26.9 C
Los Angeles
martes, julio 16, 2024

Thomas Crooks practicó tiro antes de intentar matar a Donald Trump

Thomas Crooks, el joven que intentó asesinar...

Arabia Saudí anuncia la construcción de un estadio futurista inspirado en un oasis

La empresa saudí ‘New Al Murabba Development’...

Florentino Pérez: «Mbappé cumple el sueño de su vida»

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez,...

La casa de los horrores: denuncian el lamentable estado de un centro de menores migrantes en Lanzarote

DAVID RAUDALES BLOGLa casa de los horrores: denuncian el lamentable estado de un centro de menores migrantes en Lanzarote

La Red de Solidaridad con Personas Migrantes de Lanzarote denuncia el lamentable estado en el que se encuentra la Casa del Mar, situada en Arrecife, uno de los inmuebles que acoge a menores migrantes no acompañados que llegan en patera a la Isla.

La situación de las instalaciones con mobiliario, «paredes y enchufes en mal estado, plagas de hormigas y cucarachas, persianas destrozadas, cables eléctricos sueltos y falta de control en el consumo de fármacos, además de vejaciones a los menores», son algunas de las situaciones que ya han sido puestas en conocimiento de la Fiscalía por parte de las abogadas Irma Ferrer y Loueila Sid Ahmad Ndiaye. El asunto también ha llegado al Defensor del Pueblo.

Otro de las situaciones denunciadas es que «la alimentación es deficiente y muchas veces sin cubiertos».

Las instalaciones acogen a una treintena de menores. La Casa del Mar fue convertida en un recurso de emergencias para dar cabida a los niños y jóvenes que llegan a Lanzarote sin compañía de familiares.

«Los menores pasan hambre y consumen ansiolíticos»

En el escrito al que ha tenido acceso EFE, las letradas Irma Ferrer y Loueila Sid Ahmad Ndiaye advierten de que la situación en la que se encuentran los menores en la Casa del Mar de Arrecife constituye un caso de «desprotección infantil», que provoca en los chicos tal malestar físico y psicológico que algunos optan por huir.

«La dirección del centro les empuja a vivir en la calle en condiciones infrahumanas, a pesar de ser menores tutelados por el Gobierno de Canarias y el Cabildo insular», alertan.

La Fiscalía de Canarias ya inspeccionó ese centro el 6 de mayo y apreció deficiencias «serias» que puso en conocimiento de la Dirección General de Protección a la Infancia del Gobierno de Canarias de inmediato, ha corroborado a EFE la fiscal responsable de Extranjería en la provincia de Las Palmas, Teseida García.

Image ID:
104523356
Estado de uno de los techos de la Casa del Mar, centro de acogida de menores migrantes en Arrecife.
LA PROVINCIA
/clip/59f0b698-c86c-471d-89f6-926b05a7688e_source-aspect-ratio_default_0.jpg
902
2000

Sin embargo, precisa, sus responsables alegaron entonces que iban a cerrar en 15 días. «¿Cómo es posible que no esté cerrado ya?», señala Teseida García, quien ha visto las fotos de la Casa del Mar y concluye que no cabe más que llevar a los chicos a otro centro, «porque eso no se arregla en dos días con ellos dentro».

El viceconsejero de Bienestar Social, Francisco Candil, va a visitar esa instalación este mismo viernes, para reunirse con el Cabildo de Lanzarote y tomar una decisión.

Desde su departamento, ya adelantan que hacía tiempo que tenían previsto dejar de usar esa Casa del Mar para la acogida de menores, pero no han podido hacerlo por la falta de lugares para atenderlos por ser tantos los que han llegado.

La Fiscalía de Canarias ya inspeccionó ese centro el 6 de mayo y apreció deficiencias «serias»

En su escrito, las dos abogadas denunciantes describen con apoyo de fotos esta situación: «espacios muy sucios, descuidados, con cables sueltos por todas partes, pinturas escamadas, sofás viejos y rotos (…) En la cocina se ven unos fregaderos muy sucios, con hormigas y se reporta también la presencia de cucarachas».

«Los baños no cuentan con mantenimiento ni limpieza. No están aptos para el uso, mucho menos para menores», añaden.

Su queja sobre las condiciones del centro no queda ahí, pues aseguran que la lavadora «no funciona hace mucho tiempo», de modo que nadie lava la ropa de los menores, que no tienen ni sábanas.

Image ID:
104523392
Enchufe en mal estado en el centro de menores de la Casa del Mar en Arrecife.
LA PROVINCIA
/clip/56a96e80-1ed5-4fb7-9673-c727aac11c93_source-aspect-ratio_default_0.jpg
902
2000

«Las educadoras mencionan que alguna vez han visto la situación tan extrema que se han llevado a sus propias casas sábanas y ropa de los menores para lavar», aseguran.

A esa situación se suma, dicen, que «todos los interruptores de luz están arrancados de las paredes y se enciende la luz acercando dos cables sueltos», con el agravante de que hay algunos «pelados en las cabeceras de las camas», por lo que varias veces los usuarios y trabajadores del centro han recibido descargas eléctricas.

En cuanto al trato a los usuarios, las denunciantes dicen que los menores han sufrido episodios de malos tratos, de violencia, de insultos e, incluso, han soportado expresiones racistas por parte de los responsables del centro, gestionado por una fundación privada para el Gobierno de Canarias, responsable de la tutela de los chicos.

«La mayoría de los niños» acogidos en la Casa del Mar «no están escolarizados» y no se controla si los que están matriculados van a la escuela o no

Sobre la alimentación, recalcan que es poco saludable, que hay papas y pasta en casi todas las comidas, que en más de una ocasión se ha servido «carne recompuesta» que olía mal y que nunca se les ofrece verduras ni legumbres.

«La comida llega en cajas de plástico, a veces llega en muy mal estado, con pelos o cucarachas. Se les sirve la comida en vasija de plástico para niños y muchas veces acaban comiendo con las manos porque no hay cubiertos suficientes para todos», relatan.

Añaden que el menú es tan malo, que con frecuencia los menores lo tiran y se hacen un bocadillo con el pan y el plátano que les sirven como postre, «como único alimento del día».

A esas condiciones atribuyen las dos letradas los problemas de comportamiento y agresividad entre los usuarios del centro. «Se deben a que los chicos pasan hambre», sentencian.

Image ID:
104523451
Botiquín con medicamentos en el centro de menores de la Casa del Mar, en Arrecife.
LA PROVINCIA
/clip/90109b8e-be8b-4a6c-8737-3c25eef6bc5c_source-aspect-ratio_default_0.jpg
720
1280

También advierten de que «la mayoría de los niños» acogidos en la Casa del Mar de Lanzarote «no están escolarizados» y que no se controla si los que están matriculados van a la escuela o no.

«Los testimonios alertan sobre la salud mental de los niños, sobre adicciones que no están siendo tomadas en cuenta ni mucho menos tratadas como deberían. Dicen detectar cuadros de depresiones agudas. Hay consumo de medicamentos cómo Rivotril o Diazepam. Varios menores consumen estos ansiolíticos con bebidas energéticas y alcohólicas como mecanismo de evadirse», según hacen constar en su denuncia. 

Image ID:
104523494
Denuncian que un centro de Lanzarote tiene a 55 menores sin limpieza y entre cucarachas.
EFE
/clip/c7ac045c-0bbc-41a4-90e5-3072a45e1941_source-aspect-ratio_default_0.jpg
2000
1333

De 30 a 80 recursos en menos de un año

“Cuando le pedimos al Estado las instalaciones militares que están en desuso, no lo hacemos por fastidiar al Estado. Cuando el Gobierno anterior [de Canarias] decía que la situación era insostenible con 2.000 menores y ahora tenemos casi 6.000, es porque es insostenible”, aseguró el presidente canario, Fernando Clavijo, tras conocer la noticia sobre el deficiente estado de la Casa del Mar de Lanzarote.

Clavijo dijo además que “cuando tenemos la preocupación y están la Fiscalía, la consejera de Bienestar Social, los equipos y las ONG absolutamente desbordados porque no se puede dar atención porque empezamos el año con 30 recursos, llevamos 80 y no tenemos más espacio físico donde atender a esos menores, es por eso”.

Lamentó que “no estamos pudiendo garantizar los derechos de esos niños y esas niñas. No son derechos gratuitos ni privilegios, sino que están contenidos en tratados internacionales apoyados por todos los países. Desgraciadamente, hoy en España, Europa, España y el primer mundo está ocurriendo lo que los medios de comunicación están dando cuenta. Y eso es lo triste de la situación”.

A pesar de lo denunciado, Clavijo se mostró “optimista” porque “como país vamos a poder dar respuesta adecuada a todos esos menores. Y eso es lo que nos motiva a trabajar todos los días para que en la próxima Conferencia Sectorial de Inmigración se corrija y mejore el texto y podamos dar luz verde a una modificación legislativa que, insistimos, debe ser por decreto ley para que sea de aplicación inmediata para dar respuesta a esos niños y a esas niñas”. 

La Red de Solidaridad con Personas Migrantes de Lanzarote denuncia el lamentable estado en el que se encuentra la Casa del Mar, situada en Arrecife, uno de los inmuebles que acoge a menores migrantes no acompañados que llegan en patera a la Isla.

La situación de las instalaciones con mobiliario, «paredes y enchufes en mal estado, plagas de hormigas y cucarachas, persianas destrozadas, cables eléctricos sueltos y falta de control en el consumo de fármacos, además de vejaciones a los menores», son algunas de las situaciones que ya han sido puestas en conocimiento de la Fiscalía por parte de las abogadas Irma Ferrer y Loueila Sid Ahmad Ndiaye. El asunto también ha llegado al Defensor del Pueblo.

Otro de las situaciones denunciadas es que «la alimentación es deficiente y muchas veces sin cubiertos».

Las instalaciones acogen a una treintena de menores. La Casa del Mar fue convertida en un recurso de emergencias para dar cabida a los niños y jóvenes que llegan a Lanzarote sin compañía de familiares.

«Los menores pasan hambre y consumen ansiolíticos»

En el escrito al que ha tenido acceso EFE, las letradas Irma Ferrer y Loueila Sid Ahmad Ndiaye advierten de que la situación en la que se encuentran los menores en la Casa del Mar de Arrecife constituye un caso de «desprotección infantil», que provoca en los chicos tal malestar físico y psicológico que algunos optan por huir.

«La dirección del centro les empuja a vivir en la calle en condiciones infrahumanas, a pesar de ser menores tutelados por el Gobierno de Canarias y el Cabildo insular», alertan.

La Fiscalía de Canarias ya inspeccionó ese centro el 6 de mayo y apreció deficiencias «serias» que puso en conocimiento de la Dirección General de Protección a la Infancia del Gobierno de Canarias de inmediato, ha corroborado a EFE la fiscal responsable de Extranjería en la provincia de Las Palmas, Teseida García.

Image ID:
104523356
Estado de uno de los techos de la Casa del Mar, centro de acogida de menores migrantes en Arrecife.
LA PROVINCIA
/clip/59f0b698-c86c-471d-89f6-926b05a7688e_source-aspect-ratio_default_0.jpg
902
2000

Sin embargo, precisa, sus responsables alegaron entonces que iban a cerrar en 15 días. «¿Cómo es posible que no esté cerrado ya?», señala Teseida García, quien ha visto las fotos de la Casa del Mar y concluye que no cabe más que llevar a los chicos a otro centro, «porque eso no se arregla en dos días con ellos dentro».

El viceconsejero de Bienestar Social, Francisco Candil, va a visitar esa instalación este mismo viernes, para reunirse con el Cabildo de Lanzarote y tomar una decisión.

Desde su departamento, ya adelantan que hacía tiempo que tenían previsto dejar de usar esa Casa del Mar para la acogida de menores, pero no han podido hacerlo por la falta de lugares para atenderlos por ser tantos los que han llegado.

La Fiscalía de Canarias ya inspeccionó ese centro el 6 de mayo y apreció deficiencias «serias»

En su escrito, las dos abogadas denunciantes describen con apoyo de fotos esta situación: «espacios muy sucios, descuidados, con cables sueltos por todas partes, pinturas escamadas, sofás viejos y rotos (…) En la cocina se ven unos fregaderos muy sucios, con hormigas y se reporta también la presencia de cucarachas».

«Los baños no cuentan con mantenimiento ni limpieza. No están aptos para el uso, mucho menos para menores», añaden.

Su queja sobre las condiciones del centro no queda ahí, pues aseguran que la lavadora «no funciona hace mucho tiempo», de modo que nadie lava la ropa de los menores, que no tienen ni sábanas.

Image ID:
104523392
Enchufe en mal estado en el centro de menores de la Casa del Mar en Arrecife.
LA PROVINCIA
/clip/56a96e80-1ed5-4fb7-9673-c727aac11c93_source-aspect-ratio_default_0.jpg
902
2000

«Las educadoras mencionan que alguna vez han visto la situación tan extrema que se han llevado a sus propias casas sábanas y ropa de los menores para lavar», aseguran.

A esa situación se suma, dicen, que «todos los interruptores de luz están arrancados de las paredes y se enciende la luz acercando dos cables sueltos», con el agravante de que hay algunos «pelados en las cabeceras de las camas», por lo que varias veces los usuarios y trabajadores del centro han recibido descargas eléctricas.

En cuanto al trato a los usuarios, las denunciantes dicen que los menores han sufrido episodios de malos tratos, de violencia, de insultos e, incluso, han soportado expresiones racistas por parte de los responsables del centro, gestionado por una fundación privada para el Gobierno de Canarias, responsable de la tutela de los chicos.

«La mayoría de los niños» acogidos en la Casa del Mar «no están escolarizados» y no se controla si los que están matriculados van a la escuela o no

Sobre la alimentación, recalcan que es poco saludable, que hay papas y pasta en casi todas las comidas, que en más de una ocasión se ha servido «carne recompuesta» que olía mal y que nunca se les ofrece verduras ni legumbres.

«La comida llega en cajas de plástico, a veces llega en muy mal estado, con pelos o cucarachas. Se les sirve la comida en vasija de plástico para niños y muchas veces acaban comiendo con las manos porque no hay cubiertos suficientes para todos», relatan.

Añaden que el menú es tan malo, que con frecuencia los menores lo tiran y se hacen un bocadillo con el pan y el plátano que les sirven como postre, «como único alimento del día».

A esas condiciones atribuyen las dos letradas los problemas de comportamiento y agresividad entre los usuarios del centro. «Se deben a que los chicos pasan hambre», sentencian.

Image ID:
104523451
Botiquín con medicamentos en el centro de menores de la Casa del Mar, en Arrecife.
LA PROVINCIA
/clip/90109b8e-be8b-4a6c-8737-3c25eef6bc5c_source-aspect-ratio_default_0.jpg
720
1280

También advierten de que «la mayoría de los niños» acogidos en la Casa del Mar de Lanzarote «no están escolarizados» y que no se controla si los que están matriculados van a la escuela o no.

«Los testimonios alertan sobre la salud mental de los niños, sobre adicciones que no están siendo tomadas en cuenta ni mucho menos tratadas como deberían. Dicen detectar cuadros de depresiones agudas. Hay consumo de medicamentos cómo Rivotril o Diazepam. Varios menores consumen estos ansiolíticos con bebidas energéticas y alcohólicas como mecanismo de evadirse», según hacen constar en su denuncia. 

Image ID:
104523494
Denuncian que un centro de Lanzarote tiene a 55 menores sin limpieza y entre cucarachas.
EFE
/clip/c7ac045c-0bbc-41a4-90e5-3072a45e1941_source-aspect-ratio_default_0.jpg
2000
1333

De 30 a 80 recursos en menos de un año

“Cuando le pedimos al Estado las instalaciones militares que están en desuso, no lo hacemos por fastidiar al Estado. Cuando el Gobierno anterior [de Canarias] decía que la situación era insostenible con 2.000 menores y ahora tenemos casi 6.000, es porque es insostenible”, aseguró el presidente canario, Fernando Clavijo, tras conocer la noticia sobre el deficiente estado de la Casa del Mar de Lanzarote.

Clavijo dijo además que “cuando tenemos la preocupación y están la Fiscalía, la consejera de Bienestar Social, los equipos y las ONG absolutamente desbordados porque no se puede dar atención porque empezamos el año con 30 recursos, llevamos 80 y no tenemos más espacio físico donde atender a esos menores, es por eso”.

Lamentó que “no estamos pudiendo garantizar los derechos de esos niños y esas niñas. No son derechos gratuitos ni privilegios, sino que están contenidos en tratados internacionales apoyados por todos los países. Desgraciadamente, hoy en España, Europa, España y el primer mundo está ocurriendo lo que los medios de comunicación están dando cuenta. Y eso es lo triste de la situación”.

A pesar de lo denunciado, Clavijo se mostró “optimista” porque “como país vamos a poder dar respuesta adecuada a todos esos menores. Y eso es lo que nos motiva a trabajar todos los días para que en la próxima Conferencia Sectorial de Inmigración se corrija y mejore el texto y podamos dar luz verde a una modificación legislativa que, insistimos, debe ser por decreto ley para que sea de aplicación inmediata para dar respuesta a esos niños y a esas niñas”. 

 La Red de Solidaridad con Personas Migrantes de Lanzarote denuncia el lamentable estado en el que se encuentra la Casa del Mar, situada en Arrecife, uno de los inmuebles que acoge a menores migrantes no acompañados que llegan en patera a la Isla.La situación de las instalaciones con mobiliario, «paredes y enchufes en mal estado, plagas de hormigas y cucarachas, persianas destrozadas, cables eléctricos sueltos y falta de control en el consumo de fármacos, además de vejaciones a los menores», son algunas de las situaciones que ya han sido puestas en conocimiento de la Fiscalía por parte de las abogadas Irma Ferrer y Loueila Sid Ahmad Ndiaye. El asunto también ha llegado al Defensor del Pueblo.Otro de las situaciones denunciadas es que «la alimentación es deficiente y muchas veces sin cubiertos».Las instalaciones acogen a una treintena de menores. La Casa del Mar fue convertida en un recurso de emergencias para dar cabida a los niños y jóvenes que llegan a Lanzarote sin compañía de familiares.»Los menores pasan hambre y consumen ansiolíticos»En el escrito al que ha tenido acceso EFE, las letradas Irma Ferrer y Loueila Sid Ahmad Ndiaye advierten de que la situación en la que se encuentran los menores en la Casa del Mar de Arrecife constituye un caso de «desprotección infantil», que provoca en los chicos tal malestar físico y psicológico que algunos optan por huir.»La dirección del centro les empuja a vivir en la calle en condiciones infrahumanas, a pesar de ser menores tutelados por el Gobierno de Canarias y el Cabildo insular», alertan.La Fiscalía de Canarias ya inspeccionó ese centro el 6 de mayo y apreció deficiencias «serias» que puso en conocimiento de la Dirección General de Protección a la Infancia del Gobierno de Canarias de inmediato, ha corroborado a EFE la fiscal responsable de Extranjería en la provincia de Las Palmas, Teseida García. Image ID: 104523356 Estado de uno de los techos de la Casa del Mar, centro de acogida de menores migrantes en Arrecife. LA PROVINCIA /clip/59f0b698-c86c-471d-89f6-926b05a7688e_source-aspect-ratio_default_0.jpg 902 2000Sin embargo, precisa, sus responsables alegaron entonces que iban a cerrar en 15 días. «¿Cómo es posible que no esté cerrado ya?», señala Teseida García, quien ha visto las fotos de la Casa del Mar y concluye que no cabe más que llevar a los chicos a otro centro, «porque eso no se arregla en dos días con ellos dentro».El viceconsejero de Bienestar Social, Francisco Candil, va a visitar esa instalación este mismo viernes, para reunirse con el Cabildo de Lanzarote y tomar una decisión.Desde su departamento, ya adelantan que hacía tiempo que tenían previsto dejar de usar esa Casa del Mar para la acogida de menores, pero no han podido hacerlo por la falta de lugares para atenderlos por ser tantos los que han llegado. La Fiscalía de Canarias ya inspeccionó ese centro el 6 de mayo y apreció deficiencias «serias» En su escrito, las dos abogadas denunciantes describen con apoyo de fotos esta situación: «espacios muy sucios, descuidados, con cables sueltos por todas partes, pinturas escamadas, sofás viejos y rotos (…) En la cocina se ven unos fregaderos muy sucios, con hormigas y se reporta también la presencia de cucarachas».»Los baños no cuentan con mantenimiento ni limpieza. No están aptos para el uso, mucho menos para menores», añaden.Su queja sobre las condiciones del centro no queda ahí, pues aseguran que la lavadora «no funciona hace mucho tiempo», de modo que nadie lava la ropa de los menores, que no tienen ni sábanas. Image ID: 104523392 Enchufe en mal estado en el centro de menores de la Casa del Mar en Arrecife. LA PROVINCIA /clip/56a96e80-1ed5-4fb7-9673-c727aac11c93_source-aspect-ratio_default_0.jpg 902 2000″Las educadoras mencionan que alguna vez han visto la situación tan extrema que se han llevado a sus propias casas sábanas y ropa de los menores para lavar», aseguran.A esa situación se suma, dicen, que «todos los interruptores de luz están arrancados de las paredes y se enciende la luz acercando dos cables sueltos», con el agravante de que hay algunos «pelados en las cabeceras de las camas», por lo que varias veces los usuarios y trabajadores del centro han recibido descargas eléctricas.En cuanto al trato a los usuarios, las denunciantes dicen que los menores han sufrido episodios de malos tratos, de violencia, de insultos e, incluso, han soportado expresiones racistas por parte de los responsables del centro, gestionado por una fundación privada para el Gobierno de Canarias, responsable de la tutela de los chicos. «La mayoría de los niños» acogidos en la Casa del Mar «no están escolarizados» y no se controla si los que están matriculados van a la escuela o no Sobre la alimentación, recalcan que es poco saludable, que hay papas y pasta en casi todas las comidas, que en más de una ocasión se ha servido «carne recompuesta» que olía mal y que nunca se les ofrece verduras ni legumbres.»La comida llega en cajas de plástico, a veces llega en muy mal estado, con pelos o cucarachas. Se les sirve la comida en vasija de plástico para niños y muchas veces acaban comiendo con las manos porque no hay cubiertos suficientes para todos», relatan.Añaden que el menú es tan malo, que con frecuencia los menores lo tiran y se hacen un bocadillo con el pan y el plátano que les sirven como postre, «como único alimento del día».A esas condiciones atribuyen las dos letradas los problemas de comportamiento y agresividad entre los usuarios del centro. «Se deben a que los chicos pasan hambre», sentencian. Image ID: 104523451 Botiquín con medicamentos en el centro de menores de la Casa del Mar, en Arrecife. LA PROVINCIA /clip/90109b8e-be8b-4a6c-8737-3c25eef6bc5c_source-aspect-ratio_default_0.jpg 720 1280También advierten de que «la mayoría de los niños» acogidos en la Casa del Mar de Lanzarote «no están escolarizados» y que no se controla si los que están matriculados van a la escuela o no.»Los testimonios alertan sobre la salud mental de los niños, sobre adicciones que no están siendo tomadas en cuenta ni mucho menos tratadas como deberían. Dicen detectar cuadros de depresiones agudas. Hay consumo de medicamentos cómo Rivotril o Diazepam. Varios menores consumen estos ansiolíticos con bebidas energéticas y alcohólicas como mecanismo de evadirse», según hacen constar en su denuncia.  Image ID: 104523494 Denuncian que un centro de Lanzarote tiene a 55 menores sin limpieza y entre cucarachas. EFE /clip/c7ac045c-0bbc-41a4-90e5-3072a45e1941_source-aspect-ratio_default_0.jpg 2000 1333De 30 a 80 recursos en menos de un año“Cuando le pedimos al Estado las instalaciones militares que están en desuso, no lo hacemos por fastidiar al Estado. Cuando el Gobierno anterior [de Canarias] decía que la situación era insostenible con 2.000 menores y ahora tenemos casi 6.000, es porque es insostenible”, aseguró el presidente canario, Fernando Clavijo, tras conocer la noticia sobre el deficiente estado de la Casa del Mar de Lanzarote.Clavijo dijo además que “cuando tenemos la preocupación y están la Fiscalía, la consejera de Bienestar Social, los equipos y las ONG absolutamente desbordados porque no se puede dar atención porque empezamos el año con 30 recursos, llevamos 80 y no tenemos más espacio físico donde atender a esos menores, es por eso”.Lamentó que “no estamos pudiendo garantizar los derechos de esos niños y esas niñas. No son derechos gratuitos ni privilegios, sino que están contenidos en tratados internacionales apoyados por todos los países. Desgraciadamente, hoy en España, Europa, España y el primer mundo está ocurriendo lo que los medios de comunicación están dando cuenta. Y eso es lo triste de la situación”.A pesar de lo denunciado, Clavijo se mostró “optimista” porque “como país vamos a poder dar respuesta adecuada a todos esos menores. Y eso es lo que nos motiva a trabajar todos los días para que en la próxima Conferencia Sectorial de Inmigración se corrija y mejore el texto y podamos dar luz verde a una modificación legislativa que, insistimos, debe ser por decreto ley para que sea de aplicación inmediata para dar respuesta a esos niños y a esas niñas”.   

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles