25 C
Los Angeles
miércoles, julio 17, 2024

Feed suspended! Please contact the owner.

Inoreader Pro plan is required to export...

“Ha llegado lo que Honduras y su democracia anhela”

Tras la llegada y juramentación del diputado,...

Mientras se discuten los pliegos de Lijo y García-Mansilla, el Gobierno analiza la posibilidad de ampliar la Corte

DAVID RAUDALES BLOGMientras se discuten los pliegos de Lijo y García-Mansilla, el Gobierno analiza la posibilidad de ampliar la Corte

Las objeciones por la falta de mujeres en la propuesta oficialista para cubrir las dos vacantes en la Corte Suprema de Justicia reciben una respuesta, por lo bajo, de los funcionarios más influyentes en el Gobierno: la posibilidad de ampliar la integración del máximo tribunal como una vía para lograr equidad en materia de género. Si bien el tema no esta en las conversaciones como para que sea definido en lo inmediato, sí está bajo análisis de la administración libertaria impulsar modificaciones en la conformación del máximo tribunal y elevar su cantidad de miembros, según confirmaron a LA NACION fuentes oficiales.

El jefe de Gabinete, Guillermo Francos, es uno de los que considera positivo aumentar la cantidad de ministros de la Corte. “Uno puede pensar que la Corte Suprema, con la actual composición, por ahí necesita más integrantes. Pero eso será una decisión política del Presidente de la Nación que la tendrá que expresar en su momento”, dijo Francos en una entrevista con LA NACION.

Ya había dicho algo similar a comienzos de junio, en un almuerzo en el Colegio de Abogados: “Creo que es algo que en el corto plazo es algo que puede superarse”, con respecto a la falta de mujeres en la propuesta oficial para cubrir las dos vacantes existentes en la Corte Suprema. Javier Milei no suele dar definiciones sobre los temas judiciales; los suele tercerizar e incluso ceder. En las filas oficiales hay quienes buscan relativizar lo que dijo Francos. “No está en la agenda del gobierno el tema, pero más que dispuestos a conversar sobre alternativas que mejoren el funcionamiento institucional de la Justicia”, dijo un influyente funcionario a este diario.

Como informó LA NACION en enero, la idea había circulado por los pasillos oficiales cuando todavía no habían sido anunciados los candidatos para cubrir las vacantes de Elena Highton y Juan Carlos Maqueda, quien dejará el máximo tribunal a finales de este año. El tema reapareció en las últimas semanas y podría ser, acaso, una herramienta de negociación con distintos sectores políticos para lograr la aprobación de los pliegos del juez federal Ariel Lijo y del catedrático Manuel García-Mansilla. Dos cargos de enorme relevancia. La intención sería negociar el ingreso de ambos postulantes y, a cambio, comprometerse a una ampliación que habilitara a una negociación política.

Aunque el propio juez federal ya cuenta como positivos los votos de los senadores kirchneristas e incluso de algunos legisladores radicales, la mayoría de los senadores guarda un hermético silencio en cuanto a si avalarán o no la llegada del magistrado al máximo tribunal. Por eso algunos piensan que esta propuesta de ampliación puede ser una moneda de cambio con el peronismo para lograr la aprobación de los pliegos de Lijo y García-Mansilla y después concederles nombrar candidatos propios a futuro. Otros creen que es tan solo un señuelo para lograr los apoyos de quienes impugnan a los candidatos por la cuestión de género.

“Son temas que siempre están en análisis”, reconoció un funcionario del Gobierno que está en los detalles de los temas vinculados a la justicia. “Lo que sí te digo: son los dos o ninguno”, agregó, en alusión a que buscarán la aprobación de los pliegos de Lijo y García-Mansilla.

La modificación de los integrantes de la Corte Suprema puede lograrse con una mayoría simple de los votos de los presentes, como se hizo en 1990 con el menemismo y en 2006 con el kirchnerismo. Pero para avanzar con los nombramientos se necesita inevitablemente un acuerdo entre el Gobierno y un sector de la oposición, para alcanzar la mayoría de dos tercios de los presentes en el Senado.

El Frente de Todos intentó ampliar el máximo tribunal en 2022. El proyecto buscaba llevar la cantidad de miembros de 4 a 15 y logró la media sanción en el Senado. Nunca tuvo el aval de la Cámara de Diputados y perdió estado parlamentario. Aunque las fuentes consultadas no dieron precisiones sobre la cantidad de ministros de la Corte que buscaría establecer esta nueva propuesta, en el oficialismo no caben dudas de que el kirchnerismo, en términos conceptuales, acompañaría la iniciativa. Todos los casos judiciales tienen su definición final en la Corte Suprema, y quien nunca saca la mirada de las cuestiones judiciales es Cristina Kirchner, quien recibió una condena a seis años de prisión en el caso Vialidad.

Las objeciones por la falta de mujeres en la propuesta oficialista para cubrir las dos vacantes en la Corte Suprema de Justicia reciben una respuesta, por lo bajo, de los funcionarios más influyentes en el Gobierno: la posibilidad de ampliar la integración del máximo tribunal como una vía para lograr equidad en materia de género. Si bien el tema no esta en las conversaciones como para que sea definido en lo inmediato, sí está bajo análisis de la administración libertaria impulsar modificaciones en la conformación del máximo tribunal y elevar su cantidad de miembros, según confirmaron a LA NACION fuentes oficiales.

El jefe de Gabinete, Guillermo Francos, es uno de los que considera positivo aumentar la cantidad de ministros de la Corte. “Uno puede pensar que la Corte Suprema, con la actual composición, por ahí necesita más integrantes. Pero eso será una decisión política del Presidente de la Nación que la tendrá que expresar en su momento”, dijo Francos en una entrevista con LA NACION.

Ya había dicho algo similar a comienzos de junio, en un almuerzo en el Colegio de Abogados: “Creo que es algo que en el corto plazo es algo que puede superarse”, con respecto a la falta de mujeres en la propuesta oficial para cubrir las dos vacantes existentes en la Corte Suprema. Javier Milei no suele dar definiciones sobre los temas judiciales; los suele tercerizar e incluso ceder. En las filas oficiales hay quienes buscan relativizar lo que dijo Francos. “No está en la agenda del gobierno el tema, pero más que dispuestos a conversar sobre alternativas que mejoren el funcionamiento institucional de la Justicia”, dijo un influyente funcionario a este diario.

Como informó LA NACION en enero, la idea había circulado por los pasillos oficiales cuando todavía no habían sido anunciados los candidatos para cubrir las vacantes de Elena Highton y Juan Carlos Maqueda, quien dejará el máximo tribunal a finales de este año. El tema reapareció en las últimas semanas y podría ser, acaso, una herramienta de negociación con distintos sectores políticos para lograr la aprobación de los pliegos del juez federal Ariel Lijo y del catedrático Manuel García-Mansilla. Dos cargos de enorme relevancia. La intención sería negociar el ingreso de ambos postulantes y, a cambio, comprometerse a una ampliación que habilitara a una negociación política.

Aunque el propio juez federal ya cuenta como positivos los votos de los senadores kirchneristas e incluso de algunos legisladores radicales, la mayoría de los senadores guarda un hermético silencio en cuanto a si avalarán o no la llegada del magistrado al máximo tribunal. Por eso algunos piensan que esta propuesta de ampliación puede ser una moneda de cambio con el peronismo para lograr la aprobación de los pliegos de Lijo y García-Mansilla y después concederles nombrar candidatos propios a futuro. Otros creen que es tan solo un señuelo para lograr los apoyos de quienes impugnan a los candidatos por la cuestión de género.

“Son temas que siempre están en análisis”, reconoció un funcionario del Gobierno que está en los detalles de los temas vinculados a la justicia. “Lo que sí te digo: son los dos o ninguno”, agregó, en alusión a que buscarán la aprobación de los pliegos de Lijo y García-Mansilla.

La modificación de los integrantes de la Corte Suprema puede lograrse con una mayoría simple de los votos de los presentes, como se hizo en 1990 con el menemismo y en 2006 con el kirchnerismo. Pero para avanzar con los nombramientos se necesita inevitablemente un acuerdo entre el Gobierno y un sector de la oposición, para alcanzar la mayoría de dos tercios de los presentes en el Senado.

El Frente de Todos intentó ampliar el máximo tribunal en 2022. El proyecto buscaba llevar la cantidad de miembros de 4 a 15 y logró la media sanción en el Senado. Nunca tuvo el aval de la Cámara de Diputados y perdió estado parlamentario. Aunque las fuentes consultadas no dieron precisiones sobre la cantidad de ministros de la Corte que buscaría establecer esta nueva propuesta, en el oficialismo no caben dudas de que el kirchnerismo, en términos conceptuales, acompañaría la iniciativa. Todos los casos judiciales tienen su definición final en la Corte Suprema, y quien nunca saca la mirada de las cuestiones judiciales es Cristina Kirchner, quien recibió una condena a seis años de prisión en el caso Vialidad.

 Las objeciones por la falta de mujeres en la propuesta oficialista para cubrir las dos vacantes en la Corte Suprema de Justicia reciben una respuesta, por lo bajo, de los funcionarios más influyentes en el Gobierno: la posibilidad de ampliar la integración del máximo tribunal como una vía para lograr equidad en materia de género. Si bien el tema no esta en las conversaciones como para que sea definido en lo inmediato, sí está bajo análisis de la administración libertaria impulsar modificaciones en la conformación del máximo tribunal y elevar su cantidad de miembros, según confirmaron a LA NACION fuentes oficiales.El jefe de Gabinete, Guillermo Francos, es uno de los que considera positivo aumentar la cantidad de ministros de la Corte. “Uno puede pensar que la Corte Suprema, con la actual composición, por ahí necesita más integrantes. Pero eso será una decisión política del Presidente de la Nación que la tendrá que expresar en su momento”, dijo Francos en una entrevista con LA NACION.Ya había dicho algo similar a comienzos de junio, en un almuerzo en el Colegio de Abogados: “Creo que es algo que en el corto plazo es algo que puede superarse”, con respecto a la falta de mujeres en la propuesta oficial para cubrir las dos vacantes existentes en la Corte Suprema. Javier Milei no suele dar definiciones sobre los temas judiciales; los suele tercerizar e incluso ceder. En las filas oficiales hay quienes buscan relativizar lo que dijo Francos. “No está en la agenda del gobierno el tema, pero más que dispuestos a conversar sobre alternativas que mejoren el funcionamiento institucional de la Justicia”, dijo un influyente funcionario a este diario.Como informó LA NACION en enero, la idea había circulado por los pasillos oficiales cuando todavía no habían sido anunciados los candidatos para cubrir las vacantes de Elena Highton y Juan Carlos Maqueda, quien dejará el máximo tribunal a finales de este año. El tema reapareció en las últimas semanas y podría ser, acaso, una herramienta de negociación con distintos sectores políticos para lograr la aprobación de los pliegos del juez federal Ariel Lijo y del catedrático Manuel García-Mansilla. Dos cargos de enorme relevancia. La intención sería negociar el ingreso de ambos postulantes y, a cambio, comprometerse a una ampliación que habilitara a una negociación política.Aunque el propio juez federal ya cuenta como positivos los votos de los senadores kirchneristas e incluso de algunos legisladores radicales, la mayoría de los senadores guarda un hermético silencio en cuanto a si avalarán o no la llegada del magistrado al máximo tribunal. Por eso algunos piensan que esta propuesta de ampliación puede ser una moneda de cambio con el peronismo para lograr la aprobación de los pliegos de Lijo y García-Mansilla y después concederles nombrar candidatos propios a futuro. Otros creen que es tan solo un señuelo para lograr los apoyos de quienes impugnan a los candidatos por la cuestión de género.“Son temas que siempre están en análisis”, reconoció un funcionario del Gobierno que está en los detalles de los temas vinculados a la justicia. “Lo que sí te digo: son los dos o ninguno”, agregó, en alusión a que buscarán la aprobación de los pliegos de Lijo y García-Mansilla.La modificación de los integrantes de la Corte Suprema puede lograrse con una mayoría simple de los votos de los presentes, como se hizo en 1990 con el menemismo y en 2006 con el kirchnerismo. Pero para avanzar con los nombramientos se necesita inevitablemente un acuerdo entre el Gobierno y un sector de la oposición, para alcanzar la mayoría de dos tercios de los presentes en el Senado.El Frente de Todos intentó ampliar el máximo tribunal en 2022. El proyecto buscaba llevar la cantidad de miembros de 4 a 15 y logró la media sanción en el Senado. Nunca tuvo el aval de la Cámara de Diputados y perdió estado parlamentario. Aunque las fuentes consultadas no dieron precisiones sobre la cantidad de ministros de la Corte que buscaría establecer esta nueva propuesta, en el oficialismo no caben dudas de que el kirchnerismo, en términos conceptuales, acompañaría la iniciativa. Todos los casos judiciales tienen su definición final en la Corte Suprema, y quien nunca saca la mirada de las cuestiones judiciales es Cristina Kirchner, quien recibió una condena a seis años de prisión en el caso Vialidad.  

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles