31.5 C
Los Angeles
miércoles, julio 24, 2024

El pueblo de Nueva York a tres horas de Manhattan, conocido como la “pequeña Dinamarca” que enamora a los turistas

DAVID RAUDALES BLOGEl pueblo de Nueva York a tres horas de Manhattan, conocido como la “pequeña Dinamarca” que enamora a los turistas

A más de 5800 kilómetros y con el océano Atlántico en medio, una ciudad del noreste de Estados Unidos, conocida como “la pequeña Dinamarca”, comparte varias similitudes con el país escandinavo. Se trata de Montauk, en el extremo oriental de Long Island, estado de Nueva York, ubicada a tan solo tres horas en tren desde Manhattan. Este es un apasionante destino turístico para quienes desean visitar Europa, pero no tienen la oportunidad de hacerlo.

Sus semejanzas se derivan de una combinación de características costeras, culinarias, estilos arquitectónicos e influencias culturales. Los habitantes de la Gran Manzana pueden viajar hasta allí al tomar el Ferrocarril de Long Island desde la estación Pensilvania hasta Montauk, ubicada en el condado de Suffolk. También es posible ir en auto, a través de la ruta I-495 E, un trayecto de entre dos y tres horas en un fin de semana y hasta cuatro horas y media en un día hábil en hora pico.

¿Qué tienen en común Montauk y Dinamarca?

El paisaje costero de Montauk, con sus playas, dunas y acantilados escarpados, guarda cierto parecido con partes de la costa danesa, como las orillas del Mar del Norte y las dunas de Jutlandia. Ambas regiones presentan entornos marítimos pintorescos que atraen a visitantes por su belleza natural y oportunidades recreativas como senderismo y avistamiento de aves, según el blog Trvl Collective.

El Parque Estatal Shadmoor en Montauk, con sus acantilados y vistas al océano, recuerda particularmente a algunos parques costeros daneses.

Una característica distintiva de la ciudad estadounidense es el Molino de Viento de Montauk (Montauk Windmill), una réplica de los tradicionales molinos de viento europeos.

Dinamarca es conocida por sus molinos de viento, que han sido una parte integral de su paisaje y cultura durante siglos. La mayoría de ellos se encuentra en el campo del país escandinavo, muchos de ellos datan de la Edad Media y han sido utilizados principalmente para moler grano y bombear agua.

Las costas danesas también se caracterizan por la gran cantidad de faros en ellas. Estos más de 180 estructuras emblemáticas, que también tienen siglos de antigüedad, juegan un papel crucial en su navegación marítima. Montauk, por su parte, tiene un faro de similar apariencia, donde se encuentra el Montauk Point Lighthouse Museum, donde puede apreciarse la gran cultura marítima del pueblo, según 365 Traveler.

Tanto Montauk como Dinamarca poseen un estilo de vida relajado, con un enfoque en actividades al aire libre. El espíritu comunitario y el encanto de esta pequeña ciudad pueden asemejarse a la atmósfera “hygge” (en danés y noruego, acogedora) celebrada en la cultura danesa. Además, sus restaurantes de mariscos y el énfasis en la cocina fresca y local también son un punto en común.

En cuanto al aspecto culinario de ambos lugares, destaca la alta prevalencia de mariscos y pescados frescos, gracias a su tradición pesquera. A su vez, en Dinamarca la atmósfera hygge a menudo incluye cenas al aire libre, especialmente en verano, como las experiencias gastronómicas de playa centradas en el mar que ostenta Montauk, donde además se desarrolla el “Montauk Seafood Festival”.

A más de 5800 kilómetros y con el océano Atlántico en medio, una ciudad del noreste de Estados Unidos, conocida como “la pequeña Dinamarca”, comparte varias similitudes con el país escandinavo. Se trata de Montauk, en el extremo oriental de Long Island, estado de Nueva York, ubicada a tan solo tres horas en tren desde Manhattan. Este es un apasionante destino turístico para quienes desean visitar Europa, pero no tienen la oportunidad de hacerlo.

Sus semejanzas se derivan de una combinación de características costeras, culinarias, estilos arquitectónicos e influencias culturales. Los habitantes de la Gran Manzana pueden viajar hasta allí al tomar el Ferrocarril de Long Island desde la estación Pensilvania hasta Montauk, ubicada en el condado de Suffolk. También es posible ir en auto, a través de la ruta I-495 E, un trayecto de entre dos y tres horas en un fin de semana y hasta cuatro horas y media en un día hábil en hora pico.

¿Qué tienen en común Montauk y Dinamarca?

El paisaje costero de Montauk, con sus playas, dunas y acantilados escarpados, guarda cierto parecido con partes de la costa danesa, como las orillas del Mar del Norte y las dunas de Jutlandia. Ambas regiones presentan entornos marítimos pintorescos que atraen a visitantes por su belleza natural y oportunidades recreativas como senderismo y avistamiento de aves, según el blog Trvl Collective.

El Parque Estatal Shadmoor en Montauk, con sus acantilados y vistas al océano, recuerda particularmente a algunos parques costeros daneses.

Una característica distintiva de la ciudad estadounidense es el Molino de Viento de Montauk (Montauk Windmill), una réplica de los tradicionales molinos de viento europeos.

Dinamarca es conocida por sus molinos de viento, que han sido una parte integral de su paisaje y cultura durante siglos. La mayoría de ellos se encuentra en el campo del país escandinavo, muchos de ellos datan de la Edad Media y han sido utilizados principalmente para moler grano y bombear agua.

Las costas danesas también se caracterizan por la gran cantidad de faros en ellas. Estos más de 180 estructuras emblemáticas, que también tienen siglos de antigüedad, juegan un papel crucial en su navegación marítima. Montauk, por su parte, tiene un faro de similar apariencia, donde se encuentra el Montauk Point Lighthouse Museum, donde puede apreciarse la gran cultura marítima del pueblo, según 365 Traveler.

Tanto Montauk como Dinamarca poseen un estilo de vida relajado, con un enfoque en actividades al aire libre. El espíritu comunitario y el encanto de esta pequeña ciudad pueden asemejarse a la atmósfera “hygge” (en danés y noruego, acogedora) celebrada en la cultura danesa. Además, sus restaurantes de mariscos y el énfasis en la cocina fresca y local también son un punto en común.

En cuanto al aspecto culinario de ambos lugares, destaca la alta prevalencia de mariscos y pescados frescos, gracias a su tradición pesquera. A su vez, en Dinamarca la atmósfera hygge a menudo incluye cenas al aire libre, especialmente en verano, como las experiencias gastronómicas de playa centradas en el mar que ostenta Montauk, donde además se desarrolla el “Montauk Seafood Festival”.

 A más de 5800 kilómetros y con el océano Atlántico en medio, una ciudad del noreste de Estados Unidos, conocida como “la pequeña Dinamarca”, comparte varias similitudes con el país escandinavo. Se trata de Montauk, en el extremo oriental de Long Island, estado de Nueva York, ubicada a tan solo tres horas en tren desde Manhattan. Este es un apasionante destino turístico para quienes desean visitar Europa, pero no tienen la oportunidad de hacerlo.Sus semejanzas se derivan de una combinación de características costeras, culinarias, estilos arquitectónicos e influencias culturales. Los habitantes de la Gran Manzana pueden viajar hasta allí al tomar el Ferrocarril de Long Island desde la estación Pensilvania hasta Montauk, ubicada en el condado de Suffolk. También es posible ir en auto, a través de la ruta I-495 E, un trayecto de entre dos y tres horas en un fin de semana y hasta cuatro horas y media en un día hábil en hora pico.¿Qué tienen en común Montauk y Dinamarca?El paisaje costero de Montauk, con sus playas, dunas y acantilados escarpados, guarda cierto parecido con partes de la costa danesa, como las orillas del Mar del Norte y las dunas de Jutlandia. Ambas regiones presentan entornos marítimos pintorescos que atraen a visitantes por su belleza natural y oportunidades recreativas como senderismo y avistamiento de aves, según el blog Trvl Collective.El Parque Estatal Shadmoor en Montauk, con sus acantilados y vistas al océano, recuerda particularmente a algunos parques costeros daneses.Una característica distintiva de la ciudad estadounidense es el Molino de Viento de Montauk (Montauk Windmill), una réplica de los tradicionales molinos de viento europeos.Dinamarca es conocida por sus molinos de viento, que han sido una parte integral de su paisaje y cultura durante siglos. La mayoría de ellos se encuentra en el campo del país escandinavo, muchos de ellos datan de la Edad Media y han sido utilizados principalmente para moler grano y bombear agua.Las costas danesas también se caracterizan por la gran cantidad de faros en ellas. Estos más de 180 estructuras emblemáticas, que también tienen siglos de antigüedad, juegan un papel crucial en su navegación marítima. Montauk, por su parte, tiene un faro de similar apariencia, donde se encuentra el Montauk Point Lighthouse Museum, donde puede apreciarse la gran cultura marítima del pueblo, según 365 Traveler.Tanto Montauk como Dinamarca poseen un estilo de vida relajado, con un enfoque en actividades al aire libre. El espíritu comunitario y el encanto de esta pequeña ciudad pueden asemejarse a la atmósfera “hygge” (en danés y noruego, acogedora) celebrada en la cultura danesa. Además, sus restaurantes de mariscos y el énfasis en la cocina fresca y local también son un punto en común.
En cuanto al aspecto culinario de ambos lugares, destaca la alta prevalencia de mariscos y pescados frescos, gracias a su tradición pesquera. A su vez, en Dinamarca la atmósfera hygge a menudo incluye cenas al aire libre, especialmente en verano, como las experiencias gastronómicas de playa centradas en el mar que ostenta Montauk, donde además se desarrolla el “Montauk Seafood Festival”.  

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles