demasiado pronto para poder medir el éxito, pero la esperanza es que los peces de estas zonas protegidas se recuperen en cantidades tales que puedan ser capturados en sus alrededores sin poner en peligro las existencias.

Las riberas de las playas del Caribe hondureño están invadidas de palma africana, generando un daño a los ecosistemas. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn)

Lea: Congreso Nacional deroga decreto que permitió construcción de proyecto habitacional en El Merendón

Las capturas invisibles

Hay varias razones por las que cada vez hay menos peces. Los grandes arrastreros de todo el mundo están sobrepescando los caladeros en nombre de los sectores privilegiados de la población mundial, y Honduras no es una excepción. Antes eran los barcos estadounidenses los que vaciaban las aguas hondureñas, pero hoy son los barcos hondureños los que exportan la mayor parte de sus capturas a los EE.UU. Los alemanes también compran camarones de Honduras, unas 340 toneladas en 2023. Si un día ya no quedan gambas aquí, la industria alemana simplemente las comprará en otro país. Lo que esto significa para la gente aquí es que ya no comerán camarones. Como apenas hay otras opciones, muchas personas de los pueblos costeros trabajan en los barcos de pesca, como lo hizo Marcos Padilla durante años, ocho meses en el mar, cuatro meses en casa. En los grandes barcos sacan los peces del mar, que luego sus propias comunidades pierden. Explotación por falta de oportunidades.

La respuesta a eso: crear oportunidades. La alternativa para los pescadores industriales es la pesca artesanal; si rindiera lo suficiente, ninguno de los hombres pasaría ocho meses, año tras año, durmiendo en la cabina de un arrastrero industrial, dejando a su esposa e hijos durante ocho meses, caminando sobre el fondo oscilante. de un barco durante ocho largos meses. Para que la pesca artesanal vuelva a ser rentable para ellos, “Rare” protege las poblaciones de peces y hace visibles a los pescadores, entre ellos mujeres.

Durante mucho tiempo se desconoció por completo cuántos pescadores artesanales había en Honduras. Toda pesca “a menos de tres millas náuticas de la costa en embarcaciones de menos de tres toneladas de capacidad y utilizando equipos de pesca sencillos” no requería registro ni licencia. Como resultado, nadie sabía cuántos pescadores capturaban cuánto pescado. Y como resultado, las estadísticas oficiales de capturas tampoco eran incorrectas. Un estudio de 2015 realizado por la iniciativa de investigación “Sea Around Us” de la Universidad de Columbia Británica encontró que la cantidad de pescado capturado en Honduras es más del doble de la cantidad que el país reporta a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Los investigadores achacaron el cuarenta por ciento de esto a la pesca artesanal no declarada y el once por ciento al uso personal.

El Centro de Estudios Marinos, CEM, una organización socia de “Rare”, diseñó un sistema de registro en 2017, uno que llega a los pescadores de los pueblos para que no tengan que viajar y luego no hacerlo. “Ahora tenemos datos más precisos sobre la pesquería, es decir, quién está pescando y qué está pescando”, dice Cristhian Pérez, quien dirigió el desarrollo del sistema para CEM en ese momento y ahora lo está desarrollando aún más para “Rare”. “Ahora podemos intentar cambiar las leyes nacionales de pesca porque ahora entienden que no hay sólo cinco pescadores artesanales en la comunidad de al lado. Ahora entienden que hay más de 7.000 pescadores”. Según un estudio publicado en 2019 por un equipo de investigación internacional, los pescadores artesanales capturan colectivamente incluso más del mar que la pesca industrial. Ahora deberían registrar sus capturas a través de la aplicación, pero eso aún no funciona. Pérez sabe que hay que tener paciencia ante este tipo de cambios.

El problema de la pesca industrial destructiva persiste. El estudio de la Universidad de Columbia Británica atribuye el 45 por ciento de las capturas no declaradas a la captura incidental de las pesquerías industriales de camarón con arrastre de fondo. Las capturas incidentales son peces que mueren completamente en vano y, por lo general, simplemente se arrojan sin vida al mar. Sobrepesca por conveniencia. Para proteger a los pescadores artesanales de las consecuencias, “Rare” se ha asociado con los alcaldes de las ciudades costeras. Alcaldes como Héctor Mendoza de Trujillo, unos kilómetros al este, cuyo ayuntamiento se asienta sobre una colina con vistas al mar Caribe.

“Los arrastreros industriales son tan grandes que los pescadores locales tuvieron que ir muy lejos porque no encontraban suficiente”, dice con un marcado acento americano. Por eso Mendoza, que ahora suda por el calor del mediodía, ha presionado para que se cierren a la pesca industrial las aguas territoriales de su área administrativa (doce millas náuticas). Al igual que los alcaldes de Limón, Iriona y Santa Fe. El objetivo de “Rare” es persuadir al Congreso Nacional para que coloque todas las aguas territoriales de Honduras bajo esta protección. Mientras eso no suceda, seguirán distrito por distrito.

La intrusión marina, a consecuencia de los efectos del cambio climático, en la comunidad de Barra de Motagua, en el departamento de Cortés, ha desplazado a más de 80 familias de la zona. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn)

De interés: Nulo tratamiento del aire sumerge a Tegucigalpa en capa de humo 

Los narcos son como medusas bajo el agua

Lo mismo ocurre con el trabajo político en Honduras. Debido a que existe una estructura de poder oficial, que desde hace dos años está encabezada por la primera presidenta elegida democráticamente, Xiomara Castro, quien sonríe rígidamente en una fotografía en la oficina de Mendoza. Y luego está la estructura de poder no oficial presidida por los cárteles de la droga no elegidos que contrabandean cocaína por todo el país para venderla a consumidores en Estados Unidos y Europa. No sonríen en ninguna foto en las oficinas de nadie, pero se infiltran en todo, la política, la policía, los militares. Un Estado construido en base a la corrupción. Según “Human Rights Watch”, Honduras es uno de los países más violentos del mundo: la policía informó de 3.661 asesinatos en 2022, lo que corresponde a 38 asesinatos por cada 100.000 habitantes. No debería sorprender que miles de hondureños estén haciendo el largo e ilegal viaje a Estados Unidos en 2021, más de un millón de ellos vivían en el país del norte.

Su expresidente, Juan Orlando Hernández, también vive allí desde 2022, pero tras las rejas. Descrito por el Departamento de Justicia de Estados Unidos como «una figura central en una de las mayores y más violentas conspiraciones de tráfico de cocaína del mundo», fue declarado culpable de todos los cargos en su contra en marzo de este año y recientemente sentenciado a 45 años de prisión y cinco años en libertad supervisada, más el pago de una multa por ocho millones de dólares.

Intentar proteger la naturaleza en este país puede volverse peligroso rápidamente. Apenas en enero pasado, dos activistas ambientales fueron asesinados a tiros a una hora y media en auto desde Trujillo y seis meses después el hermano de uno de ellos también fue baleado. “El crimen organizado se mueve como medusas”, afirma Vanessa Sierra, quien apoya las zonas de protección marina junto a alcaldes como Héctor Mendoza y Rare. “Se mueve bajo el agua y, a veces, no se nota. ¿Cuándo lo sientes? Si realmente te conmovió”.

Pero en algunos lugares las medusas metafóricas se han convertido en una molestia tal que ya no se puede entrar al agua. El distrito administrativo vecino es uno de esos lugares, irónicamente llamado Gracias a Dios. Ni “Rare”, ni ninguna otra organización medioambiental trabaja allí. Pero todavía nos dirigimos al pueblo garífuna de Iriona, justo antes de la frontera con Gracias a Dios. “En realidad, esta zona es muy segura, aunque sea una ruta que puede pasar por procesos ilegales”, dice Cristhian Pérez. “Seguro” es un término flexible en Honduras. El interminable y polvoriento camino de grava hacia Iriona, pasando por interminables plantaciones de aceite de palma, es la ruta principal para el contrabando de cocaína. A nosotros nos cuesta que tengamos un pinchazo y un “peaje”.

Al final del camino está el pueblo de Iriona, y en este pueblo hay un centro cultural de madera, y en este centro cultural de madera un grupo de mujeres con camisetas blancas, están ahora reunidas alrededor de una caja de metal con tres candados. Por motivos de seguridad, tres mujeres diferentes llevan las llaves. La caja contiene los ahorros de las 41 mujeres que se han unido para formar un club de ahorro con la ayuda de “Rare”. Se reúnen cada semana y ponen en la cesta el equivalente a unos 250 Lempiras (nueve euros) para fines personales y unos 20 Lempiras (setenta centavos de Euro) para fines sociales. “Rare” ayudó a fundar unos cincuenta clubes de ahorro de este tipo en Honduras. Esta es otra idea simple pero efectiva: ahorrar dinero es algo que nadie aquí ha hecho antes.

Los miembros del club utilizan sus ahorros personales para financiar lavadoras, equipamiento para los barcos de pesca y estufas. Utilizan los ahorros sociales para construir baños públicos, bancos y aceras. Algunas mujeres de Iriona también utilizan el dinero para implementar sus propias ideas de negocio, como por ejemplo producir aceite de coco, pan de coco o la dulce y espesa bebida de maíz, atol. En este día de calor sofocante se lo demuestran a las demás mujeres: “¡delicioso!”, algunas gritan, ríen y aplauden.

En el camino de regreso desde la seguridad de Iriona, Pérez casi mata a uno de los perros callejeros flacos que corrían por el camino de grava. Pero otros mueren ese día. Un pollo al que Pérez efectivamente atropella, y un hombre tirado baleado en la calle junto a su motocicleta, con sangre en el rostro y las extremidades retorcidas como un cuerpo que ya estaba muerto cuando cayó al suelo. No es de aquí, dice “El Pastor” de mirada rápida, sentado en el auto con nosotros, porque además de su trabajo como pastor, también trabaja como empleado local de “Rare”. No nos detenemos para que él de su bendición, porque es mejor no involucrarse en un narcoasesinato. La gente del pueblo se comporta con normalidad y nuestro coche también; pronto se nos pincha una segunda rueda, eso es lo que quiere la carretera.

Éste sigue siendo un texto esperanzador. Porque muestra que puede haber bien en lo malo. Pesca artesanal al lado de la gran industria, zonas de protección al lado de la explotación, clubes de ahorro democráticos en medio de la corrupción, la vida rodeada de la muerte. Por supuesto, las grandes soluciones serían más útiles para el pueblo de Honduras: un acuerdo pesquero internacional, una protección climática confiable, pagos de compensación justos y el fin de la guerra contra las drogas. Pero mientras nada de eso suceda, las pequeñas soluciones tendrán que ser suficientes.

Traducción: Pedro Morazán

Originalmente este texto fue publicado en der Freintag el 18 de abril de 2024

The post Pescando en un tanque de tiburones appeared first on Criterio.hn.

 Los pescadores de Honduras están amenazados por el cambio climático, la pesca industrial y la corrupción en su propio país. Como faltan grandes soluciones, la organización “Rare” les ayuda a pequeña escala. ¿Por qué Les debería interesar? Porque todo está interconectado.

Por Svenja Beller

Este es un texto sobre personas y peces. Sobre personas que viven de peces y peces que ya no viven debido a las personas.

Los efectos del cambio climático son más que evidentes en las playas del Caribe hondureña. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn).

Podría ser tan simple como un bote, un sedal, un señuelo, pero por supuesto es mucho más. Se trata de camarones, que llenan de manera confiable los estantes de los congeladores en todo el mundo, como si provinieran de una fuente inagotable. Se trata de centrales eléctricas a carbón que derriten glaciares que luego se licuan y devoran costas. Y, se trata también de un polvo blanco que destruye las mucosas nasales en discotecas y, en países como Honduras, destruyen todo.

Todo esto hace que la vida sea más difícil de lo que ya era para las familias de pescadores, en este país de unos diez millones de habitantes situado en Centroamérica entre Nicaragua, El Salvador y Guatemala. No se puede esperar que nada de esto termine por si solo. Las negociaciones sobre un Acuerdo Pesquero Internacional acaban de fracasar, más de 2.400 centrales eléctricas alimentadas con carbón en todo el mundo siguen expulsando a la atmósfera gases que derriten los glaciares y la cocaína encuentra siempre su camino. Éste sigue siendo, sin embargo, un texto esperanzador.

Porque a veces no hace falta mucho para ayudar a alguien. A veces son ideas sorprendentemente simples las que marcan la diferencia para las personas que necesitan ayuda. En este caso se trata de la organización no gubernamental internacional Rare, que con su programa “Fish Forever” quiere ayudar a las comunidades pesqueras de todo el mundo a tener peces para siempre, como su nombre lo indica. Fortalecer la pesca artesanal, debilitar la industrial si es posible, proteger el pescado, ahorrar dinero. Nada de esto es fácil en un país como Honduras.

También lea: Honduras conmemora día del Árbol en medio de pérdidas masivas de bosque

El privilegio de las estadísticas

El 29 de febrero fue el «Día del fin del pescado» en Alemania, es decir, el día a partir del cual agotamos nuestras propias reservas de pescado para nuestro consumo anual, según las organizaciones “Pan para el Mundo”, “Fair Oceans” y “Slow Food Alemania”. Naturalmente esto no significa que a partir de ese día ya no haya pescado para comprar en Alemania. Simplemente el pescado viene de otro lugar. Es un privilegio que ya no tengamos pescado «estadísticamente hablando» y que la desigualdad siga aumentando «a nivel mundial» Para el pueblo de Honduras, esta frase se aplica sin las restricciones entre comillas.

Por ejemplo, para Marcos Padilla. Él es pescador como su padre, su abuelo, probablemente su bisabuelo y ahora definitivamente su hijo Oneal. En ambas direcciones del árbol genealógico: Pescador. O como lo explica Padilla: “Soy pescador. Fui pescador industrial y ahora soy pescador artesanal. Este es el camino que tomé para mantener a mi familia: la pesca. En otras palabras, eso es lo que podemos hacer aquí”. Padilla vive con su familia en Quinito, en la costa caribeña de Honduras. El país es tan pobre que más de la mitad de la población vive con menos del equivalente a 6,28 euros al día, el umbral de pobreza fijado por el Banco Mundial.

Marcos Padilla y su familia viven bajo este límite. A su pueblo de 600 habitantes sólo se puede llegar en barco desde el próximo municipio más grande, Santa Fe. Si el mar está demasiado agitado, se puede llegar a él a través de una caminata de tres horas a través de la jungla. A veces ni siquiera así. El aumento del nivel del mar está devorando las playas de la zona y los muros de protección temporales no siempre pueden proteger las casas detrás de ellos. Todo el mundo lo sabe, pero nadie quiere aceptarlo. Para 2050, el nivel del mar en la costa atlántica aumentará entre setenta y ochenta milímetros y las primeras aldeas del oeste de Honduras ya habrán tenido que ser reubicadas. Y las tormentas que se convierten en huracanes en esta parte del mundo se volverán más fuertes. Hace cuatro años, los huracanes Eta e Iota devastaron la zona, y una tormenta más pequeña, el invierno pasado, arrancó el muelle de Santa Fe de la costa.

Quinito tiene suerte, las playas de piedra de aquí todavía resisten el oleaje. La mayoría de las casas están hechas de hormigón desnudo y chapa ondulada. De algunos árboles y palmeras cuelgan botellas de plástico partidas por la mitad y encima un bote de plástico al revés, también partido por la mitad. Sólo en estos lugares la red es lo suficientemente buena como para que los teléfonos móviles reciban mensajes si los colocas en botellas de plástico durante un tiempo suficiente.

No hay muchas opciones aquí aparte de pescar y cultivar vegetales como yuca, plátano, maíz y frijoles. La mayoría de la gente hace ambas cosas. Esta puede ser una buena vida siempre y cuando las verduras crezcan y los peces piquen. Pero ya no ocurre eso. Edinaldo Martines Puerto, un hombre tranquilo de 66 años y presidente del grupo de pescadores de Quinito, recuerda: «Antes íbamos a pescar una o dos horas y traíamos suficiente para la familia”. Ahora la mayoría de la gente sale toda en sus canoas, tan estrechas que apenas se puede estar uno al lado del otro.

Marcos Padilla prefiere el día. Hoy el mar está agitado y enfila la canoa hacia las crestas de las olas. El spray le pega la camiseta a la parte superior del cuerpo, al igual que su hijo Oneal, de 21 años, que se queda erguido frente a él como si fuera una plomada convertida en ser humano. Tiraron el hilo de pescar y lo enrollaron con sus propias manos sin carrete, hoy traerán a casa un pargo moteado rojo. Oneal pesca desde los siete años. «Me encanta trabajar en el barco, especialmente junto a mi padre», dice. También ama al “Borussia Dortmund”, el club cuyo pantalón viste, el fútbol como puente entre dos mundos.

El hecho de que incluso le sea posible seguir pescando aquí en el futuro se debe a ideas simples que marcan una gran diferencia. Estas ideas se las trajo Riky Ellis de “Rare”. Ellis es un hombre siempre alegre y hambriento, del tamaño de un árbol de Santa Fe. Pertenece al grupo étnico garífuna, que se remonta a los esclavos náufragos de África Occidental del siglo XVII. Es importante que Ellis, de 36 años, enfatice que todo se decida en conjunto. “No se puede regalar un motor a alguien que no sabe cómo utilizarlo. Los pescadores reconocieron sus debilidades y comenzaron a convertirlas en fortalezas”.

Pobladores como Edinaldo Martínes Puerto recuerdan montañas de peces muertos en la playa, atacados por pájaros y perros. Los pescadores los habían clasificado como demasiado pequeños porque los pescaban con redes demasiado apretadas. Estas redes están ahora prohibidas, al igual que la pesca en zonas de protección recientemente establecidas. Frente a Quinito ya no se permite pescar nada en un área de poco más de cuatro kilómetros cuadrados. En un cartel en la playa está marcado directamente en un mapa con coordenadas GPS, que muestran peces, corales y cangrejos perfectos. “Rare” había utilizado modelos informáticos para calcular que el arrecife en esta zona estaba tan perfectamente vivo como estaba pintado aquí. Cristhian Pérez, director de programas de “Rare”, y sus colegas los sumergieron y recogieron muestras para ver si la computadora y los pescadores estaba en lo cierto. “Ya conocían la zona, la mayoría simplemente ve la montaña y la estructura de la ola y se adaptan a ellas”, dice Pérez. Todavía es demasiado pronto para poder medir el éxito, pero la esperanza es que los peces de estas zonas protegidas se recuperen en cantidades tales que puedan ser capturados en sus alrededores sin poner en peligro las existencias.

Las riberas de las playas del Caribe hondureño están invadidas de palma africana, generando un daño a los ecosistemas. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn)

Lea: Congreso Nacional deroga decreto que permitió construcción de proyecto habitacional en El Merendón

Las capturas invisibles

Hay varias razones por las que cada vez hay menos peces. Los grandes arrastreros de todo el mundo están sobrepescando los caladeros en nombre de los sectores privilegiados de la población mundial, y Honduras no es una excepción. Antes eran los barcos estadounidenses los que vaciaban las aguas hondureñas, pero hoy son los barcos hondureños los que exportan la mayor parte de sus capturas a los EE.UU. Los alemanes también compran camarones de Honduras, unas 340 toneladas en 2023. Si un día ya no quedan gambas aquí, la industria alemana simplemente las comprará en otro país. Lo que esto significa para la gente aquí es que ya no comerán camarones. Como apenas hay otras opciones, muchas personas de los pueblos costeros trabajan en los barcos de pesca, como lo hizo Marcos Padilla durante años, ocho meses en el mar, cuatro meses en casa. En los grandes barcos sacan los peces del mar, que luego sus propias comunidades pierden. Explotación por falta de oportunidades.

La respuesta a eso: crear oportunidades. La alternativa para los pescadores industriales es la pesca artesanal; si rindiera lo suficiente, ninguno de los hombres pasaría ocho meses, año tras año, durmiendo en la cabina de un arrastrero industrial, dejando a su esposa e hijos durante ocho meses, caminando sobre el fondo oscilante. de un barco durante ocho largos meses. Para que la pesca artesanal vuelva a ser rentable para ellos, “Rare” protege las poblaciones de peces y hace visibles a los pescadores, entre ellos mujeres.

Durante mucho tiempo se desconoció por completo cuántos pescadores artesanales había en Honduras. Toda pesca “a menos de tres millas náuticas de la costa en embarcaciones de menos de tres toneladas de capacidad y utilizando equipos de pesca sencillos” no requería registro ni licencia. Como resultado, nadie sabía cuántos pescadores capturaban cuánto pescado. Y como resultado, las estadísticas oficiales de capturas tampoco eran incorrectas. Un estudio de 2015 realizado por la iniciativa de investigación “Sea Around Us” de la Universidad de Columbia Británica encontró que la cantidad de pescado capturado en Honduras es más del doble de la cantidad que el país reporta a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Los investigadores achacaron el cuarenta por ciento de esto a la pesca artesanal no declarada y el once por ciento al uso personal.

El Centro de Estudios Marinos, CEM, una organización socia de “Rare”, diseñó un sistema de registro en 2017, uno que llega a los pescadores de los pueblos para que no tengan que viajar y luego no hacerlo. “Ahora tenemos datos más precisos sobre la pesquería, es decir, quién está pescando y qué está pescando”, dice Cristhian Pérez, quien dirigió el desarrollo del sistema para CEM en ese momento y ahora lo está desarrollando aún más para “Rare”. “Ahora podemos intentar cambiar las leyes nacionales de pesca porque ahora entienden que no hay sólo cinco pescadores artesanales en la comunidad de al lado. Ahora entienden que hay más de 7.000 pescadores”. Según un estudio publicado en 2019 por un equipo de investigación internacional, los pescadores artesanales capturan colectivamente incluso más del mar que la pesca industrial. Ahora deberían registrar sus capturas a través de la aplicación, pero eso aún no funciona. Pérez sabe que hay que tener paciencia ante este tipo de cambios.

El problema de la pesca industrial destructiva persiste. El estudio de la Universidad de Columbia Británica atribuye el 45 por ciento de las capturas no declaradas a la captura incidental de las pesquerías industriales de camarón con arrastre de fondo. Las capturas incidentales son peces que mueren completamente en vano y, por lo general, simplemente se arrojan sin vida al mar. Sobrepesca por conveniencia. Para proteger a los pescadores artesanales de las consecuencias, “Rare” se ha asociado con los alcaldes de las ciudades costeras. Alcaldes como Héctor Mendoza de Trujillo, unos kilómetros al este, cuyo ayuntamiento se asienta sobre una colina con vistas al mar Caribe.

“Los arrastreros industriales son tan grandes que los pescadores locales tuvieron que ir muy lejos porque no encontraban suficiente”, dice con un marcado acento americano. Por eso Mendoza, que ahora suda por el calor del mediodía, ha presionado para que se cierren a la pesca industrial las aguas territoriales de su área administrativa (doce millas náuticas). Al igual que los alcaldes de Limón, Iriona y Santa Fe. El objetivo de “Rare” es persuadir al Congreso Nacional para que coloque todas las aguas territoriales de Honduras bajo esta protección. Mientras eso no suceda, seguirán distrito por distrito.

La intrusión marina, a consecuencia de los efectos del cambio climático, en la comunidad de Barra de Motagua, en el departamento de Cortés, ha desplazado a más de 80 familias de la zona. (Foto: Victor Raison-Criterio.hn)

De interés: Nulo tratamiento del aire sumerge a Tegucigalpa en capa de humo 

Los narcos son como medusas bajo el agua

Lo mismo ocurre con el trabajo político en Honduras. Debido a que existe una estructura de poder oficial, que desde hace dos años está encabezada por la primera presidenta elegida democráticamente, Xiomara Castro, quien sonríe rígidamente en una fotografía en la oficina de Mendoza. Y luego está la estructura de poder no oficial presidida por los cárteles de la droga no elegidos que contrabandean cocaína por todo el país para venderla a consumidores en Estados Unidos y Europa. No sonríen en ninguna foto en las oficinas de nadie, pero se infiltran en todo, la política, la policía, los militares. Un Estado construido en base a la corrupción. Según “Human Rights Watch”, Honduras es uno de los países más violentos del mundo: la policía informó de 3.661 asesinatos en 2022, lo que corresponde a 38 asesinatos por cada 100.000 habitantes. No debería sorprender que miles de hondureños estén haciendo el largo e ilegal viaje a Estados Unidos en 2021, más de un millón de ellos vivían en el país del norte.

Su expresidente, Juan Orlando Hernández, también vive allí desde 2022, pero tras las rejas. Descrito por el Departamento de Justicia de Estados Unidos como «una figura central en una de las mayores y más violentas conspiraciones de tráfico de cocaína del mundo», fue declarado culpable de todos los cargos en su contra en marzo de este año y recientemente sentenciado a 45 años de prisión y cinco años en libertad supervisada, más el pago de una multa por ocho millones de dólares.

Intentar proteger la naturaleza en este país puede volverse peligroso rápidamente. Apenas en enero pasado, dos activistas ambientales fueron asesinados a tiros a una hora y media en auto desde Trujillo y seis meses después el hermano de uno de ellos también fue baleado. “El crimen organizado se mueve como medusas”, afirma Vanessa Sierra, quien apoya las zonas de protección marina junto a alcaldes como Héctor Mendoza y Rare. “Se mueve bajo el agua y, a veces, no se nota. ¿Cuándo lo sientes? Si realmente te conmovió”.

Pero en algunos lugares las medusas metafóricas se han convertido en una molestia tal que ya no se puede entrar al agua. El distrito administrativo vecino es uno de esos lugares, irónicamente llamado Gracias a Dios. Ni “Rare”, ni ninguna otra organización medioambiental trabaja allí. Pero todavía nos dirigimos al pueblo garífuna de Iriona, justo antes de la frontera con Gracias a Dios. “En realidad, esta zona es muy segura, aunque sea una ruta que puede pasar por procesos ilegales”, dice Cristhian Pérez. “Seguro” es un término flexible en Honduras. El interminable y polvoriento camino de grava hacia Iriona, pasando por interminables plantaciones de aceite de palma, es la ruta principal para el contrabando de cocaína. A nosotros nos cuesta que tengamos un pinchazo y un “peaje”.

Al final del camino está el pueblo de Iriona, y en este pueblo hay un centro cultural de madera, y en este centro cultural de madera un grupo de mujeres con camisetas blancas, están ahora reunidas alrededor de una caja de metal con tres candados. Por motivos de seguridad, tres mujeres diferentes llevan las llaves. La caja contiene los ahorros de las 41 mujeres que se han unido para formar un club de ahorro con la ayuda de “Rare”. Se reúnen cada semana y ponen en la cesta el equivalente a unos 250 Lempiras (nueve euros) para fines personales y unos 20 Lempiras (setenta centavos de Euro) para fines sociales. “Rare” ayudó a fundar unos cincuenta clubes de ahorro de este tipo en Honduras. Esta es otra idea simple pero efectiva: ahorrar dinero es algo que nadie aquí ha hecho antes.

Los miembros del club utilizan sus ahorros personales para financiar lavadoras, equipamiento para los barcos de pesca y estufas. Utilizan los ahorros sociales para construir baños públicos, bancos y aceras. Algunas mujeres de Iriona también utilizan el dinero para implementar sus propias ideas de negocio, como por ejemplo producir aceite de coco, pan de coco o la dulce y espesa bebida de maíz, atol. En este día de calor sofocante se lo demuestran a las demás mujeres: “¡delicioso!”, algunas gritan, ríen y aplauden.

En el camino de regreso desde la seguridad de Iriona, Pérez casi mata a uno de los perros callejeros flacos que corrían por el camino de grava. Pero otros mueren ese día. Un pollo al que Pérez efectivamente atropella, y un hombre tirado baleado en la calle junto a su motocicleta, con sangre en el rostro y las extremidades retorcidas como un cuerpo que ya estaba muerto cuando cayó al suelo. No es de aquí, dice “El Pastor” de mirada rápida, sentado en el auto con nosotros, porque además de su trabajo como pastor, también trabaja como empleado local de “Rare”. No nos detenemos para que él de su bendición, porque es mejor no involucrarse en un narcoasesinato. La gente del pueblo se comporta con normalidad y nuestro coche también; pronto se nos pincha una segunda rueda, eso es lo que quiere la carretera.

Éste sigue siendo un texto esperanzador. Porque muestra que puede haber bien en lo malo. Pesca artesanal al lado de la gran industria, zonas de protección al lado de la explotación, clubes de ahorro democráticos en medio de la corrupción, la vida rodeada de la muerte. Por supuesto, las grandes soluciones serían más útiles para el pueblo de Honduras: un acuerdo pesquero internacional, una protección climática confiable, pagos de compensación justos y el fin de la guerra contra las drogas. Pero mientras nada de eso suceda, las pequeñas soluciones tendrán que ser suficientes.

Traducción: Pedro Morazán

Originalmente este texto fue publicado en der Freintag el 18 de abril de 2024
The post Pescando en un tanque de tiburones appeared first on Criterio.hn.  

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles